Skip to content

TDAH y dificultad de aprendizaje de las matemáticas

abril 12, 2012

A pesar de que un 26% de niños con TDAH tiene una dificultad específica en el aprendizaje de las matemáticas (DAM) las investigaciones han sido escasas.

Así comienza un artículo de Ana Miranda, Amanda Meliá y Rafaela Marco, titulado Habilidades matemáticas y funcionamiento ejecutivo de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad y dificultades del aprendizaje de las matemáticas. El dato es sorprendente y me pregunto de dónde ha salido. La respuesta es que de un estudio titulado Learning disabilities and ADHD: Overlapping spectrum disorders, en el que se analizaban las dificultades de aprendizaje de un grupo de niños en el que participaban 86 con TDAH.

Imagen procedente de athome.readinghorizons.com

Segunda sorpresa. El estudio del que se obtiene el dato afirma que es el 31,4% de los niños con TDAH el que presentaba dificultades de aprendizaje de las operaciones matemáticas: una proporción mayor que el 26,7% que presentaba dificultades en lectura básica o comprensión lectora, aunque menor que el 65,1% con dificultades de expresión escrita.

Miranda, Meliá y Marco citan un trabajo anterior según el cual los alumnos con TDAH tienen menos aciertos que sus compañeros sin TDAH en ejercicios de cálculo, series numéricas, recuento de puntos o comparación de polígonos, y hacen referencia a otros trabajos que afirman que los niños con TDAH también son menos eficaces en la resolución de problemas matemáticos.

¿Podría ser que el TDAH no afecte al aprendizaje de esas habilidades matemáticas y que lo que esté sucediendo es que la diferencia se deba a que buena parte de los niños con TDAH tiene dificultades de aprendizaje de las matemáticas?

Diferencias entre alumnos con TDAH y alumnos con TDAH y dificultades de aprendizaje de las matemáticas 

Para tener más información sobre el tema Miranda, Meliá y Marco compararon los resultados de alumnos de Educación Primaria con dificultades de aprendizaje de las matemáticas (DAM), con TDAH, con TDAH + DAM y sin problemas.

No se encontraron diferencias significativas en lectura de unidades y decenas o en seriaciones.

Sí se encontraron diferencias significativas en otras pruebas matemáticas, aunque a veces esas diferencias solo se daban en alguno de los cuatro grupos:

  • Comprensión del símbolo de las operaciones: el grupo sin problemas lo hace mejor que el grupo TDAH+DAM.
  • Comprensión y producción numérica: el grupo sin problemas lo hace mejor que los otros tres grupos.
  • Cálculo: el grupo sin problemas lo hace mejor que el grupo TDAH+DAM.
  • Cálculo mental: el grupo sin problemas lo hace mejor que los grupos DAM y TDAH+DAM.
  • Comprensión de problemas: el grupo sin problemas lo hace mejor que el grupo TDAH+DAM.
  • Representación mental de problemas: el grupo sin problemas lo hace mejor que el grupo DAM.

En realidad, a pesar de que las diferencias no fueran significativas, los alumnos con TDAH obtenían en estas pruebas puntuaciones más bajas que los alumnos sin problemas, pero, como era de esperar, las dificultades matemáticas de los niños con TDAH y DAM se mostraron mucho más acusadas que las de los niños con solo TDAH o con solo DAM.

Estos datos nos obligan a reflexionar sobre lo siguiente: podríamos estar atribuyendo los malos resultados en matemáticas de muchos alumnos con TDAH al TDAH cuando, en realidad, podrían deberse a una dificultad de aprendizaje de las matemáticas (también conocida como discalculia). Si ese es el caso, un correcto tratamiento del TDAH podría producir pocas mejoras en el rendimiento en matemáticas e incluso se podría considerar que el tratamiento no es adecuado porque no aparecen esas mejoras.

Desafortunadamente se ha avanzado muy poco en las intervenciones en los problemas de aprendizaje de las matemáticas, o al menos, no se ha divulgado un repertorio de métodos de probada eficacia, como sucede con los problemas de lectura. Las intervenciones, en la mayoría de los casos no pasan de ser un repaso o un refuerzo de lo que se ha trabajado en clase.

¿Alguna alternativa? De momento poca cosa, pero vista la dimensión del problema será un tema en el que profundizar.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Pilar Iserte permalink
    junio 20, 2012 2:31 pm

    En lo personal después de muchos años de búsqueda y con una hija de 18 años medicada por tdah y con 3 exámenes extraordinarios en 3 de preparatoria ( reprobados) y la incomprensión de la escuela de que la niña quien no tiene problema en otras materias, si estudia,se le dan clases extras,y no existe manera de que pueda aplicar procedimientos en calculo diferencial,ella refiere que se bloquea,que no entiende por mas que quiere,que los números la alteran pues parecieran símbolos chinos,esto ha afectado su entorno,su autoestima y yo ya no se mas a quien dirigirme para que ella pueda ser ayudada.
    Gracias por leerme ( su historial en matemáticas ha sido 6 años irse a examen extraordinario,los cuales paso hasta antes de llegar a calculo diferencia) a partir de aquí no a existido manera y los maestros argumentan todo aquello que refiere el tdah ya sabe,se distrae,no trae tareas,no esto,no el otro,etc. ) simplemente ni el medicamento,ni terapias ni nada ha podido ser útil y como ven que es inteligente en muchas cosas la tachan de floja,la realidad es que yo se que no se trata de eso,temo por su llegada a la universidad ,quiero decir,que no llegue por la falta de entendimiento de los profesores, siempre creen que uno miente para sobre proteger a los hijos, es desesperante!
    Por favor orienteme!

    • junio 20, 2012 5:26 pm

      Estimada Pilar:
      Mi trabajo habitual es con alumnos de Primaria y tal vez no sea la persona más indicada para orientarle, pero sí que comentaré algunas cosas que me llaman la atención de su comentario:
      1. El cálculo diferencial es una materia difícil. La mayoría de la gente no sabe hacer cálculo diferencial. Muchos alumnos sin Tdah ni problemas de aprendizaje suspenden en cálculo diferencial. Evidentemente si hay una dificultad añadida, como un problema de atención, lo que es difícil se vuelve muy difícil.

      2. Los profesores de cursos superiores tienen menos formación pedagógica que los profesores de Educación Infantil o Primaria, y es posible que nadie les haya enseñado a reconocer, a valorar y ayudar a los alumnos con Tdah. Cuanto más altos son los cursos menos contacto han tenido con alumnos con Tdah. Esto no es una disculpa ni una solución, pero es algo que hay que tener en cuenta. Evidentemente en la universidad sucede lo mismo (exceptuando carreras de educación y salud).

      3. Si su hija tiene 18 años, está preparándose para ir a la universidad, y tiene buenos resultados en cosas que no sean matemáticas igual es exagerado pensar que las medidas que se han tomado con ella han sido ineficaces. No parece que hayan sido útiles con el cálculo diferencial, pero conozco a bastante gente que fracasaría con él y son muy competentes escritores, lingüistas, filólogos, músicos, arqueólogos,… y aunque recibieran clases particulares, terapias o lo que sea, seguirían teniendo dificultades. Hay personas que tienen ese problema con la música, con los deportes (yo, por ejemplo), con el análisis sintáctico, con la estadística o con la química.

      4. El bloqueo, los números incomprensibles que la alteran… parece que el problema de aprendizaje se ha complicado y también se ha vuelto un problema de ansiedad. ¿Es por los repetidos fracasos?, ¿por la sensación de defraudar sus expectativas o las de los demás? Solucionar el problema de ansiedad no solucionará el de comprensión, pero desde luego es más fácil entender los problemas si piensas en ellos que si te estás escuchando decir que va a salir mal, que vas a fracasar, que será terrible.

      5. Desconozco qué capacidad tiene para elegir las materias de estudio, pero desde luego en la universidad, donde hay muchas posibilidades de elección, lo recomendable sería que evitase estudios que tuviesen mucha carga matemática. Probablemente ni le van a gustar, ni le va a ir bien en ellos. Muchos profesores se pueden sentir dispuestos a valorar con menos rigor a un alumno que no va a seguir estudiando la asignatura, mientras que serán más exigentes con el que la va a necesitar en el futuro.

  2. linda cubillas permalink
    junio 21, 2012 10:22 am

    la historia de tu hija es la mia…. exactamente, decidí que las matemáticas no eran lo mío, por lo tanto estudié comunicación, hice una maestría en educación, soy maestra y te juro que nunca, nunca he necesitado cálculo integral…. y soy feliz…. a los 40

  3. EZEQUIEL FERNANDO HERNANDEZ permalink
    marzo 3, 2015 5:40 am

    Tengo sobrinos con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad,y además su lectura y escritura es deficiente se sospecha de una dislexia no canalizada por la mama huevona que se la pasa pegandoles

    • marzo 3, 2015 5:46 am

      Estoy aprendiendo mas gracias a ustedes temas como problemas de conducta,ninos sobresalientes.En escuelas primarias publicas de Mexico etiquetan y satanizan a esta clase de ninos..

      • marzo 3, 2015 6:39 am

        Yo trabajo en una escuela y reconozco que es incómodo y frustrante trabajar con niños con problemas de conducta. Sin embargo los mejores resultados los hemos obtenido con paciencia, previsión, claridad, incentivos por hacer las cosas bien, diálogo, y varios de los recursos que contamos por aquí.

    • marzo 3, 2015 6:37 am

      Me resulta inquietante lo que cuentas. Sería importante ayudar a esa familia para mejorar su situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: