Skip to content

Tratamientos para adolescentes con TDAH: una revisión actualizada

abril 14, 2015

En los últimos meses he escrito varias veces sobre adolescentes con TDAH y sigo con ello. En este caso, presento una revisión sobre intervenciones bastante más satisfactoria que la que comenté en marzo, de Valls-Llagostera et al. (2015). No sé cuándo comienza exactamente la historia, pero podemos situar el principio en el año 2000, cuando Bradley Smith, con sus colaboradores Waschbusch, Willoughby y Evans, publicó una revisión sobre las investigaciones acerca del TDAH en adolescentes. Lo que tenemos ahora es la continuación de aquel trabajo, añadiendo las investigaciones realizadas entre 1999 y 2012.

La primera revisión

Vuelvo otra vez hacia atrás. El estudio de Smith et al. (2000) concluyó que los tratamientos con estimulantes (metilfenidato) eran seguros y estaban bien respaldados empíricamente, aunque tenían como problemas el rechazo que producían y el no seguimiento o abandono. Con respecto a las intervenciones psicológicas o educativas, se mencionaban algunas sobre las que se habían realizado investigaciones preliminares con resultados prometedores: uso de técnicas conductuales en el aula, entrenamiento en la toma de apuntes y terapias familiares.

Entre las cuestiones poco conocidas por falta de datos estaban:

  • La eficacia y la seguridad de los antidepresivos tricíclicos.
  • Los efectos a largo plazo de los tratamientos mejor estudiados.
  • La adhesión a largo plazo a los tratamientos.
  • La eficacia de los tratamientos combinados o multimodales.

¿Qué sucede a partir de entonces?

Entre los cambios que ha habido entre 2000 y 2015 se me ocurre destacar: el desarrollo de distintos medicamentos basados en la liberación prolongada de metilfenidato, la introducción de un nuevo principio activo (la atomoxetina), y el desarrollo de otros (clonidina, bupropion o modafinilo).

Durante ese tiempo, el conocimiento sobre la existencia del TDAH, algunas de sus características y de sus tratamientos pasa a ser público. En España, se admite que algunos alumnos con TDAH pueden ser considerados alumnado con necesidades educativas especiales y recibir intervenciones de apoyo. Se publican guías para familias, profesores, sanitarios y para los propios niños o adolescentes con TDAH, se reconoce la existencia del TDAH en adultos, gran parte de la parafernalia de intervenciones alternativas que se estaba empleando para otros problemas comienza a recomendarse para el TDAH. Se extiende el modelo de explicación del TDAH como problema de las funciones ejecutivas…

Sobre todo, se puede destacar que en ese intervalo se han realizado, como poco, más de 4000 publicaciones académicas sobre el tratamiento del TDAH en adolescentes.

La revisión de Sibley et al. (2014)

La actualización de la revisión ha estado a cargo de Margaret Sibley, junto con Aparajita Kuriyan, Steven Evans, James Waxmonsky y Bradley Smith. Smith y Evans participaron en la revisión original publicada en 2000. El artículo se titula pharmacological and psychosocial treatments for adolescents with ADHD: an updated systematic review of the literature.

En esta ocasión, de esas más de 4000 publicaciones sobre tratamiento del TDAH en adolescentes, se seleccionaron 53, que eran las que cumplían estos criterios:

  1. Publicada entre 1999 y 2012.
  2. Todos los participantes del estudio tenían entre al menos 10 años de edad y menos de 20 (criterio de adolescencia de la World Health Organization).
  3. Todos los participates de la muestra analizada cumplían los criterios para el diagnóstico de TDAH.
  4. Se proporcionaban datos cuantitativos de al menos una medida válidada (por ejemplo, severidad de los síntomas del TDAH).
  5. Uno de los objetivos principales del estudio era valorar la eficacia de un tratamiento.

Resultados

Resulta muy difícil resumir los resultados que se describen en esta revisión, porque uno tiene la sensación de que casi todo lo que se dice es importante.  27 estudios valoraron la eficacia de la medicación como tratamiento para adolescentes con TDAH. De esos, 17 fueron estudios experimentales, 14 con estimulantes, dos con atomoxetina y uno con guanfacina.

El tratamiento conductual fue analizado en 22 estudios, 16 de ellos con un grupo de control. Además tres estudios analizaron la eficacia de métodos de mejora cognitiva (neurofeedback o entrenamiento de la memoria de trabajo).

A continuación se puede ver una tabla con los resultados de los estudios experimentales en distintos ámbitos. En la primera columna se encuentra el tipo de tratamiento. Intuyo que al tratamiento conductual le han llamado psicosocial al presentar la tabla de resultados. En la segunda columna está el número de estudios con los que se obtiene el resultado general y en la tercera el resultado, medido como tamaño del efecto (guía para interpretar el tamaño del efecto).

Resultados de Sibley et al (2014)

Resultados de Sibley et al (2014)

Lo que se puede ver en estos resultados es que tanto los tratamientos médicos como los de tipo conductual se muestran eficacaces en la intervención con adolescentes con TDAH. Mientras que los tratamientos farmacológicos están mejor estudiados y producen un efecto ligeramente mayor en la reducción de los síntomas del TDAH, los tratamientos conductuales muestran una mayor eficacia en la reducción de problemas asociados al TDAH como problemas de comportamiento, escolares, sociales o familiares.

Comentario final

Recomiendo a quien tenga interés por los resultados de este trabajo que trate de leer el documento original, donde podrá encontrar numerosos análisis y comentarios referentes a cuestiones como el tamaño de la muestra, la edad de los participantes, su grupo étnico, la financiación de los estudios, la forma de valorar los síntomas… Resulta imposible reproducir todo eso en un resumen, aunque sea un resumen extenso, pero sería importante conocerlo antes de tomar decisiones basadas en estos datos.

Como última curiosidad, si uno mira las cuestiones que quedaron dudosas tras la primera revisión de Smith et al. (2000), creo que todas ellas podrían seguir siendo consideradas como dudosas de acuerdo con los datos recogidos en la revisión de 2014.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: