Skip to content

Meta-análisis sobre tratamientos no farmacológicos

diciembre 2, 2014

Recuerdo, por si acaso, que el meta-análisis es una forma de investigación en la que se combinan los resultados obtenidos en los distintos estudios sobre un tema.  Esta técnica puede proporcionar información útil si ha estado acompañada por un buen procedimiento para buscar los estudios que se hayan realizado, unos criterios para seleccionar cuáles se incluyen en el meta-análisis y, además, se tienen en cuenta algunas cuestiones como que es más fácil que se publiquen estudios con resultados significativos que otros en los que los resultados han sido nulos.

Amanda Hutchinson

El meta-análisis que comento en esta entrada ha sido realizado por las australianas Kristy Hodgson, Amanda Hutchinson y Linley Denson, y se titutla  Nonpharmacological Treatments for ADHD: A Meta-Analytic Review.

Se trata de una revisión de estudios de estudios publicados entre 1994 y 2009 (los años de vigencia del DSM-IV), con grupos de control. En total se localizaron 14 estudios que cumplían esos y otros requisitos propuestos por las autoras, en los que se valoraban siete formas de intervención: modificación de conducta, neurofeedback, tratamiento psicosocial multimodal, programas escolares, entrenamiento de la memoria de trabajo, entrenamiento de padres y auto-supervisión.

Al tratarse de 14 estudios (aunque algunos ofrecen varios resultados) que investigan la eficacia de 7 tratamientos, lo que ocurre es que hay pocos datos que agrupar sobre cada tratamiento, además la eficacia se medía de formas muy diversas: mejoras en atención, en impulsividad, en hiperactividad, en lectura, matemáticas, memoria de trabajo… El resultado es un panorama disperso.

Globalmente, el neurofeedback y los tratamientos psicosociales multimodales fueron las intervenciones en las que se apreciaron mejores resultados, aunque las autoras destacan que si se consideraba el número de estudios con resultados positivos significativos, la modificación de conducta aparecía mejor respaldada que los tratamientos psicosociales multimodales.

Comentarios

Un problema de este meta-análisis es, como se ha comentado y reconocen las autoras, que el número de estudios localizados, con su variedad de intervenciones y de formas de medir la eficacia introduce mucha incertidumbre en los análisis que se realizan. También impide la realización de análisis sobre los factores que influyen en la eficacia o ineficacia de un tratamiento, o un simple análisis del sesgo de publicación (qué resultados se obtienen en los estudios que no se han publicado o se han dado a conocer en tesis, congresos, etc.).

Cada vez va quedando más claro que la eficacia del neurofeedback está relacionada con la forma de valorar las mejoras y el tipo de control que se emplee, y algo similar ocurre con la modificación de conducta.

Otra cuestión que no se suele apreciar en los meta-análisis es la importancia de lo que no se dice. Si las autoras hicieron una búsqueda y localizaron esos siete tipos de tratamiento, lo que no se dice es que no se encontraron estudios con grupo de control sobre otras intervenciones no farmacológicas para el TDAH publicados durante esos años. Es decir, otras alternativas de tratamiento no han sido investigadas, o lo han sido con métodos menos fiables que los que se han empleado al valorar los siete tipos de tratamiento que se han mencionado aquí.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: