Skip to content

¿Sirven de algo la detección y el asesoramiento a profesores?

diciembre 16, 2013

En las jornadas de TDAH de GAC el doctor Eric Taylor mencionó un estudio que me resultó muy llamativo. Se trata de una investigación publicada en 2006 por Peter Tymms y Christine Merrell, titulada The impact of screening and advice on inattentive, hyperactive and impulsive children. El objetivo de este estudio era comprobar la eficacia de un programa escolar de detección temprana de alumnado con TDAH y los resultados que se obtenían al proporcionar al profesorado una guía de intervención. Además se trata de un estudio a gran escala.

Dra. Christine Merrell (de su web en la Universidad de Durham)

No he podido conseguir el artículo original, pero sí un informe de investigación acerca de este estudio, una comunicación para un congreso, y los informes para la institución que patrocinaba el estudio.

El estudio forma parte de un proyecto mayor de seguimiento escolar de alumnos ingleses. Se valoró a alumnos que iniciaban el primer curso escolar (que corresponde a 3º de Educación Infantil, cuando los niños tienen 4 o 5 años), y se les fue siguiendo durante varios cursos.

Al llegar al primer curso de Primaria, con 2.040 escuelas se crearon al azar cuatro grupos de intervención:

  1. Se les daba información sobre los alumnos que obtenían puntuaciones altas en los cuestionarios de TDAH y se les facilitaba una guía sobre cómo actuar con ellos.
  2. Se les daba información sobre los alumnos con puntuaciones altas de TDAH, pero no se les entregaba la guía.
  3. No se les informaba sobre los alumnos con TDAH pero se les entregaba la guía.
  4. No se les daba la información ni la guía.

También se trabajó con los responsables locales de la formación (aproximadamente cargos políticos que no son docentes pero toman decisiones sobre la educación local), formando tres grupos:

  1. Jornada de formación y guía.
  2. Guía.
  3. Sin jornada de formación ni guía.

En realidad, se pidió a los responsables políticos que enviasen a la jornada de formación a cuatro personas de su equipo, de diferentes disciplinas. Tanto la jornada de formación como las guías estaban basados en los conocimientos más recientes del momento acerca del TDAH y su intervención.

Resultados

Algunos resultados obtenidos tras analizar la información recogida son:

  1. Sólo algunos profesores manifestaron haber utilizado la guía que se les envió (18% de los que la habían recibido y respondido al cuestionario).
  2. Los alumnos de los grupos que recibieron la guía de intervención mejoraron en actitud hacia la lectura.
  3. Los alumnos de los grupos que recibieron la guía de intervención mejoraron en actitud hacia la escuela.
  4. Los alumnos de los grupos que recibieron la guía mejoraron en comportamiento.
  5. Los alumnos del grupo en el que se identificaba a los que tenían síntomas de TDAH y se les entregaba la guía empeoraron en los resultados de lectura y matemáticas.
  6. Ninguna de las intervenciones realizadas con los responsables locales de formación produjo efectos significativos.

La única mejora con cierta sustantividad fue la del comportamiento (tamaño del efecto de 0,3). Las mejoras de actitud tenían un tamaño del efecto de 0,17 y el empeoramiento en resultados de lectura y matemáticas, de 0,2.

Las conclusiones a las que llegan los autores son muy sencillas:

  • No se encuentran pruebas de que los procesos a gran escala de identificación de alumnado con TDAH sean beneficiosos para estos alumnos.
  • Los colegios deberían recibir información sobre cómo trabajar con alumnado con TDAH.
  • Se debería animar a los profesores a utilizar esta información en su práctica docente.

Seguimiento

De los alumnos a los que se detectaron síntomas de TDAH en el tercer curso de Educación Infantil, 487, de distintos colegios, fueron evaluados 5 años más tarde. Cuando estos niños tenían 10 años no se apreció ninguna diferencia significativa por haber estado en uno u otro grupo de intervención; es decir, ni el haber sido identificados como posible TDAH, ni el haber facilitado al profesorado información para su correcta atención produjo diferencias en su rendimiento escolar. Curiosamente, los que pertenecían al grupo 2 (sólo se proporcionaba información sobre qué alumnos podían tener TDAH) tendían a obtener puntuaciones más altas en los cuestionarios de inatención e hiperactividad en el seguimiento. En este caso, los autores advierten de que los procesos masivos de detección temprana podrían ser contraproducentes

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Angie permalink
    diciembre 16, 2013 9:39 pm

    Sigo sus artículos con interés y hoy me ha llamado la atención el título de éste. Será porque a mi hijo no fueron capaces de detectarle en el colegio -lleva en el mismo desde los 3 años- nada extraño (nada más que era un poco vago, no hacía las cosas porque no quería, etc., etc.). Es verdad que mi marido y yo, cuando a partir de los 8 años el niño empezó a dar muestras preocupantes de que había ‘algo’ que no iba bien, tardamos en decidirnos a actuar. También es cierto que a cada reunión con sus profesores, preguntábamos y siempre nos respondían que el niño no tenía nada (salvo la ‘vaguitis’ y bla, bla). Solicitamos una evaluación psicopedagógica y, según el colegio (concertado), la Comunidad de Madrid la denegó, porque ‘tienen que verlo muy claro para actuar con niños de colegios concertados’, dijo textualmente el Director de Primaria.
    Por no extenderme: al final le hicimos por nuestra cuenta una Evaluación Neuropsicológica y fue diagnosticado en septiembre, por el Neurólogo de la Fundación Jiménez Díaz -fue él quien nos recomendó le hiciéramos la evaluación- como TDAH, subtipo inatento + TANV + sospechas de Trastorno Negativista Desafiante.
    Fuimos al colegio, hablamos con su tutora, con la jefa de estudios, con el director, llevamos los informes, la evaluación psicopedagógica, intercambiamos opiniones, pautas, artículos, salimos con la confianza de que iban a ayudarle y… empezamos la tarea.
    ¿Resultado? Jamás el niño había traído tantos suspensos a casa como en esta primera evaluación. Claro que los buenos resultados comenzaron a verse en noviembre, pero observaciones en el boletín de notas tipo: ‘Plástica: presenta sus trabajos desordenados. No muestra interés’, no parece que muestren gran conocimiento por parte de la profesora sobre las características del TDAH y el TANV.
    Y menos aún sobre el flaco favor que le hace a la bajísima autoestima de estas criaturas con esos comentarios.
    ¿Cómo le digo al niño que siga esforzándose en enero?
    Perdón por el desahogo 🙂

    • diciembre 17, 2013 4:41 am

      Pues os deseo que todo mejore. Me ha resultado chocante que haya habido tantas dificultades para iniciar una evaluación. Me imagino que Madrid no cuenta con un protocolo sobre TDAH como tienen otras comunidades (Murcia, Navarra, La Rioja…). Es extraño que haya tantas diferencias.

  2. Angie permalink
    diciembre 24, 2013 1:50 pm

    Muchas gracias por tus deseos. Sí, en Madrid existe un protocolo, pero los colegios concertados parecen estar exentos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: