Detección y evaluación

Factores de riesgo y de protección para el TDAH

En esta entrada voy a comentar dos estudios de distinto tipo pero que coinciden en el tema: los factores de riesgo y protección para el TDAH.

Una revisión sistemática

El primero que se publicó es una revisión sistemática, realizada por Cristian Villanueva y Ángela Magnolia Ríos, de la Universidad Surcolombiana. Esta revisión considera también los factores de riesgo y protección para los trastornos de conducta. En realidad, al leer el artículo, uno tiene la impresión de que mezcla factores que se relacionan con la mayor o menor probabilidad de que alguien tenga TDAH con variables que hacen que las personas con TDAH tengan más o menos consecuencias negativas (bajas calificaciones, acoso).

Por supuesto, los diseños de los estudios que se revisan no permiten establecer que la relaciones sean causales. Es decir, no se puede asegurar que estos factores sean una causa del TDAH y no una manifestación del TDAH o que el TDAH y el que se identifica como factor relacionado tengan una causa común.

De las 25 investigaciones que seleccionaron, nueve tratan sobre el TDAH, y hay otra más que estudia tanto TDAH como trastornos de conducta. En estos 10 estudios se identifican los factores que aparecen en las dos listas siguientes:

Factores protectores

  • Parto pos-término.
  • Lactancia materna.
  • Ser el hijo del medio.
  • Vivir con ambos padres biológicos.
  • Habilidad cognitiva superior al promedio.
  • Buen nivel socio-económico familiar.
  • Escolarización en escuelas independientes.
  • Competencia social.
  • Aceptación social.
  • Práctica de actividades físicas.

Factores de riesgo

  • Sexo masculino.
  • Nacimiento antes de la semana 37 de gestación.
  • Uso de alcohol y tabaco durante el embarazo.
  • Embarazo no deseado.
  • Traumas y accidentes durante el embarazo.
  • Parto por cesárea.
  • Abortos previos.
  • Hipoxia perinatal.
  • Ser el primogénito.
  • Antecedentes parentales de trastornos psiquiátricos.
  • Bajo estatus socio-económico.
  • Síntomas de depresión, ansiedad y estrés en los padres.
  • Epilepsia y traumatismos craneales.
  • Trastornos de lenguaje.
  • Dificultades académicas.
  • Mala gestión familiar.
  • Irritabilidad.
  • Problemas de comportamiento.
  • Problemas de sueño.
  • Dificultades en el comportamiento social.
  • Bajos ingresos (en el caso de adultos).
Foto de Als33120 en Wikimedia Commons

Un estudio longitudinal

El segundo trabajo que voy a comentar es un estudio longitudinal, es decir, que sigue a los participantes a lo largo del tiempo. Está realizado en Alemania, como parte de un proyecto sobre la salud mental en niños y adolescentes (proyecto BELLA) y trata sobre factores de riesgo y protección para el desarrollo de TDAH en niños y adolescentes.

El estudio se realizó con 1384 participantes, de 11 a 17 años, que fueron seguidos durante 2 años. Las evaluaciones se realizaron mediante cuestionarios, completados por los participantes y sus padres.

Inicialmente, mostraron mayores síntomas de TDAH:

  • Los chicos.
  • Los participantes de menor edad.
  • Los participantes con comportamiento agresivo.
  • Los participantes con padres con problemas de salud mental.

El incremento en los síntomas de TDAH a lo largo del tiempo se asoció con:

  • Chicas.
  • Emigrantes.
  • Aumento de la ansiedad.
  • Aumento de comportamientos agresivos.
  • Aumento en los problemas de salud mental de los padres.

Como factor protector, se encuentra que se encontró una asociación entre disminución de los síntomas del TDAH y la mejora en el clima familiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .