Skip to content

Mes de nacimiento y TDAH

agosto 26, 2014

Las profesoras (que profesores hay pocos) que trabajan con niños pequeños tienen bastante claro que se puede notar una diferencia entre el nivel de desarrollo de los niños nacidos en los primeros meses del año y el de los nacidos en los últimos meses. Se trata de una cuestión con una explicación clara y fácil de comprender: hay casi un año de diferencia de edad cronológica entre unos y otros y eso, cuando tienes poca edad, es un tiempo considerable. Un dato curioso es que en Estados Unidos crece una práctica denominada redshirting que consiste en retrasar la escolarización de un niño, de manera que esté entre los mayores de la clase, con la intención de que obtenga mejores resultados académicos y sociales desde el principio de la escolaridad. Según algunas cifras que he visto, entre 2000 y 2008, la proporción de alumnos con inicio tardío de la escolaridad ha crecido del 9% al 17%.

Otra cuestión distinta es que una de las claves en los procesos de diagnóstico del TDAH es que los síntomas, su intensidad o su frecuencia son inadecuados para la edad del alumno. Dicho de una manera simplona pero que se entiende bien, el alumno con TDAH tiende a comportarse (en algunos aspectos) como un niño de menor edad. Dicho de una manera muy utilizada pero terriblemente ambigua: el alumno con TDAH es inmaduro.

Mes de nacimiento y TDAH

Crucemos las ideas de los dos párrafos anteriores: si no se examinan las cosas con cuidado, es más fácil que se aprecien síntomas de TDAH en un niño pequeño nacido en los últimos meses del año que en un compañero nacido en los primeros meses. Creo que no descubro nada nuevo y, además de ser una idea ya extendida, está fundamentada en varios estudios:

Un nuevo estudio

Si pongo nuevamente de relieve esta idea es por la reciente publicación de otro estudio sobre el mismo tema. Se trata de una investigación realizada en Suecia por Linda Halldner y su equipo, y titulada Relative immaturity and ADHD: findings from nationwide registers, parent- and self-reports.

Esta investigación tiene algunas peculiaridades. Además de haberse realizado en Suecia, tomaron datos tanto de niños como de adultos de 6 a 69 años y analizaron tanto la influencia del mes de nacimiento como las diferencias entre los nacidos en enero y febrero y los nacidos en noviembre y diciembre.

Resultados

El riesgo de que una persona tenga un diagnóstico de TDAH aumenta según el mes del año en que haya nacido. El efecto del mes de nacimiento es mayor en los niños de 6 a 11 años, y disminuye progresivamente conforme aumenta la edad de los grupos. A partir de los 35 años ya no es discernible.

Comparando a los nacidos a principio y a final de año, la probabilidad de tener un diagnóstico de TDAH era mayor en los nacidos en noviembre y diciembre que en los nacidos en enero y febrero. El efecto se atenúa con la edad y deja de ser apreciable hacia los 35 años para el diagnóstico y hacia los 18 para el tratamiento médico (es decir, a los 18 años, los nacidos a final de año no tienen una probabilidad mayor que los nacidos a principio de año de seguir un tratamiento médico para el TDAH).

En este estudio se analizaron los datos de otros dos grupos: ambos eran estudios sobre gemelos. En uno de ellos había datos sobre un cuestionario a padres acerca de síntomas del TDAH, y el otro, que era de adultos (35 a 47 años) contaba con datos de un cuestionario sobre síntomas del TDAH contestado por los propios participantes. En ninguno de estos dos grupos se encontró un efecto del mes de nacimiento.

Precaución

En realidad estos estudios no nos dicen por qué los nacidos en los últimos meses del año tienen más probabilidades de tener un diagnóstico de TDAH que los nacidos en los primeros meses del año. Podría ser que las diferencias en el desarrollo entre unos y otros sean malinterpretadas como síntomas de TDAH o que hagan más probable que estos alumnos sean evaluados por servicios de orientación o médicos. La clave también podría estar en las pruebas de evaluación, que no tendrían en cuenta estas diferencias, o en que las personas que responde los cuestionarios compara a los alumnos con compañeros de su curso, no necesariamente de su edad.

Sería importante que este efecto del mes de nacimiento fuera conocido, al menos por los responsables de la salud y la educación de los niños, sin llevar las cosas al extremo (los estudios no dicen que nacer en diciembre inmunice a nadie contra el TDAH u otros problemas del desarrollo).

 

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: