Skip to content

Protocolo de atención al TDAH en Galicia

julio 28, 2014

Tras llevar bastante tiempo anunciado, ya se ha publicado el protocolo de atención al TDAH de la comunidad de Galicia, con el título de Protocolo de consenso sobre TDAH na infancia e na adolescencia nos ámbitos educativo e sanitario (advierto de que está escrito en gallego).

De especial interés para los gallegos, pero también para el resto del país ya que en cada nuevo protocolo que se hace los promotores y autores tienen la posibilidad de tener en cuenta las medidas que se han  tomado en los protocolos desarrollados anteriormente, y cómo están funcionando en su aplicación real, y tienen a su disposición nuevos conocimientos, proporcionados por la investigación, acerca del TDAH, las intervenciones eficaces para solucionar o paliar los problemas que produce, y las mejores formas de organizarlas.

Los primeros capítulos del protocolo hacen una definición del TDAH y expone sus síntomas y ofrece datos sobre la proporción de niños con tratamiento farmacológico por TDAH en Galicia, y su evolución entre 2011 y 2013.

Actuación en educación

El capítulo 5 trata sobre la actuación de los servicios educativos, exponiendo a grandes rasgos:

· Si la familia observa manifestaciones de TDAH en su hijo, pone en marcha alguna de las recomendaciones que se proporcionan. Si éstas no son eficaces, comunica sus sospechas al tutor.

· Si los profesores observan manifestanciones de TDAH en un alumno, ponen en marcha alguna de las recomendaciones de la guía. Si en un plazo razonable no surten efecto, se solicita la participación del orientador.

· El orientador realiza una evaluación psicopedagógica, con la colabración, si es necesaria, del equipo específico de orientación. En esta evaluación se recoge información sobre la presencia de síntomas de TDAH en la familia y en la escuela, síntomas de otros trastornos que pueden asociarse al TDAH, desarrollo intelectual del alumno y competencia en lectura, escritura y cálculo. Como resultado de esta evaluación se redacta un informe. Como curiosidad, en este informe y en el diagnóstico que se hace en salud se contrasta la información con los criterios del DSM-IV TR, cuando en las fechas en que se presenta y publica el protocolo ya estaba vigente el DSM-V.

Actuación en salud

El capítulo 6 establece la forma de actuación de los servicios de salud. El tratamiento y diagnóstico en la infancia y adolescencia se realiza entre los 6 y los 17 años de edad. La evaluación y diagnóstico se realizan en atención primaria salvo que existan las siguientes excepciones: se percibe que el problema no se puede gestionar correctamente en atención primaria, el diagnóstico principal no es TDAH, existen comorbilidades.

En los casos leves se propone que el tratamiento esté centrado en la intervención psicológica, especialmente la orientación y entrenamiento a padres, las intervenciones escolares y la unidad de estrategias en la familia y la escuela. Si estas medidas no son eficaces, se combinan con un tratamiento farmacológico. En cambio, en los casos moderados y graves se comienza la intervención combinando las medidas que se emplean en los leves con el tratamiento farmacológico.

Este capítulo 6 es notablemente más extenso que el 5, con gran profusión de tablas con criterios para el diagnóstico diferencial y manejo del tratamiento.

Materiales complementarios

A continuación se ofrece una lista de referencias utilizadas durante el texto de la guía, y una bibliografía general en la que no han incluido este blog ni nuestro libro “Alumnos Distraídos Inquietos e Impulsivos”,  no sabemos si por desconocimiento o porque han considerado que había cosas mejores que poner en la lista.

En los anexos se pueden encontrar las recomendaciones para el profesorado y las familias, similares a las que habitualmente aparecen en las guías y protocolos sobre TDAH, y una selección de herramientas para la detección y evaluación incial, siguiendo esa curiosa costumbre que hay en este campo de difundir las herramientas de evaluación y la forma de corregirlas, de manera que cualquiera pueda saber cómo se valora cada item, y esos resultados se comparen con los de una muestra de población que no tenía acceso a esa información… (dicho de forma más clara: muchos profesores, y probablemente muchos padres, saben qué tienen que responder en un cuestionario para que en la valoración salga que hay sospechas de TDAH o para que no. Doy por supuesto que sus respuestas van a ser sinceras y buscarán el beneficio de su alumno o hijo, pero se introduce un sesgo difícil de controlar).

Entre las herramientas de evaluación se incluyen dos interesantes instrumentos de evaluación funcional que son la escala de impacto funcional de Weiss y el cuestionario T-Skamp, que sirven para identificar las áreas en las que están manifestándose los problemas del niño y valorar la magnitud de esas dificultades. Esta información puede ser útil para plantear las intervenciones. Los últimos anexos proporcionan modelos de informe, diagramas de flujo y una lista de recursos asistenciales de salud mental.

Quien quiera tener información sobre los protocolos de otras comunidades tienen enlaces a todos ellos en esta página del blog.

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: