Skip to content

Página de guías

febrero 5, 2013

No conozco muchos casos de profesores que acudan a revistas de investigación para mirar los estudios que se están haciendo sobre métodos para atender a alumnos con TDAH, los lean y de allí obtengan valiosas ideas, métodos y estrategias para aplicar en clase. Sin embargo, sí que he encontrado a muchos profesores que leen o consultan guías sobre el TDAH y allí encuentran cosas que deciden probar o incorporar en sus clases.

guíasLas guías son casi siempre materiales breves, sencillos y muy orientados a la práctica. Suelen estar escritas por personas con experiencia en el campo del que hablan, y algunas están editadas de una forma muy atractiva. Son razones por las que me gustan esas publicaciones, suelo leerlas y difundirlas. Con ese espíritu incorporamos en el blog una página (esas pestañas que aparecen en la parte superior derecha de la pantalla, al menos mientras no cambiemos el diseño) en la que enlazar y comentar guías de intervención sobre el TDAH.

Las estamos colocando por orden cronológico, de forma que el lector encuentre en primer lugar las más modernas, y solo incluiremos aquellas de las que dispongamos de un enlace al texto completo, siempre y cuando tengamos la impresión de que ese acceso al texto completo está bien visto por los propietarios de los derechos de la publicación.

Por cierto, he hablado de los aspectos positivos que tienen las guías y, antes de concluir esta entrada quiero señalar algunas de las reservas que tengo respecto a ellas:

  • Por principio, las guías proporcionan un nivel de evidencia bajo, normalmente el que les aporta el ser recomendaciones de profesionales que trabajan en el tema.
  • Hay excepciones al punto anterior, por ejemplo guías que basan sus recomendaciones en estudios e investigaciones. En tal caso el nivel de evidencia estará determinado por el estado de la investigación y la calidad de los estudios que se citen.
  • Como he leído unas cuantas guías he acabado teniendo la impresión de que son bastante repetitivas. Normalmente las diferencias se producen en el diseño y en la forma de presentar la información más que en el contenido.
  • Hay guías respaldadas por asociaciones, organismos públicos, laboratorios farmacéuticos… Todos ellos tienen perfecto derecho a escribir, financiar o promocionar guías sobre el TDAH. Al mismo tiempo, es una buena costumbre en las publicaciones científicas señalar con claridad quién ha aportado ayudas, o si existe vinculación con instituciones relacionadas con el tema.

Con estas prevenciones no pretendo desanimar a nadie del contacto con estas guías. Al contrario, creo que han sido un medio de transmisión de información útil y buenas prácticas mucho más eficiente que otras iniciativas (como la formación de profesores). Más bien, mi intención es animar a quien ya esté familiarizado con ellas a dar un paso más y acceder a otras fuentes de información que, a pesar de ser rigurosas, pueden resultar poco atractivas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: