Saltar al contenido

Concordancias entre TDAH y trastornos del espectro del autismo

octubre 16, 2018

Foto enlazada de invanep.com

La idea de que pudiera haber una continuidad entre el TDAH y los trastornos del espectro del autismo no es nueva y ya escribí sobre ella en 2015. Vuelvo sobre ella por la publicación de una revisión de Fernando Mulas y Patricia Roca titulada Concordancia entre los trastornos del espectro del autismo y el trastornos por déficit de atención/hiperactividad.

Los autores proporcionan algunos datos recientes que respaldan la idea de continuidad entre TDAH y trastornos del del espectro del autismo (TEA). Uno de los más llamativos es un análisis factorial en el que se aprecia un solapamiento entre los síntomas de hiperactividad e impulsividad de los participantes con TDAH y síntomas de comportamientos restrictivos y repetitivos.

Según distintos estudios de tipo genético, entre un 50 y un 72% de los factores genéticos relacionados con los TEA son comunes con los factores genéticos relacionados con el TDAH, aunque estos resultados parecen ser menores en estudios de asociación del genoma completo.

Los estudios neurológicos ofrecen resultados dispersos, ya que distintos estudios han encontrado diferentes aspectos en común: menor volumen del cuerpo calloso, disminución de la sustancia gris en el giro frontal inferior izquierdo o menor activación de distintas regiones cerebrales. También se han encontrado diferencias como alteraciones en las áreas temporolímibicas propias del TEA.

Investigaciones sobre los síntomas y manifestaciones de ambos trastornos encuentran una relación entre la impulsividad y las dificultades de competencia social y entre la hiperactividad y el movimiento estereotipado. Tanto en TEA como en TDAH se encuentran dificultades en la conducta ejecutiva, pero estas son de distinto tipo, relacionadas con la inhibición y la atención en el TDAH y con la flexibilidad cognitiva y la planificación en los TEA.

Mulas y Roca consideran que la investigación revisada es compatible con el modelo de gradiente, que considera que existe una continuidad entre TDAH y TEA, de modo que los casos más graves de TDAH se podrían considerar como casos leves de TEA.

 

 

 

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: