Skip to content

Entrenadores cognitivos Tdah-Sarasate.

octubre 27, 2014

El pasado sábado 25  de octubre tuvimos las oportunidad de participar en la formación para Entrenadores Cognitivos de la Asociación Tdah-Sarasate  con el curso  “Me organizo, aprovecho el tiempo y… ¡me como el mundo!”.  En él intentamos ofrecer herramientas sencillas  para abordar dificultades de organización y planificación en alumnado de Educación  Primaria, así como estrategias de gestión del tiempo y motivación.

Esta no va a ser nuestra única colaboración ya que el próximo 8 de  noviembre  mi compañero Juan Cruz Ripoll ofrecerá el módulo “Estrategias para ayudar a los adolescentes con el estudio y la tarea”.

Desde aquí agradecer a la Asociación Tdah Sarasate su confianza en nosotros, y en especial a Jessica Rodriguez Zubillaga (psicóloga de la asociación) por toda su labor de organización y coordinación.

Tampoco me quiero olvidar de todas las personas que estuvieron presentes en el curso.

Sois estupendos ;)

 

¿En qué momento de la clase se distraen más los alumnos con TDAH?

octubre 21, 2014

Si me preguntasen en qué momento de la clase se distraen más los alumnos con TDAH y no pudiera consultar datos o hacer una observación, y respondería que en el momento en el que más se distraen todos los alumnos de la clase (tengan TDAH o no): las explicaciones del profesor o quizá durante la realización de ejercicios individuales repetitivos.

La pregunta no es una mera curiosidad: si sabemos responderla podemos programar clases en las que la propia estructura de la sesión haga que se reduzcan las distracciones. Afortunadamente, empezamos a contar con datos para dar una respuesta. Hace tiempo comenté una investigación (¿Siempre distraído en clase?) que indicaba que los alumnos con TDAH se distraen más en actividades para toda la clase y en actividades con mucho contenido académico. Ahora contamos con un nuevo estudio, realizado por cinco investigadoras del Floating Hospital for Children de Boston, titulada Classroom behavior of participants with ADHD compared with peers: Influence of teaching format and grade level.

De Wikimedia Commons

En este estudio se observó durante sus clases, a 104 alumnos de 2º y 4º de primaria con TDAH de 19 colegios públicos y a compañeros elegidos al azar, comparando su comportamiento.

Resultados

Uno de los resultados principales no es ninguna sorpresa: los alumnos con TDAH permanecían menos tiempo atentos y haciendo lo que se les demandaba que sus compañeros sin TDAH. Sin embargo, hay algunos datos que son de gran interés:

  • No se encontró relación entre el tiempo que los alumnos pasaban distraídos y el tipo de tratamiento que seguían (medicación, programas individuales o intervenciones psicológicas).
  • Los alumnos con TDAH se distraían más durante las explicaciones de sus profesores, pero no en otro tipo de actividades (trabajo individual supervisado, trabajo en pequeño grupo, trabajo individual sin supervisión).
  • Curiosamente, la actividad a la que más tiempo se dedicaba era a las explicaciones del profesor (45% del tiempo).
  • En comparación con sus compañeros, los alumnos con TDAH de 4º de primaria se distraían más que los de 2º curso.

Recomendaciones

Con estos resultados es lógico que la principal recomendación que hacen las autoras del estudio sea reducir el tiempo que el profesor pasa explicando y aumentar el tiempo dedicado a actividades. Antes de que nadie se lance al vacío eliminando las explicaciones de sus clases convendría tener en cuenta un detalle que no se considera en este estudio y que convendría aclarar y es si las explicaciones son necesarias para el aprendizaje, porque no tendría mucho sentido reducir una actividad necesaria y sustituirla por otras que no mejoran el aprendizaje pero en la que los alumnos se distraen menos.

Desde luego, si las actividades que realizan los alumnos de forma individual o en grupo aportan una mejora similar a la de las explicaciones, la decisión está clara, ya que el alumnado con TDAH se implica más en ellas, mientras que en el alumnado sin TDAH no se observa prácticamente ninguna diferencia.

Otra cuestión que hay que tener en cuenta es que aunque las diferencias no sean significativas (algo que no me ha quedado claro porque encuentro una contradicción entre el texto y el gráfico que lo acompaña), el alumnado con TDAH está menos tiempo realizando sus actividades individuales o en grupo (79% del tiempo de actividad) que el alumnado sin TDAH (84%).

Conclusión

Para terminar, a la pregunta con la que se iniciaba la entrada se puede responder, que según estos datos, el momento de la clase en que más se distraen los alumnos con TDAH es durante las explicaciones del profesor.

Salimos en el periódico

octubre 16, 2014

El diario escolar del Diario de Navarra ha publicado esta semana una noticia sobre la publicación de mi último libro. Aquí nos hace más ilusión salir en el Diario que en el Times. Si sales en el Times no te ve nadie que conozcas.

Diario003

Protocolos y guía del Principado de Asturias

octubre 14, 2014

Cada vez son más las comunidades españolas que cuentan con un protocolo para la detección, evaluación y tratamiento del alumnado con TDAH. La última en publicar uno ha sido el Principado de Asturias, que recientemente ha presentado dos volúmenes:

Entre ambos suman más de 200 páginas de texto y, como puede verse, se limitan al ámbito educativo, es decir, no indican como se ha de hacer el diagnóstico ni el tratamiento médico o su seguimiento.

El protocolo para la detección y evaluación

Presenta una colección de listados de las conductas y comportamientos que podrían alertar sobre la presencia de TDAH en un alumno. Aproximadamente un tercio del protocolo se dedica a este tema. Otra parte importante se dedica a la evaluación psicopedagógica, presentando distintas herramientas para la recogida de información como entrevistas y cuestionarios, Sé que nadie me ha pedido opinión, pero aquí yo les hubiera recomendado que indicase si las pruebas están adaptadas al español y diesen la referencia a la adaptación, no al original en inglés. También se sugieren pruebas para la valoración de la capacidad intelectual, nivel curricular, atención, atención, función ejecutiva y aprendizajes básicos (me ha sorprendido que propongan el test PROLEC para evaluar la lectura y no el PROLEC-R, ¿tendrá que ver con lo que comento al final del párrafo?), estilos de aprendizaje y aspectos sociales y emocionales. Una evaluación muy completa, si se toman datos de todas esas áreas. Tal vez es un detalle tonto en el que casi nadie se fije, pero es llamativo que la referencia más actual de la bibliografía sea de 2005.

Las orientaciones para el profesorado

La guía para profesores se divide en estrategias generales, estrategias para mejorar las áreas clave del TDAH (atención, hiperactividad e impulsividad) en primaria y secundaria, intervención en dificultades de Lengua y Matemáticas, estrategias para la evaluación y coordinación del colegio con la familia. En su mayor parte, el documento está redactado con el estilo “lista de recomendaciones” indicaciones breves y generales sobre qué se puede hacer, aunque existen seis anexos que desarrollan algunas de las recomendaciones explicando cómo habría que hacerlas. Sin embargo, el tono general es de recomendaciones como “fomentar el aprendizaje cooperativo, es decir: aprender juntos alumnos y alumnas diferentes”, “aumentar la tolerancia a la frustración, posponiendo las recompensas inmediatas en beneficio de otras mayores y más a largo plazo”. o “reducir el tiempo dedicado a las explicaciones verbales, buscando una mayor implicación del alumnado”. Tampoco se ofrecen herramientas para que los profesores puedan llegar a cabo las estrategias que requieren materiales especiales (tarjetas, carteles, aplicaciones, etc.). Revisando la bibliografía se puede comprobar que este extenso listado de estrategias está obtenido de otras guías de intervención en TDAH (no están entre ellas este blog ni mis libros), pero no se aportan referencias a evidencias que fundamenten las recomendaciones, o algunas de ellas.

Otros protocolos

A quien tenga interés en conocer los protocolos de otras comunidades le recuerdo que puede acceder a todos ellos desde la página protocolos de actuación en TDAH de este blog.

Formación para entrenadores cognitivos de TDAH Sarasate

octubre 7, 2014

La asociación TDAH Sarasate lanza una nueva edición de sus cursos de formación para entrenadores cognitivos. En este caso, se trata de 5 módulos de cuatro horas, que son:

  1. Adentrándonos en el TDAH (sábado 18 de octubre), por Jessica Zubillaga, psicóloga de la asociación.
  2. Me organizo, aprovecho el tiempo y ¡me como el mundo! (sábado 25 de octubre), por Mikel Yoldi, compañero de trabajo y de blog.
  3. Estrategias para ayudar a los adolescentes con el estudio y la tarea (sábado 8 de noviembre), por Juan Cruz Ripoll, yo mismo.
  4. Vínculo y relación afectiva como motor de motivación en el niño con TDAH (15 de noviembre), por Pilar Muro, pedagoga y psicomotricista.
  5. Técnicas de coaching educativo en el TDAH (22 de noviembre), por Amalia Sánchez, psicopedagoga.

Éste es el tríptico explicativo del curso y aquí se puede encontrar la hoja de inscripción. Es posible hacerlo completo o apuntarse sólo a alguno de los módulos. Cada uno de ellos cuesta 10 euros y se hacen los sábados, por la mañana (10:00 a 14:00), en el centro Civican de Pamplona.

En el módulo 3, que me ha correspondido, hablaré de algunas estrategias que pueden ayudar a alumnado de los últimos cursos de Primaria, ESO y Bachillerato con el estudio y las tares: revisaremos algunas estrategias para memorizar listados de información, veremos la utilidad y la forma de aprender a tomar apuntes, algunas formas sencillas de practicar el resumen, ayudar para la redacción de textos o composiciones escritas, algunas ayudas para organizar esos ratos de trabajo y (espero que haya tiempo para todo), finalizaremos con algunas indicaciones para profesores sobre cómo facilitar el trabajo del entrenador.

Haciendo un plan de trabajo (tarea – estudio) para la tarde

septiembre 30, 2014

Una de las estrategias que se plantean en mi libro Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, Incluso con TDAH, es hacer planes de trabajo, concretamente planes de trabajo para el rato de tarea y estudio que gran parte de los adolescentes tienen por la tarde.

Como herramienta para plasmar esos planes proponía una hoja en la que anotar las diferentes cosas que hay que hacer a lo largo de la tarde, y el objetivo que se plantea para cada una de ellas. Ahora he preparado una que me gusta más, que es la que aparece a continuación.

View this document on Scribd

Este plan se prepara cada día antes de empezar a hacer el trabajo escolar de fuera del colegio. Para que se puede hacer correctamente es muy importante que el alumno esté siguiendo un sistema de agenda-calendario. Esto consiste en que lleva al colegio una agenda en la que diariamente apunta las tareas que tiene que hacer de cada asignatura y las fechas de examen y los trabajos, y en su lugar de estudio tiene un calendario en el que va colocando las fechas de examen y de entrega de trabajos, aprovechando para desglosarlos colocando en los días anteriores las partes necesarias para prepararlos correctamente (hacer un esquema de la sección 1, aprender la lista de…, buscar información sobre…, redactar la introducción de…, buscar unas fotos para…).

Lo primero que se hace con la hoja del plan es colocar la lista de tareas. Lo habitual suele ser mirar la agenda y hacer lo que se ha anotado, o la parte que hay que entregar al día siguiente de lo que se ha anotado. Además de eso hay que consultar el calendario para introducir, siempre que sea posible, una parte de estudio para los próximos exámenes, y una parte de elaboración de trabajos que se deben entregar dentro de unos días o semanas.

Cuando se tiene soltura con el manejo de la hoja del plan, es posible utilizar técnicas para establecer prioridades, y colocar la lista de tareas en orden estratégico. Pero al principio bastaría con ponerlas en cualquier orden o que, si alguien supervisa al alumno, le indique un orden para colocarlas.

El siguiente paso es establecer los objetivos para cada una de las tareas. Los objetivos tienen que ser concretos y evaluables. Algunos ejemplos de este tipo de objetivos pueden ser:

  • Escribir una redacción de más de 25 líneas.
  • Hacer los cuatro ejercicios de la actividad en menos de 15 minutos.
  • Hacer la redacción preparando un borrador previos.
  • Sin mirar, ser capaz de nombrar  más de 7 de los 10 elementos de la lista.
  • Sin mirar, ser capaz de hacer un esquema del tema de… en el que aparezcan todas las ideas importantes que señaló el profesor.

Además los objetivos no tienen que ser muy fáciles de alcanzar, ni muy difíciles, ya que en ambos casos perderían eficacia y no servirían para su propósito que es animar el trabajo del alumno.

Plantilla trabajo tardeEn la herramienta he colocado dos columnas para poner los objetivos del alumno y los del instructor, es decir, el padre, madre, profesor, o persona que supervisa al alumno mientras estudia y realiza sus tareas, algo muy recomendable en el caso de adolescentes con TDAH. El instructor propone un objetivo cuando le parece que el del alumno no es adecuado, por ser muy vago, no medible, excesivamente fácil o difícil o poco relacionado con el trabajo que se está haciendo. En la propuesta de herramienta que hay en el libro se incluía una columna extra para formular un objetivo de consenso si había discrepancia entre el alumno y el instructor. En esta ocasión no la he incluido para que la realización de la hoja del plan sea más rápida.

La siguiente columna es la estimación del tiempo que se va a tardar en hacer cada una de las tareas. Esto podría hacer que haya tareas en las que no se incluya objetivo, que sería terminarlas en el tiempo propuesto. De cualquier modo, recomendaría controlar los tiempos si hay un instructor que supervise al alumno y pueda medir lo que tarda en hacer cada tarea. Si no, puede suponer una carga adicional para el estudiante. Algo obvio con los tiempos es que si se refuerza al alumno por acabar antes del tiempo marcado, tenderá a poner tiempos exageradamente largos para acabar siempre antes de lo previsto. Algunas formas fáciles de gestionar eso son que la suma de los tiempos tiene que ajustarse a un periodo fijado para los trabajos escolares, por ejemplo, no puede superar las dos horas, de modo que si da mucho tiempo a unas tareas tiene que quitárselo a otras. Otra alternativa sería reforzarle por la precisión, es decir por hacer las cosas en tiempos similares a los previstos.

Por último según va progresando el trabajo se marca en una columna si se ha alcanzado el objetivo o no. De forma intencionada, he dejado en blanco las casillas para que cada uno lo señale como prefiera. Algunas alternativas podrían ser:

  • Marcar con una X o una marca de verificación “V” la casilla cuando se alcanza el objetivo de una tarea.
  • Escribir “SÍ” o “NO”. En este caso, una casilla en blanco es un trabajo no realizado, una casilla con “NO” es una tarea hecha pero en la que no se ha alcanzado el objetivo, y una casilla con “SÍ” indica una tarea hecha y en la que se ha alcanzado el objetivo.
  • Dividir la casilla y utilizar una parte para marcar si se ha alcanzado el objetivo y otra para señalar si se ha hecho en el tiempo disponible.
  • Señalar si se cumple los objetivos de tiempo en la propia casilla de tiempo ( se divide y se anota en una parte el tiempo previsto y en otra el tiempo empleado).

Para terminar, y aunque pueda sonar extraño, no recomiendo que se use esta herramienta. Sólo que se analice y que cada uno se haga la suya propia, con aquellas características que le puedan ser útiles.

Dos programas para el control del comportamiento en el aula

septiembre 23, 2014

Por si alguien busca lo que no va a encontrar, en esta entrada no van a aparecer pautas, “tips” o “las diez cosas sencillas que puedes hacer para eliminar los problemas de comportamiento en tu clase”. Esto trata sobre la eficacia de programas generales que combinan distintas estrategias de organización del aula, refuerzo, normas y supervisión para prevenir o reducir el mal comportamiento de alumnos.

Concretamente estoy hablando de una revisión de Regina Oliver, Joseph Wehby y David Reschly, titulada Teacher clasroom management practices: effects on disruptive or aggresive student behavior, publicada en 2011 en la colección de revisiones sistemáticas Campbell. Las revisiones Campbell están consideradas como publicaciones que resumen la investigación en un campo con gran rigor, seleccionando los mejores estudios disponibles y las evidencias más sólidas.

En esta revisión se localizaron 12 estudios en los que los profesores, utilizando programas de mejora del comportamiento habían conseguido reducir las conductas disruptivas, agresivas o inadecuadas de sus alumnos, en comparación con otras clases donde había problemas similiares pero en las que no se había intervenido.

En siete de los 12 estudios se utilizó el mismo programa de mejora del comportamiento: el COMP (Classroom Organization and Management Program). Tres estudios emplearon otro tratamiento llamado Juego del Buen Comportamiento (Good Behavior Game). Los dos restantes utilizaron sistemas de refuerzo curricular, estrategias concretas para alumnado con problemas, entrenamiento en solución de problemas sociales o coordinación con la familia, pero no se analizaron con los programas basados en el COMP y el Juego del Buen Comportamiento porque no se consideraron programas de aula.

El COMP

El programa COMP está creado por Carolyn Everson, y trata de mejorar el clima de aula mediante las siguientes estrategias:

  1. Organización de la clase.
  2. Establecer y enseñar normas y procedimientos.
  3. Gestionar el trabajo de los alumnos y su responsabilidad en él.
  4. Mantener el buen comportamiento de los alumnos.
  5. Planificar y organizar actividades de enseñanza variadas.
  6. Realizar las actividades de enseñanza y mantener el impulso.
  7. Comenzar el curso con buen pie.

Para cada una de estas estrategias se dispone de un cuestionario de autoevaluación, un resumen de la investigación relacionada, sugerencias e ideas, casos prácticos y actividades para ayudar a aplicarla en clase. Se trata de un sistema muy atractivo, pero que, lamentablemente, no está disponible (ni los materiales ni la formación) en español.

El Juego del Buen Comportamiento

El Good Behavior Game es otro programa de control del comportamiento, que se basa en recompensar el uso de comportamientos adecuados durante la clase. Para eso, se establecen unas reglas, se divide a la clase en dos equipos, y se les da un punto cada vez que uno de los alumnos de ese equipo se salta una de las reglas. Al final del día, el grupo con menos puntos gana una recompensa, pero si los dos equipos tienen menos puntos que el límite que se haya establecido, ambos comparten la recompensa. Se puede hacer más complejo estableciendo, también, recompensas semanales. Para implantarlo se siguen unos pasos:

  1. Dedicidir en qué momentos del día se va a aplicar el juego. Lo más común es hacerlo durante las explicaciones, el trabajo personal o el tiempo de lectura individual.
  2. Definir con claridad qué comportamientos reciben puntos. Son muy habituales: levantarse del sitio, hablar sin permiso o interrumpir la clase. Es importante dejar muy claro en qué consisten esos comportamientos y si hay alguna excepción (por ejemplo: hablar para responder a una pregunta del profesor).
  3. Establecer las recompensas: algunas posibilidades son: un rato al final del día para dedicarlo a juegos educativos, colocarse los primeros en la fila para la comida, poner sus nombres en un cartel de ganadores,… Se recomienda que la recompensa esté muy relacionada con las actividades de clase.
  4. Presentar el programa: se explica a los alumnos, se forman los equipos (normalmente los alumnos que están sentados en la parte izquierda de la clase y los que están sentados en la parte derecha), es habitual que los equipos busquen un nombre que les dé un poco de sentido de grupo. Se dejan claros los comportamientos que puntúan (los propios alumnos pueden preparar demostraciones de los adecuados y los inadecuados), se prepara un cartel o un lugar de la pizarra donde se registren los puntos.
  5. Poner en marcha el programa: se sigue trabajando en clase con normalidad, pero se anotan los puntos cuando aparece un mal comportamiento. Es importante ser sistemático en la puntuación y en la aplicación de las reglas, y no cambiar nada (criterios para dar puntos o recompensas) sin haberlo expuesto antes a toda la clase. Las normas se repasan con frecuencia, y es importante evitar que haya discusiones cuando se dan puntos por no seguir las reglas.

En el caso de que haya alumnos que saboteen a su equipo comportándose mal deliberadamente para que no puedan ganar, de modo que consiguen mucha atención de sus compañeros, una buena solución puede ser formar un equipo extra en el que sólo estén esos alumnos.

Adjunto aquí un pequeño manual (en inglés) que distribuye el departamento de educación de Ohio explicando el juego del buen comportamiento.

Resultados

Las investigaciones sobre estos programas muestran, en conjunto, un efecto mediano y significativo sobre el comportamiento de las clases, indicando que los problemas de comportamiento se habían reducido tras las intervenciones. El pequeño número de investigaciones realizadas no permite responder a preguntas interesantes como qué componentes de estos programas resultan más eficaces o si hay diferencias cuando se utilizan con alumnado de distintos cursos.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 475 seguidores