Skip to content

¿Terapia de reflejos primitivos?

julio 1, 2014

Los seres humanos nacemos con una serie de reflejos o reacciones musculares a la estímulos o a ciertas posturas. Por ejemplo, un bebé succiona si se le toca alrededor de la boca (reflejo de succión), mueve las piernas como si intentase caminar si se le coloca en posición vertical y con los pies apoyados en una superficie (reflejo de marcha), cierra la mano si se coloca un dedo en su palma abierta (reflejo de prensión palmar), etc.

Algunos reflejos (por ejemplo el bostezo) permanecen en la edad adulta, pero otros desaparecen con el desarrollo, aunque pueden persistir o reaparecer, lo que se puede relacionar con parálisis cerebral, demencia o alteraciones producidas por lesiones cerebrales (aunque algunos también pueden detectarse en adultos sanos). Los pediatras y los neurólogos suelen evaluar la presencia o ausencia de estos reflejos neonatales como indicadores de alteraciones.

Otra cuestión es la existencia de tratamientos basados en la inhibición de reflejos primitivos. Eso implicaría las siguientes ideas:

  1. Las personas con TDAH son más propensas a conservar reflejos primitivos que las personas sin TDAH u otros problemas.
  2. Los reflejos no son una mera manifestación del TDAH o de problemas asociados con él, sino que son causa de alteraciones.
  3. Es posible, mediante una serie de ejercicios y prácticas, inhibir los reflejos primitivos.
  4. Esa inhibición de los reflejos produce mejoras o disminuye las alteraciones que existentes. Estas mejoras, según el entusiasmo de la persona que las explique pueden consistir en mejoras en el aprendizaje, reducción del estrés, eliminación de bloqueos de aprendizaje (¿qué será eso?), lectura, equilibrio, frecuencia de dolores de cabeza.
  5. Las mejoras obtenidas se mantienen tras finalizar la intervención.

Relación entre TDAH y reflejos primitivos

Hay algunas investigaciones que encuentran mayor presencia de los reflejos primitivos en niños con TDAH que en niños sin problemas del desarrollo:

Sí me resultó curioso observar que, aunque hay alguna repetición, los reflejos que se relacionan con el TDAH son distintos en estos estudios.

Reflejo de Moro, de Wikimedia Commons.

Reflejos primitivos y dificultades de aprendizaje

Se ha establecido alguna relación entre presencia de reflejos primitivos y dificultades escolares, concretamente en Matemáticas, en alumnado con TDAH, pero no hay que cometer el error de interpretarlo como una relación causa efecto. Al tratarse de datos correlacionales, decir que la falta de integración de los reflejos está produciendo mal rendimiento matemático en los niños con TDAH tiene el mismo valor que decir que las dificultades de matemáticas están haciendo que los reflejos primitivos no desaparezcan, y no permite descartar otras posibilidades, por ejemplo, que en el TDAH sean más frecuentes los reflejos primitivos y también las dificultades en matemáticas.

Buscando información en otros campos me he encontrado algunos datos sorprendentes como los de este estudio del programa de tratamiento de la INPP, en el que se encuentra que el 48% de los alumnos de 2º de primaria y el 35% de los de 5º de primaria evaluados tiene una tasa alta de reflejos primitivos no integrados. El 15% de los alumnos de 5º tenían un nivel de lectura inferior al correspondientes para su edad. El 57% de ese grupo tenía una tasa elevada de reflejos no integrados.

En esta investigación participaron 695 alumnos de distintas escuelas de Irlanda del Norte. Si se miran con atención los datos se pueden pensar que la proporción de alumnos con reflejos primitivos no integrados es notablemente mayor que la de cualquier trastorno infantil. Conviene recordar que, tal como se ha indicado antes, los reflejos tónicos de cuello parecen encontrarse en adultos sanos, y también se han detectado en alumnos de primaria sin dificultades. También se ve que entre los que tienen problemas de lectura hay alumnos con reflejos no integrados y también (una proporción ligeramente menor) alumnos sin muestras de permanencia de los reflejos neonatales.

Efecto de los tratamientos en la disminución de los reflejos y de los problemas atribuidos a ellos

Las terapias para inhibir los reflejos suelen basarse en la realización repetida de ciertos patrones de movimiento. No he encontrado investigaciones sobre su efeciacia en personas con TDAH, y la mayoría de lo que he visto está referido a la parálisis cerebral, que es el campo en el que originariamente surgieron estos tratamientos.

Acudiendo al estudio anterior sobre el programa de la INPP, parte de los alumnos recibieron un programa de entrenamiento y fueron comparados con otros que no lo recibieron. Los que recibieron el tratamiento experimentaron mejoras en el número de reflejos no integrados, en equilibrio, coordinación y desarrollo cognitivo (medido con una prueba de dibujo de la figura humana), pero no en habilidades académicas como el deletreo, la escritura o la comprensión lectora.

¿Entonces?

Quizá, como indica Peter Blythe, que afirma ser el descubridor en 1969 del papel de los reflejos primitivos en las dificultades de aprendizaje:

Ha surgido la evidencia de que un buen número de optometristas conductuales y aplicadores de terapias visuales están utilizando procedimientos diagnósticos no clínicos para detectar la presencia de reflejos aberrantes, malinterpretando las observaciones durante la evaluación de los reflejos primitivos y aplicando programas de inhibición de reflejos sin pruebas científicas y sin una comprensión clara de las bases evolutivas de los ejercicios utilizados en relación con los reflejos primitivos. Estos errores parecen ser el resultado de una formación inadecuada y mal orientada que, además,  está siendo transmitida a otros a través de publicaciones, cursos, seminarios y de la información que se da a los pacientes y sus familias.

La mayor parte de la investigación sobre reflejos primitivos que he visto en esta revisión informal se refiere a  su uso como signo para la detección de problemas neurológicos, especialmente la parálisis cerebral, y no resulta sorprendente que se observen estos signos en personas con TDAH, que actualmente está considerado como un trastorno del neurodesarrollo.

El peligro podría ser confundir el síntoma con la causa. Poniendo una analogía un poco tonta, el color azulado en la piel es más frecuente en personas con serios problemas respiratorios que en las que respiran bien, pero eso no implica que modificando el color, por ejemplo con un buen maquillaje, estemos solucionando el problema respiratorio.

Sobre todo, lo que me parece más relevante es la escasez de investigación acerca de los efectos de estas intervenciones en el TDAH, y la impresión de que no hay un acuerdo claro en cuanto al tipo de reflejos que se relacionan con él (como toda impresión, podría ser erróna, pero tampoco he visto que nadie haya hecho un análisis general de los datos que se han ido recogiendo).

Imágenes de una terapia de integración de reflejos primitivos

 

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. enero 25, 2016 11:47 pm

    es verdad, no hay trabajos de estudios de seguimiento y de las correcciones con respecto a las fallas en el aprendizaje formal despuès de la terapia de integraciòn sensorial….el mètodo EPOV, es muy beneficioso y se advierten resultados en el corto plazo…porque apunta a la autotransformaciòn del propio esquema corporal gracias a los dispositivos blandos, los cuales a modo de una segunda piel modifican la postura durante todas las horas del dìa…sin depender de la presencia del terapeuta…saludos!
    Lic. M. Beatriz Batcos
    http://www.estimulatemprana.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: