Skip to content

Mindfulness para el TDAH, ayer y hoy

septiembre 13, 2016

El mindfulness o conciencia plena es una actitud de prestar atención al presente, percibiendo el entorno, las sensaciones corporales, emociones y pensamientos, aceptándolos sin juzgarlos. Se suele considerar que es una adaptación de técnicas de meditación, omitiendo de ellas cualquier componente religioso.

En 2013 publiqué una entrada titulada El mindfulness, ¿nuevo tratamiento de moda? en la que revisaba la investigación acerca de la eficacia de esta técnica en el tratamiento del TDAH, pero vuelvo sobre este tema porque recientemente se ha publicado un artículo titulado Entrenamiento en minduflness para pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): una revisión descriptiva. Al verlo, he sentido la curiosidad por comparar mi pequeña revisión y esta, realizada por cinco personas que trabajan en el Instituto de Neuropsiquiatría del Hospital del Mar de Barcelona.

En mi entrada, yo comenté cuatro investigaciones sobre los resultados del tratamiento con técnica de mindfulness a personas con TDAH. La revisión publicada en Revista de Psicoterapia localizó siete investigaciones. Coincidimos en tres de las investigaciones ya que una de las cuatro que cito yo no la consideran ellos, por ser un estudio de caso único, y las cuatro que citan ellos y yo no se publicaron en 2013 o posteriormente, de manera que no estaban disponibles cuando hice mi revisión.

Foto de Ion Chibzil

Son especialmente interesantes esos cuatro estudios que se han realizado recientemente. En el de Mitchell et al. (2013) se comparó el efecto del entrenamiento en 11 adultos con TDAH, con el de 9 personas no tratadas. En este estudio se encontraron efectos positivos grandes en las medidas de autovaloración de los síntomas del TDAH, pero no se encontraron diferencias en las medidas objetivas de función ejecutiva.

Schoenberg et al. (2014) compararon los resultados de 26 adultos con TDAH que siguieron un programa de mindfulness con el de 24 que no lo realizaron. En los participantes que realizaron la intervención se identificó una mayor amplitud en algunos potenciales evocados (un tipo de medida de la actividad eléctrica del cerebro) relacionados con el procesamiento de errores y la inhibición, mejor rendimiento en una tarea CPT (test de atención continua) y una disminución de los síntomas del TDAH en un cuestionario de auto-informe.

Edel et al. (2014) compararon dos intervenciones. El programa de mindfulness fue realizado por 39 adultos y sus resultados se compararon con los de 52 participantes que recibieron una intervención para la mejora de habilidades basada en la terapia conductual dialéctica. No se encontraron diferencias en la reducción de síntomas del TDAH en ambos grupos, aunque los autores señalan que en el grupo de mindfulness fueron mayor la proporción de participantes que experimentaron una disminución del 30% o más de los síntomas del TDAH.

Por último, Bueno et al. (2015) compraron los resultados de un grupo de 29 adultos (21 con TDAH y 8 sin TDAH) que recibió un programa de mindfulness, con los resultados de otro grupo de 31 adultos (22 con TDAH y 9 sin TDAH). En este caso, el grupo que recibió el tratamiento experimentó mejoras en síntomas de problemas emocionales, calidad de vida, atención sostenida y control ejecutivo.

Comentario

Me gustaría señalar una serie de características que tiene este grupo de investigaciones:

  1. En tres de las cuatro se encuentra algún efecto beneficioso de los tratamientos basados en mindfulness para el TDAH. Si tenemos en cuenta las investigaciones localizadas en la entrada de 2013, se puede considerar que, generalmente, las infestigaciones encuentran efectos positivos, aunque no de forma unánime.
  2. Estos estudios se han realizado con adultos con TDAH. Hay que tener en cuenta que en los estudios identificados anteriormente también era característica la participación de adultos. En dos estudios, participaban con sus hijos, en otro el entrenamiento se dirigía a niños y adolescentes y sólo había una investigación sin participantes adultos.
  3. Buena parte de las mejoras encontradas se identifican en cuestionarios de autoinforme, sin embargo, también se encuentran mejoras en medidas más objetivas (pruebas de atención o de función ejecutiva).
  4. Ocasionalmente se documentan mejoras en áreas distintas a los síntomas del TDAH (por ejemplo, mejora en la calidad de vida).
  5. En los cuatro estudios, las mejoras se encuentran a corto plazo, tras concluir la intervención. No hay información acerca de si esas mejoras se mantienen posteriormente. Solo una investigación (citada en la revisión de 2013) ha hecho un seguimiento de los efectos de la intervención, encontrando que las mejoras eran más notables 8 semanas después de concluir la intervención, pero que no se apreciaban a las 16 semanas.

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. septiembre 15, 2016 2:48 pm

    Estimado Juan,

    Dejo este comentario únicamente para agradecerte el magnífico trabajo que haces en este blog. La recopilación y análisis de información rigurosa y científica que haces tiene para mí un valor incalculable. Como padre de un hijo con TDAH, y dado que considero el método científico como única opción válida de conocimiento, llevo meses recopilando información sobre el tema y tu blog ha supuesto una ayuda incommensurable. Una bocanada de aire fresco en un area en la que son frecuentes las opiniones gratuitas y desinformadas de quienes llegan a afirmar que esto es una “invención de las farmacéuticas” –basta ver los comentarios a tu entrada sobre Eisenberg–. A esa gente le daba yo un hijo que realmente lo sufra a ver lo qué opinaban entonces.

    En fin, que tu enfoque sistemático y riguroso, pero a la vez pragmático, destaca por su calidad. Gracias de corazón, ayudas mucho a quienes, como yo, tenemos que lidiar día a día con niños con TDAH.

    Un saludo,

    Enrique

    • septiembre 15, 2016 3:43 pm

      Gracias Enrique.
      Es muy gratificante saber que hay gente a la que le resultan útiles estas informaciones y ver que has percibido claramente el espíritu del blog. Nosotros trabajamos bastantes días al año con alumnos con TDAH y otras dificultades, buscamos formas de hacerlo mejor y si encontramos algo que nos sirve o nos interesa pues igual también es útil o interesante para otros.

      Ánimo y un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: