Skip to content

Adaptación de Defiant Children para padres latinos

julio 21, 2015

Defiant Children es un programa de entrenamiento para padres del psicólogo americano Russell Barkley. Se trata de un programa publicado en 1997, pero que en 2013 ha visto su tercera edición. Los programas de entrenamiento para padres suelen ser bastante parecidos entre sí, han mostrado ser eficaces en el tratamiento de niños pequeños con TDAH y apenas existen estudios comparativos entre ellos, es decir: son recomendables pero no tenemos razones para recomendar uno en concreto.

En este caso, el motivo para destacar Defiant Children es de tipo práctico: la mayoría de estos programas están escritos en inglés, pero una parte de Defiant Children (escalas de evaluación y folletos-resumen de las sesiones para los padres) está traducida al español. Además, este programa ha sido adaptado y utilizado en España. Además, recientemente, se ha publicado un artículo que describe la adaptación y comprobación de la eficacia del programa con familias latinas de Estados Unidos.

Adaptación cultural del entrenamiento de padres para niños latinos con TDAH

El artículo está firmado por varias investigadoras de la Universidad Marquette y por una trabajadora de un centro de salud de Milwaukee, y acaba de ser publicado en el Journal of Latina/o Psychology (me ha sorprendido el título de la revista).

Las autoras advierten sobre la enorme diversidad entre los distintos grupos de latinos de Estados Unidos, pero consideran que hay tres valores que son muy frecuentes en todos ellos a los que llaman: respeto, personalismo y familismo [sic.]. Se respeta a las figuras de autoridad, a los mayores y se mantienen el respeto y la empatía en las relaciones interpersonales. El personalismo también se refiere a las relaciones con otros, en las que se mantiene la calidez y la confianza. Por último, el familismo es un sentido profundo de la lealtad y la dependencia a las redes extensas de familia. Concretamente, el familismo de los grupos latinos se asocia con formas de disciplina más consistentes y con la supervisión de los padres a los hijos y puede influir en qué miembros de la familia se involucren en la educación de los niños.

Otro rasgo muy común es el tratamiento del género: en los grupos latinos es muy común que las madres tiendan a ser consideradas como criadoras y los padres como sustentadores de la familia. Hay un énfasis del machismo [sic.] por el que el padre tiende a tomar las decisiones importantes de la familia. Estos padres tienden a tener un estilo de disciplina autoritario, con mucho control y supervisión. En comparación con los estadounidenses de origen anglo-sajón, los latinos hacen más énfasis en el autocontrol y la obediencias y están menos inclinados a elogiar a los niños. Valoran mucho el desarrollo de habilidades sociales y el respeto a los mayores y pueden avergonzarse si sus hijos se comportan en contra de esos valores.

Además, los niños de estos grupos latinos suelen recibir menos tratamientos de salud mental, o en caso de que los reciban, es más probable que los abandonen tempranamente.

La adaptación del programa comenzó con la creación de varios grupos focales de padres latinos para explorar sus creencias sobre el origen del TDAH, su adecuado tratamiento, la percepción sobre el entrenamiento de padres y sobre las sesiones del programa.

Las modificaciones generales realizadas fueron las siguientes:

  • Incluir mas representaciones (juegos de rol) mostrando el uso de la habilidad que se está enseñando.
  • Entrenar activamente a los padres que practican la habilidad en la sesión.
  • Utilizar recordatorios simplificados, con ejemplos más concretos y tiras de cómic representando la habilidad.
  • Proporcionar a los padres demostraciones en vídeo de la habilidad par que las vean en casa.
  • Usar una términos distintos para hablar del problema, por ejemplo, evitar etiquetas “de salud mental” como “trastorno” o “déficit”. Se habla de “preocupaciones” o de “retos” más que de “problemas” y se evitan palabras como “tratamiento”, “terapia” o “sesiones”.
  • Crear la expectativa de que el cambio necesita tiempo.
  • Proporcionar razones relevantes acerca de la importancia de hacer la tarea escolar.
  • Implicar a la familia extensa cuando sea posible.
  • Considerar que el programa es educativo, más que una terapia. Se le da el nombre de “Programa de Ocho Clases”.
  • Enfatizar que el objetivo del programa es ser una familia de éxito.
  • Realizar las sesiones por las tardes y en el entorno de los participantes.
  • Proporcionar sesiones gratuitas e incluir cena y cuidadores para los niños cuando sea posible.
  • Realizar las sesiones en español.

Además, se hicieron cambios en las sesiones (clases) del programa:

  • Incrementar la comunicación entre los padres y la escuela al comenzar el programa.
  • Proporcionar una justificación de la hoja de registro diario congruente con la cultura y los valores de los participantes.
  • Realizar el seguimiento y las modificaciones de la hoja de registro diario en colaboración con el profesor.
  • Hablar abiertamente y resolver las dudas de los padres acerca de las recompensas de los comportamientos adecuados.
  • Resaltar la importancia de que los padres recompensen incluso las mejoras pequeñas.
  • Tratar abiertamente sobre cómo los roles de género tradicionales pueden ser incompatibles con la herramienta de dar instrucciones eficaces (puede suceder que las madres no castiguen a los hijos, delegando esa tarea a los padres que a veces no están presentes cuando se produce la desobediencia o el mal comportamiento).
  • Utilizar ejemplos culturalmente adaptados de las interacciones en las que el niño desobedece a los padres.
  • Hablar acerca de la relación entre la herramienta de atención positiva y los roles de género.
  • Proporcionar una justificación de la atención positiva congruente con la cultura y los valores de los participantes.
  • Incluir algunos consejos finales para el éxito.

Puesta en práctica

La adaptación del programa fue pilotada con cinco niños y sus familias. Todas las familias terminaron el programa y se manifestaron satisfechas con él. Cuatro de los 5 niños participantes mejoraron notablemente en los síntomas de TDAH según la información proporcionada por sus familias y dos familias manifestaron una mejora apreciable de sus habilidades parentales y del clima familiar.

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: