Curiosidades

El metilfenidato, no incluido la lista de medicamentos esenciales de la OMS

Me da cierto apuro publicar esta entrada, ya que no tiene mucho que ver con las intervenciones educativas para el TDAH, sino con los tratamientos médicos y yo no soy sanitario. Otro motivo son las experiencias anteriores de ponerme a aclarar una noticia y acabar enredado en un montón de comentarios y debates, a veces poco razonables.

Finalmente, me he decidido a hacerlo porque, tras ver en redes sociales la noticia de que la OMS ha retirado el metilfenidato de su lista de medicamentos esenciales, algunos de los textos que he consultado me han parecido mínimamente informativos, así que trato de aclarar esto de la retirada.

¿Qué es la lista de medicamentos esenciales?

Se trata de una base de datos de la OMS que, como sugiere su nombre, informa sobre qué medicamentos considera esenciales. Los medicamentos esenciales son los que deben ser accesibles (todos pueden disponer de ellos cuando los necesiten) y, en consecuencia, los gobiernos deben garantizar que están disponibles y que son asequibles. La idea de fondo es garantizar el acceso a los fármacos indicados para los problemas de salud prioritarios. No hay que entender la lista como algo restringido de medicinas que curan o alivian alguna enfermedad, ya que incluye fármacos que se emplean con otras intenciones, como anestésicos, oxígeno, vacunas, anticonceptivos, vitaminas, desinfectantes o sustancias empleadas para el diagnóstico, como el sulfato de bario.

Esta lista se publica desde 1977 y se actualiza cada dos años. Como complemento, existe una lista de medicamentos infantiles esenciales de la que se han realizado 7 ediciones. Los criterios que emplea para decidir la inclusión de un medicamento son la prevalencia del problema que trata, su relevancia en la salud pública, las evidencias de su eficacia clínica y su seguridad su precio y la relación entre coste y eficacia.

¿Se ha retirado el metilfenidato de la lista de medicamentos esenciales?

La listas que están vigentes cuando escribo este texto son las de 2019. En la lista infantil, en la categoría de trastornos mentales y del comportamiento se encuentran medicamentos para trastornos psicóticos y para trastornos depresivos. En la lista general aparecen también medicamentos para el trastorno bipolar, trastorno de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo y trastornos por abuso de sustancias psicoactivas.

En ningún lugar se mencionan el TDAH ni el metilfenidato. La herramienta de búsqueda localiza el metilfenidato (10 y 20 miligramos, de liberación inmediata) como medicamento para el TDAH retirado o rechazado. Esta decisión se hizo efectiva en 2019. Algo que me extraña sobre esto es que en las listas anteriores que se encuentran en la web de la OMS, desde 2002 hasta la actualidad, no encuentro ningún mención al metilfenidato.

Si no me he equivocado, entonces lo correcto sería decir que la OMS no ha incluido o ha rechazado incluir el metilfenidato en su lista de medicamentos esenciales, no que lo ha retirado porque para que sucediera eso, tendría que haber estado incluido en las listas anteriores. Más bien se ha rechazado su inclusión. De hecho, parece que hasta la lista de 2019 no se había considerado si incluir el metilfenidato en estas listas.

¿Por qué la OMS ha rechazado incluir el metilfenidato en la lista de medicamentos esenciales?

El informe del comité de expertos que elabora las listas indica que no se ha recomendado la inclusión del metilfenidato para el tratamiento del TDAH “debido a incertidumbres en las estimaciones de su beneficio y a preocupaciones acerca de la calidad y limitaciones sobre la evidencia, tanto de sus beneficios como de sus efectos negativos“.

En una revisión de 28 estudios y revisiones de la eficacia del metilfenidato en comparación con placebo, otros estimulantes y otros tratamientos encontraron que la mayor parte de las investigaciones se habían realizado con niños y adolescentes y eran de corta duración (alrededor de 3 meses de tratamiento). Los resultados recogidos no permiten afirmar que el metilfenidato tenga un efecto superior al de otros estimulantes derivados de la anfetamina. Sí que parece tener un efecto superior al de otros fármacos no estimulantes, aunque algunos estudios muestran efectos equiparables de la atomoxetina.

Los resultados también indican que el metilfenidato es eficaz en la reducción de la fatiga en pacientes de cuidados paliativos, en comparación con placebos y en la reducción de síntomas del TDAH combinado con conducta negativista desafiantes y agresividad. No se evaluó la calidad de la evidencia.

Sobre los daños que puede producir el metilfenidato y su seguridad se consultaron 29 estudios y revisiones, en la que también predominaban los estudios a corto plazo y realizados con niños y adolescentes. Había bastante coincidencia en los resultados de estas investigaciones, siendo el insomnio y la pérdida de apetito los efectos negativos más comunes. Existen pocos datos sobre el uso inadecuado del metifenidato, que resultan similares a los del mal uso de otros estimulantes. Tampoco se evaluó la calidad de la evidencia de los estudios sobre efectos negativos.

A partir de 11 publicaciones se determinó que el metilfenidato mostraba una relación de coste-beneficio, similar o mejor que la de otros tratamientos, con estimulantes o con otros principios activos. Sin embargo, no se realiza una conclusión sobre la relación entre su coste y sus beneficios por las dudas anteriores en cuanto a sus beneficios y a sus efectos negativos.

¿Recomienda la OMS el uso de metilfenidato?

Según el documento anterior, la Guía de la OMS para intervención en trastornos mentales, neurológicos y de abuso de sustancias en servicios de salud no especializados (actualizada en 2016) incluye la recomendación para derivar a niños de 6 años o mayores, con diagnóstico de TDAH y en los que otros tratamientos hayan sido ineficaces, a un especialista, para iniciar un tratamiento con metilfenidato.

Al consultar el documento completo encontramos un interesante protocolo de manejo del TDAH:

  1. Brinde orientación sobre el bienestar del niño o el adolescente.
  2. Proporcione psicoeducación a la persona y sus cuidadores y formación sobre la crianza. Suministre orientación acerca de los trastornos del desarrollo.
  3. Evalúe y trate los factores estresantes, reduzca el estrés y fortalezca los apoyos sociales.
  4. Proporcione apoyo a los cuidadores.
  5. Póngase en contacto con los profesores y otro personal escolar.
  6. Póngase en contacto con otros recursos disponibles en la comunidad.
  7. Considere la posibilidad de ofrecer formación para padres sobre la crianza, cuando sea factible.
  8. Considere efectuar intervenciones conductuales cuando sea factible.
  9. Si los tratamientos han fracasado y el niño o el adolescente tiene un diagnóstico de TDAH y tiene al menos 6 años de edad, derívelo a un especialista para el tratamiento con metilfenidato.
  10. Asegure el seguimiento apropiado con sesiones cada 3 meses o más frecuentes, de ser necesario.

Es decir, la OMS considera que el tratamiento inicial del TDAH debería de ser de tipo psicosocial o educativo, recurriendo a la intervención con metilfenidato solo si esa primera intervención resulta insuficiente. Cada uno de los puntos del 1 al 8 se desarrolla en una serie de recomendaciones que ya no voy a transcribir, porque alargarían mucho la entrada, pero que es interesante conocer.

¿Por qué esta información comienza a hacerse popular en 2020?

Me resultó bastante curioso que las noticias o reseñas que encontré acerca de esto se hayan estado publicando en junio y julio de 2020, cuando la lista es de 2019. Es posible que la razón sea la publicación, a finales de abril de 2020, de un artículo de Ole Jakob Storebø y Christian Gluud, titulado: El metilfenidato para el TDAH, rechazado para la lista esencial de medicinas por incertidumbres en su perfil de beneficios y daños. Alguna webs sobre medicamentos recogieron la noticia sobre este artículo de la revista British Medical Journal, por ejemplo: Cadime o Portal del medicamento de Castilla y León y quizá desde ellas pasó a webs no especializadas, blogs y redes sociales. El Portal del medicamento aparece citado en varias de las informaciones que se pueden encontrar en internet.

Por cierto, el artículo nos añade otra pieza del puzzle: ¿por qué consideró la OMS la inclusión del metilfenidato en la lista de medicamentos esenciales? La razón fue que en 2018, la OMS recibió una solicitud para que se realizase esa inclusión. Esta solicitud fue realizada por Patricia Moscibrodzki y Craig L. Katz, de la facultad de Medicina Icahn, de Nueva York.

¿Se está presentando la información de forma errónea? 

Eso depende de cada fuente. En algunos casos se han distorsionado algunas cosas. Por ejemplo, la OMS no ha retirado, quitado ni sacado el metilfenidato de la lista de medicamentos esenciales porque no estaba en esa lista. Lo correcto sería decir que la OMS ha rechazado incluir el metilfenidato en la lista de medicamentos esenciales. Tampoco parece que haya habido un cambio de postura y mucho menos un drástico cambio de criterio, ya que la situación actual es similar a la anterior.

No se está silenciando está decisión de la OMS. Bueno, no sé todo lo que que sucede en el mundo, pero la propia OMS publicó una nota de prensa en 2019, cuando se actualizó la lista, que informaba brevemente sobre el rechazo y algunos medios lo recogieron. Obviamente, si hay un pacto secreto para silenciar comunicaciones que pongan en duda la eficacia o la seguridad del metilfenidato no me lo van a contar a mí. Pero, quizá la noticia real es más anodina que algunas de las versiones un poco truculentas que han surgido recientemente y eso ha influido en la escasa difusión que ha tenido.

Tampoco parece correcto decir que las recetas de metilfenidato ya no están amparadas por la OMS. Por una parte, este se considera en la guía de esta organización para intervención en problemas de salud mental y (después de que se observe que no son eficaces otras medidas de tipo educativo), por otra parte, anteriormente no estaba en la lista de medicamentos esenciales.

Sobre si la OMS es una organización corrupta dirigida por funcionarios al servicio de la industria farmacéutica que durante cincuenta años ha estado drogando a millones de consumidores, carezco de de datos, pero mi primera impresión es que parece una de esas cosas que se dicen cuando uno está un poco exaltado.

2 comentarios sobre “El metilfenidato, no incluido la lista de medicamentos esenciales de la OMS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .