Curiosidades

El coste social del TDAH: unos 12 750 euros por persona al año (en Australia)

Emma Sciberras
Emma Sciberras. Foto enlazada de psychlopaedia.org

Emma Sciberras ya apareció en el blog al hablar sobre los problemas de sueño, un tema bastante distinto a este de los costes del TDAH. Esta profesora de la Universidad de Deakin, en Australia, nos vuelve a aparecer liderando un estudio con un carácter económico, que trata de estimar los costes que provocó el TDAH en Australia durante el año financiero 2018-2019.

Los 12 750 euros que aparecen en el título serían el resultado de dividir los costes totales, originalmente calculados en dólares, entre la cantidad de personas con TDAH. En esos costes se consideran:

  • Pérdida de años de vida saludable debidos al trastorno.
  • Pérdida de años de vida debidos a muerte prematura.
  • Costes sanitarios: atención médica, hospitalización, investigación, medicación.
  • Costes de productividad: absentismo, presentismo, reducción de la actividad laboral, reducción de la actividad laboral por cuidado de hijos con TDAH, pérdida de ingresos futuros.
  • Costes de asistencia social.
  • Ingresos fiscales no percibidos.
  • Programas públicos (educación y justicia).
  • Pérdidas asociadas a ingresos reducidos y servicios públicos.

Una de las cosas que más llama la atención de este estudio es que el gasto más reducido se produce en educación: 91 dólares por persona al año, mientras que el gasto en justicia es de 264$ y el gasto en sanidad de 394$. Aun así, los mayores costes son los laborales: absentismo, presentismo y reducción de la actividad laboral suponen un coste de más de 7000$ anuales por persona con TDAH y la pérdida de bienestar supone un coste anual de 6520$.

Parece que los datos invitan a la demagogia: el coste de los ajustes suplementarios para atender al alumnado con TDAH (planes individuales y grupos de apoyo) fue de 91$ anuales por alumno con TDAH, una cantidad ridícula en comparación con los miles de euros que no se ingresan por cuestiones laborales o por muerte prematura o pérdida de años de vida saludable, que suponen unos cuantos miles de dólares.

¿Cabe la posibilidad de que un incremento en la primera atención al TDAH en educación y sanidad supusiera una reducción de costes mayor que el gasto realizado? La pregunta no se puede responder con estos datos, pero nada nos impide hacérnosla.

Bibliografía·Curiosidades

Las mejores páginas educativas sobre TDAH 5 años después

Tengo la impresión de que el interés social por el TDAH ha disminuido bastante. Las dos razones para pensar en eso son el descenso progresivo en las visitas al blog y la dificultad para encontrar contenidos con los que hacer nuevas entradas. Está claro que son dos indicadores poco fiables. Tal vez tienen más que ver con mi falta de habilidad para redactar cosas interesantes o con haber tratado ya los temas posibles, reduciendo las posibilidades de ofrecer novedades.

Un aviso de Scoop.it diciendo que mi cuenta iba a caducar ha hecho que me entre la curiosidad por una recopilación que publicamos hace cinco años. Se trataba de las 10 mejores páginas sobre intervención educativa para alumnado con TDAH, que se publicó en el portal Eduforics y de su complemento: Webs sobre TDAH para profesores, que colgamos en Scoop.it y donde estaban todas las webs que habíamos valorado para seleccionar aquellas 10.

¿Siguen existiendo esas webs?, ¿se han renovado? He vuelto a visitar las 30 que mejor valoramos y esto es lo que he encontrado:

  1. Fundación CADAH: aún existe. Cuando la visito (justo al comenzar 2021), las últimas noticias que aparecen colgadas están fechadas en 2019, pero sí que hay entradas destinadas al profesorado fechadas en 2020.
  2. CREENA Equipo de conducta: aún existe y en la sección de Documentación tiene 8 entradas realizadas en 2020.
  3. TDAH y tú: también existe y su aspecto es más actualizado que el de las anteriores. Durante el año pasado publicó varias noticias.
  4. Mis TDAH favoritas: se mantiene y actualiza, con el mérito añadido de tratarse de un proyecto personal. Mi reconocimiento hacia todas las personas que con su esfuerzo y recursos siguen ofreciendo información y reflexiones. Hay varios casos más en esta lista.
  5. Recursos educativos para el alumnado con TDAH: sigue existiendo, sin haberse actualizado. En este caso hay que tener en cuenta que se concibió como una web estática, en la que se puso el contenido de un curso masivo online sobre TDAH, sin intención de hacer actualizaciones.
  6. Dra. Elena Díaz de Guereñu: la web ya no existe y lamento mucho enterarme que el motivo parece ser el fallecimiento de su autora. Tenía un contenido orientado a adultos con TDAH difícil de encontrar en otros sitios.
  7. Adaptación curricular TDAH: sigue existiendo. Curiosamente en 2019 tuvo dos entradas, tras haber estado inactiva desde 2014.
  8. Aula propuesta educativa: no está especializada en TDAH, sino que es un blog de educación, que sigue activo. En 2020 publicó una entrada sobre TDAH.
  9. FEAADAH: es la web de la la federación de asociaciones de TDAH. Cuando trato de acceder a ella se produce un error, pero es transitorio y al cabo de un par de días ya está accesible y con información actualizada.
  10. TDAH. Profesores particulares en Barcelona: sigue existiendo aunque apenas parece haberse actualizado. En la sección de “Últimos artículos” el tercero remite a 2014 (los dos anteriores no tienen fecha). No funciona la opción de presentar la información en castellano.
  11. APPDA: la Asocación Peruana de Déficit de Atención mantiene su web. En 2020 publicaron en ella su boletín número 32 e información sobre una encuesta acerca del aislamiento social en el TDAH.
  12. ADAHPO: esta asociación de Pontevedra mantienen su web con un aspecto actual. Sin embargo, las entradas recientes remiten a 2015.
  13. AMPACHICO: la web de la asociación de TDAH de Granada publicó varias entradas en 2020.
  14. Asociación STILL: la web ya no existe.
  15. Fundación ADANA: la parte de blog de esta web tuvo algunas actualizaciones en 2020.
  16. ACANPADAH: la web de esta asociación cántabra aún existe, pero sus últimas actualizaciones datan de 2019.
  17. Comunidad TDAH: este boletín se sigue publicando con bastante regularidad, una edición mensual excepto en agosto. Sin embargo, se ha convertido en una exposición de noticias pubilicadas en Redacción Médica. Ha perdido su estructura de secciones, entre ellas la sección “En el colegio”, destinada al profesorado.
  18. FUNDAICYL: al acceder a la web aparece una ventana emergente anunciando un curso que se celebró en febrero de 2020. Las noticias que aparecen en la web principal son de 2018.
  19. ANHIPA: la web se sigue actualizando con noticias sobre las actividades de esta asociación asturiana. En la mediateca, con noticias de tipo general, las más recientes son de 2017. Algo similar sucede en otras secciones (podcast, videos).
  20. AHIDA: la asociación vizcaína de TDAH también sigue actualizando su web con notas sobre sus actividades. Han incorporado una sección de Cartas publicadas durante el confinamiento.
  21. TDAH, TEA, altes capacitats a l’escola: este blog ha desaparecido. Cuando hicimos su valoración hace 5 años ya anotamos que llevaba tiempo sin actualizarse.
  22. ALENHI: la asociación leonesa ha modificado la dirección de su web. Veo en ella dos entradas recientes, relacionadas con la epidemia de Covid-19. Tras ellas las actualizaciones de noticias o blog se remontan a 2017.
  23. TDAH Catalunya: no encuentro información que me indique si se ha actualizado o no. La cantidad de contenido es muy escasa, lo que me hace pensar que sigue siendo la misma que vimos en 2016.
  24. Proyecto PANDAH: redirige automáticamente a TDAH y tú.
  25. Doctor Joaquín Atienza: en 2020 ha publicado varias entradas sobre temas variados, médicos, psicológicos, políticos, sociales o religiosos. Ninguna de las entradas es sobre TDAH, aunque sí que hay una sobre psicopatología de la atención.
  26. Asociación TDAH Málaga: su web ha sido rediseñada en 2020 y aparecen algunas entradas durante este año. En la sección de noticias se observa un salto entre 2017 y 2020.
  27. Asociación TDAH-GC: las entradas más recientes de la asociación de Gran Canaria datan de 2016.
  28. ADHI: la entrada más reciente de la web esta asociación navarra es de febrero de 2019.
  29. Déficit de atención/inatención: en 2011 y 2012 tuvo más de 200 entradas. En 2013 fueron 90 y la cantidad decrece progresivamente. Entre 2018 y 2020 solo ha tenido una entrada al año.
  30. Asociación Elisabeth d’Ornano para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad: las entradas más recientes que aparecen son cartas de su fundadora. No están fechadas, pero por los temas que tratan, yo diría que en 2020 publicó dos o tres. En la sección Editoriales, la más actual es de 2012, en la de Artículos, la entrada más reciente es de 2013 y en la de Actividades, de 2015.

El balance, por tanto es:

  • Desaparecidas: 4.
  • No han incluido nueva información en el año 2020: 7.
  • Actualización escasa o irregular: 8.

Nos quedarían, por tanto 11 webs que han tenido una actividad regular y mayor que realizar una o dos publicaciones anuales. No entro en el contenido de la información, que en algunos casos se limita a actividades de asociaciones, la celebración del día del TDAH o felicitaciones navideñas.

Esto no significa necesariamente que haya disminuido el interés por el TDAH: la comunicación se ha podido desplazar a las redes sociales, 2020 ha sido un año bastante anómalo o en este tiempo han podido surgir otras webs que estén ofreciendo información actualizada y abundante sobre el TDAH desde una perspectiva educativa.

Respecto a eso último, una pequeña exploración me lleva a algunas web que no habíamos considerado en 2016, como El neuropediatra, Red Cenit o Red TDAH.

Curiosidades·Entrenamiento cognitivo

Algunas tecnologías para el TDAH. Una revisión chapucera

Aviso desde el principio: a pesar del interés que me causó la revisión que voy a comentar, conforme la iba leyendo me iba decepcionando. En la edición de 2020 de la ICITL o International Conference on Innovative Technologies and Learning Emily Black y Marie Hattingh presentaron una comunicación en la que revisaban la literatura científica sobre tecnologías de asistencia a las personas con TDAH. Esta ponencia se ha publicado en el libro de actas del congreso y, aunque algunos de los recursos que menciona ya serán conocidos para los seguidores de este blog, aparecen otros que pueden resultar interesantes o curiosos.

Curiosamente, estas investigadoras no son especialistas en TDAH, sino que trabajan en el departamento de informática de la Universidad de Pretoria, en Sudáfrica. En su exposición agrupan las distintas tecnologías en tres clases: ponibles (así es como sugiere Fundéu que traduzcamos “wearables”), tecnologías móviles y aplicaciones y tecnologías basadas en el ordenador.

Tecnologías ponibles

Foto enlazada de watchminder.com

Black y Hattingh nos presentan dos desarrollos de este tipo:

  • Child Activity and Sensitivity Training Tool (CASTT): se trata de un sistema con sensores que se comunica con el teléfono móvil y con un dispositivo portátil de encefalograma. La descripción que hacen las autoras del funcionamiento de este dispositivo indica que hacía que el móvil vibrase cada 15 minutos en clase para recordar al alumno que debía estar concentrado. Tengo dudas de que esa sea la mejor forma de alcanzar el objetivo y seguramente, un sistema tan sofisticado tiene muchas más posibilidades (se puede programar un aviso cada 15 minutos sin necesidad de sensores o un dispositivo encefalográfico). Apenas he encontrado información sobre este sistema, que parece haber sido probado en 20 niños con TDAH.
  • WatchMinder: es un reloj digital en el que se pueden programar señales de vibración. En realidad, no se cita ninguna investigación sobre este producto sino la página web de la compañía que lo comercializa. Curioseando un poco he encontrado un estudio, pero en el que participaron alumnos con trastorno de espectro autista, no con TDAH.

Aplicaciones para dispositivos móviles

  • IPad: las autoras de esta revisión le dedican todo un párrafo sin concretar nada acerca de su uso para el TDAH. Para mayor confusión, la única referencia que aportan en ese párrafo no parece tener nada que ver con el ipad y trata sobre Tangiplan, un proyecto de crear objetos conectados a un dispositivo (quizá ahí entre el iPad) para ayudar en las rutinas de la mañana de los niños con TDAH.
  • ProceduralPal: según la descripción es una aplicación para recordar tareas diarias, dividirlas en partes y representarlas con dibujos. No he encontrado más información sobre esta aplicación y la referencia que se aporta es la misma de Tangiplan que he mencionado en el punto anterior.
  • TaskTracker: es otra aplicación para el seguimiento de tareas con alarmas, barras de progreso y mensajes motivacionales. Entre un par de referencias incorrectas, aparece una que sí que presenta el dispositivo. Existe algua aplicación con este nombre pero no parece que se ajuste a esa descripción. Tampoco parece que la autora de esa referencia haya publicado posteriormente nada relacionado con TaskTracker.
  • Training Attention and Learning Initiative (TALI): es un programa de entrenamiento cognitivo para el desarrollo de la atención.

Buscando información sobre CASTT, encontré que uno de sus autores había participado en el desarrollo de una aplicación llamada Mobero, para ayudar en las rutinas de levantarse y acostarse de los niños con TDAH. Como ocurre en algunas de las propuestas anteriores, no parece que esto se haya lanzado al público. Por otra parte, estoy seguro de que existen otras aplicaciones, por ejemplo para la creación y uso de flashcards y calendarios o planificadores que sí que están siendo utilizadas por niños y adolescentes con TDAH.

Programas informáticos para el ordenador personal

En realidad, hoy en día se ha difuminado bastante la diferencia entre programas de ordenador y aplicaciones para móviles y tabletas, ya que muchos programas se ejecutan a través de internet y pueden se utilizados en cualquier dispositivo con un navegador. Los programas de ordenador que mencionan Black y Hatting son:

  • Cogmed: un programa para el entrenamiento de la memoria de trabajo. Diría que es el programa de entrenamiento cognitivo más investigado.
  • Plan-it Commander: un videojuego para el entrenamiento cognitivo.

Para hacernos idea del nivel de esta revisión podemos compararla con una centrada en videojuegos para la detección y el tratamiento del TDAH que comenté hace unos meses. Dejando de lado los programas para la detección del TDAH, esa revisión mencionaba, además de Cogmed y Plan-it Commander, otras propuestas como: Activate, Braingame Brian, Cuibrain o Cogoland. En los últimos años han surgido muchas propuestas de programas informáticos para el desarrollo cognitivo y, aunque muchos de ellos han tenido un escaso recorrido, otros han sido viables comercialmente, como Lumosity o Cognifit.

Creo que lo advertí desde el principio. Esta revisión es bastante mala. Tengo la sospecha de que unos cuantos de los trabajos que se citan no cumplen los requisitos que las autoras establecían para seleccionar las referencias y también tengo la sospecha de que con la estrategia de búsqueda que describen les tuvieron que aparecer otros trabajos relevantes que han ignorado, pero no creo que sirva de mucho comprobar si estas sospechas son acertadas o no.

Curiosidades·Emociones·Funciones ejecutivas·Problemas de comportamiento·Salud

Problemas asociados al TDAH: una revisión de la investigación con gemelos

En mi trabajo como orientador educativo me resulta muy común escuchar a profesores o padres frases que empiezan de esta forma: “pero es que también…” Actualmente llamamos trastornos del neurodesarrollo a un grupo de problemas infantiles entre los que se encuentran el TDAH, dificultades de aprendizaje como la dislexia o la discalculia, discapacidades intelectuales, trastornos del espectro autista, tics, problemas de coordinación motriz o problemas de habla y lenguaje. Una de las características más llamativas de estos trastornos es la facilidad con la que se asocian unos a otros.

Un grupo de investigadores italianos ha publicado un artículo de revisión sobre lo que se sabe acerca de los problemas que se asocian al TDAH a partir de estudios realizados con gemelos y mellizos. Aunque pueda parece una selección caprichosa, los estudios con gemelos (que tienen un material genético idéntico y suelen criarse en condiciones muy similares) y mellizos (que también suelen criarse en condiciones muy similares pero solo comparten el 50% de su material genético) ayudan a conocer qué características son heredables y cuáles pueden ser debidas a la influencia del entorno. Los textos en inglés suelen resultarnos confusos en este aspecto porque utilizan la misma palabra (twins) para referirse a gemelos y mellizos y para diferenciarlos especifican si son monocigóticos (gemelos) o dicigóticos (mellizos).

La revisión es una larga descripción de los trabajos de investigación localizados. En lugar de resumirla, me baso en el cuadro de resumen que ofrecen los propios autores:

Rasgos individuales

  • El TDAH, el trastorno de conducta y el TDAH con trastorno de conducta se asocian con rasgos de personalidad desinhibida o impulsiva (low constraint) y con emotividad negativa.
  • Hay una correlación alta entre TDAH y trastorno límite de la personalidad en la que parece haber influencias genéticas y ambientales, casi a partes iguales.
  • El TDAH se asocia con un rasgo de búsqueda de la novedad. Existe una relación entre inatención y evitación del daño y los rasgos de persistencia se relacionan con la hiperactividad-impulsividad, y tienden a estar ausentes en la inatención.
  • Tanto el TDAH como los trastornos del espectro autista se asocian con puntuaciones bajas de autodirección y en cooperación.

Alteraciones cerebrales

  • Se han encontrado diferencias de volumen en el núcleo caudado, parte derecha del núcleo estriado y tálamo.
  • Se ha encontrado una menor activación en las regiones dorsolateral, parietal y temporal y en la red frontoparietal y una mayor activación en la corteza premotora y en regiones relacionadas con el procesamiento visual selectivo.

Dificultades cognitivas

  • La asociación de TDAH y problemas en la función ejecutiva podría deberse a una vulnerabilidad genética común.
  • Parece haber una relación entre inatención y tempo cognitivo lento.
  • La relación entre dislexia y TDAH, especialmente entre inatención y problemas en la codificación ortográfica se puede explicar por genes comunes con efectos pleiotrópicos (un gen es responsable de efectos distintos y no relacionados). Esta relación parece estar mediada por una velocidad de procesamiento baja.
  • El TDAH se asocia con dificultades de comprensión lectora y actitud ante la tarea escolar. Esta asociación podría tener una influencia genética.
  • La inatención podría tener asociaciones fenotípicas y genéticas con la habilidad matemàtica.

Problemas de comportamiento

  • La asociación entre TDAH y trastornos de conducta podría ser el resultado de influencias genéticas y ambientales no compartidas.
  • La asociación entre TDAH y comportamiento oposicionista y desafiante es mayor entre quienes comparten la misma clase y parece estar influida por el sexo del profesor.
  • Hay una asociación entre TDAH y uso y abuso de sustancias tóxicas que parece tener influencias genéticas y ambientales. Los síntomas de hiperactividad/impulsividad se relacionan con el inicio en el uso y con el abuso de sustancias tóxicas y, también, con la dependencia de la nicotina y el cannabis. En cambio, los síntomas de inatención se relacionan con la iniciación al alcohol y la dependencia de la nicotina.
  • Hay una asociación entre TDAH en la asolescencia y dependencia del alcohol en la edad adulta, que está relacionada con los trastornos de conducta.
  • Hay una relación entre síntomas de TDAH en adultos y atracones o bulimia. En las mujeres, esta relación podría deberse a factores genéticos.

Trastornos del espectro autista (TEA)

  • Hay una asociación entre TDAH y síntomas de TEA. Esta asociación se produce tanto entre hiperactividad y comportamientos repetitivos y restrictivos como entre inatención y comportamientos restrictivos y repetitivos y dificultades en sociales y de comunicación.
  • Los problemas y de comunicación y sociales en TEA y TDAH parecen tener un origen genético común, relacionado con los problemas pragmáticos del lenguaje.

Problemas emocionales

  • La asociación entre TDAH y depresión depende de influencias genéticas, ambientales compartidas y ambientales no compartidas.
  • El TDAH de forma combinada con síntomas muy intensos y los síntomas de hablar excesivamente se relacionan con el trastorno bipolar.
  • Los problemas de ansiedad se suelen asociar con la inatención, mientras que la hiperactividad/impulsividad parece relacionarse negativamente con ellos.
  • La ansiedad por separación y la ansiedad generalizada son más frecuentes en el TDAH combinado.

Asma

  • El asma se asocia con el TDAH y parece haber un componente genético común en ambos, aunque también hay influencias ambientales.

Maltrato infantil

  • El maltrato es un factor de riesgo del TDAH. Algunos datos indican una posible relación genética entre ambos problemas, pero son poco concordantes respecto a su influencia.

Finalmente, hay que tener en cuenta que varias de las relaciones de la lista anterior están respaldadas por una única investigación y que los autores de esta revisión decidieron no hacer una valoración de la calidad metodológica de los estudios. Además la población que se estudia tiene la peculiaridad de que el TDAH es más frecuente entre gemelos y mellizos, quizá con relación con el nacimiento más temprano o menor peso al nacer que se suele dar en esos casos.

 

Curiosidades·Detección y evaluación

Relación entre TDAH y desventaja socioeconómica

En 2014 publiqué una entrada comentando un artículo de Ginny Russell, Tamsin Ford, Susan Kelly y Rachel Rosenberg, sobre la relación entre bajo nivel socio-económico y TDAH. Según los datos de un seguimiento realizado  a 19519 niños ingleses nacidos entre 2000 y 2002, el TDAH estaba fuertemente asociado con indicadores de bajo nivel socio-económico como pobreza económica, uso de vivienda social, ingresos, monoparentalidad e índice de estatus socioeconómico (calculado a partir de la clase social de los padres y su nivel de educación).

Vuelvo al tema, porque en 2016 Abigail Russell, Tamsin Ford, Rebecca Williams y Ginni Russell publicaron una revisión sistemática sobre la asociación entre desventaja socieconómica y TDAH.

Abigail Russell. Foto de su perfil en ResearchGate

Las conclusiones de esta revisión no contradicen las del estudio anterior, pero ofrecen algunos datos complementarios interesantes.

  • De las 42 investigaciones analizadas, 35 muestran una asociación significativa entre desventaja socioeconómica y TDAH.
  • Los niños de familias con estatus socioeconómico bajo tienen, como media, una probabilidad entre 1,85 y 2,21 mayor de tener TDAH que sus compañeros de familias con estatus alto.
  • Esta relación se percibe con distintas formas de medir el nivel socioeconómico: nivel educativo de la madre, nivel educativo del padre, ingresos, monoparentalidad o indicadores compuestos. No se encuentra que ninguna de estas medidas se asocie de forma diferencial al TDAH.
  • La asociación entre condiciones socioeconómicas desfavorables y TDAH podría estar mediada por cuestiones que también se relacionan con el bajo nivel socioeconómico como problemas de salud mental de los padres o consumo de tabaco por parte de la madre durante el embarazo.

 

Curiosidades·Estudio

Efecto de la música sobre la comprensión lectora en el TDAH

“La música es el menos molesto de los ruidos” Esta frase se atribuye a Napoleón Bonaparte y nos recuerda que el ruido, la música, el habla o el canto de los pajarillos tienen algo en común: generan una onda sonora y son percibidos a través de nuestro sistema auditivo.

En 2016 recogí algunos datos sobre los efectos del ruido blanco en el TDAH. En el libro Estudiar y hacer la tarea propuse, sin ninguna fundamentación, la sustitución del ruido blanco, utilizado casi siempre en investigaciones de laboratorio, por música, algo más común y aceptable. No se trataría de cualquier música sino que tendría que tener características como resultar agradable a quien vaya a trabajar con ella, no tener una letra inteligible (podría estar cantada, pero en un idioma que el oyente no comprenda) y no resultar especialmente conocida.

Recientemente, cuatro investigadores israelíes han publicado una investigación sobre el efecto de la música en la comprensión lectora de preadolescentes con o sin TDAH.  Esta investigación se desarrolló en dos fases: un estudio piloto con 10 estudiantes con TDAH y 10 sin TDAH y un estudio con una muestra algo mayor, en el que participaron 25 alumnos con TDAH y otros 25 sin TDAH. Los participantes de la fase piloto eran de 6º de primaria y 1º de ESO. No se indica el curso de los de la segunda fase, pero parece que eran algo menores que los de la fase piloto, con una edad media de algo más de 10 años.

Los participantes realizaron actividades de lectura comprensiva en cuatro condiciones:

  1. Sin música.
  2. Con música tranquila sin letra.
  3. Con música tranquila con letra (la letra estaba en inglés y la lengua materna de los participantes era el hebreo).
  4. Con música rítmica con letra.

Además, se les medía la tasa cardíaca, como aproximación al estado de su sistema nervioso autónomo.

Resultados

En el estudio piloto, los participantes con TDAH tuvieron resultados de comprensión significativamente mejores en las condiciones con música que en la condición sin música. En el grupo de control sin TDAH no se apreciaron diferencias significativas. En la comparación entre grupos, el grupo sin TDAH obtuvo mejores resultados en la condición sin música, mientras que en las condiciones con música no hubo diferencias significativas entre grupo con TDAH y grupo de control.

En el segundo estudio, el grupo con TDAH volvió a rendir mejor en las condiciones con música. El rendimiento al realizar la prueba sin música fue significativamente inferior al de las dos condiciones con música tranquila (sin letra y con letra) y no se diferenció significativamente del de la condición con música rítmica.

En el grupo de control, en cambio, el rendimiento en la condición sin música fue significativamente mayor que el de las condiciones con música. Los participantes sin TDAH tenían mejor rendimiento que el grupo con TDAH en la condición sin música. En cambio las diferencias no eran significativas en las condiciones con música. No obstante, independientemente de que los resultados fueran significativos o no, casi todas las comparaciones, el grupo sin TDAH obtuvo mejores resultados que el grupo con TDAH, con la excepción de la lectura con música rítmica en el grupo piloto.

La presencia de música no produjo cambios significativos en la tasa cardíaca de los participantes del grupo de control. En el grupo con TDAH, la tasa cardíaca fue inferior en las condiciones con música, con una diferencia significativa entre la condición sin música y las condiciones con música tranquila; es decir, unas diferencias paralelas a las encontradas en las pruebas de comprensión lectora.

Conclusiones

No podemos considerar que esto fundamente mi ocurrencia de que el estudio en adolescentes con TDAH podría ser más provechoso si lo realizan con un fondo musical, ya que se trata de un dato aislado, obtenido con una muestra pequeña, no representativa y en una tarea concreta de comprensión de textos. Por lo menos no contradice lo que había pensado.

Quizá el resultado más interesante sea que el efecto de la música haya sido diferente en alumnado con y sin TDAH. Mientras que el grupo con TDAH mejoró su rendimiento en las condiciones con música, especialmente en las de música tranquila, en el grupo sin TDAH empeoró al realizar la tarea de comprensión con música.

 

Creencias sobre el TDAH·Curiosidades

TDAH y creatividad. Volviendo sobre el tema.

En 2016 publiqué una entrada con una pequeña recopilación de datos sobre TDAH y creatividad. En aquel momento, a pesar de que algunos autores o instituciones defendían la idea de que las personas con TDAH son especialmente originales o creativas, no había datos de peso que lo respaldasen. Además, algunos estudios apuntaban a una reducción de la creatividad asociada a los tratamientos con metilfenidato.

Vuelvo sobre este tema porque un grupo de investigación de los Países Bajos acaba de publicar una revisión sobre el tema, en la que se considera la relación entre creatividad y TDAH y el posible efecto de los tratamientos farmacológicos. El título de la revisión, en español, sería: Creatividad y TDAH: una revisión de estudios comportamientales, el efecto de los psicoestimulantes y bases neurológicas.

Foto de Nadettel en Wikimedia Commons.

Para esta publicación revisaron 31 estudios, pero no se realiza un meta-análisis, sino que se van exponiendo los resultados de los estudios, agrupados según distintas características. Entre ellas, si se valora la creatividad divergente (proponer múltiples respuestas a un problema abierto) o la creatividad convergente (un concepto que se define de distintas formas, como combinar información para llegar a una solución correcta o seleccionar la información relevante para resolver un problema).

Creatividad divergente en niños con diagnóstico de TDAH (9 estudios)

En general, en las comparaciones entre niños con y sin diagnóstico de TDAH, los resultados en creatividad divergente son similares o peores en el grupo con TDAH, con la excepción de dos estudios en los que las medidas de creatividad eran distintas a las habituales.

Creatividad divergente en adultos con diagnóstico de TDAH (5 estudios)

Los resultados son dispersos: algunos estudios muestran una mayor creatividad en los participantes con TDAH, especialmente en medidas de originalidad, mientras que otros no encuentran diferencias. Los autores de la revisión sugieren que esta discrepancia se podría deber a factores motivacionales.

Creatividad divergente en niños o adultos con puntuaciones altas en cuestionarios de TDAH completados por ellos mismos o por sus profesores (3 estudios)

No parece haber coincidencias entre estos estudios. En uno de ellos los niños con mayores puntuaciones en síntomas de hiperactividad/impulsividad obtuvieron mayores puntuaciones en fluidez, mientras que la flexibilidad se asociaba con puntuaciones bajas en inatención. En otro, las puntuaciones de hiperactividad/impulsividad en cuestionarios completados por los propios estudiantes se asociaron con medidas de pensamiento divergente, concretamente, con ideas más originales pero menos prácticas. Las puntuaciones de inatención no se relacionaron con medidas de creatividad. En el tercer estudio se realizó con adultos y no encontró ninguna correlación significativa.

Creatividad convergente en niños o adultos con diagnóstico de TDAH (5 estudios)

Los tres estudios infantiles de este grupo fueron realizados por el mismo equipo de investigación y en ninguno de ellos se encontraron diferencias entre participantes con y sin TDAH. En otro estudio infantil los participantes con TDAH rindieron peor al valorar la funcionalidad y utilidad de un invento. En el estudio con adultos el rendimiento en la tarea de creatividad fue menor en los participantes con TDAH.

Creatividad convergente en adultos con puntuaciones altas en cuestionarios de TDAH completados por ellos mismos (1 estudio)

En este estudio se encontró que las puntuaciones de TDAH, especialmente las de hiperactividad/impulsividad se relacionaban negativamente con una de las tareas de creatividad.

Uso de la creatividad en adultos con diagnóstico de TDAH (4 estudios)

Tres de los cuatro estudios localizados muestran una asociación entre TDAH y creatividad en la vida diaria. El cuarto estudio encuentra que hay menor proporción de personas con TDAH en trabajos como científico, artista plástico, fotógrafo, diseñador, actor, músico, coreógrafo o bailarín. No obstante, es algo arbitrario suponer que estos empleos sean más creativos que otros.

Uso de la creatividad en adultos con puntuaciones altas en cuestionarios de TDAH completados por ellos mismos (2 estudios)

En uno de los estudios la puntuación en síntomas de TDAH, especialmente la de hiperactividad/impulsividad se correlacionaba con la creatividad en la vida diaria. En el otro también se daba, pero desaparecía al controlar el rendimiento académico.

Efecto de los psicoestimulantes en la creatividad (12 estudios)

Tras revisar los estudios realizados en este campo, los autores concluyen que no hay evidencias de que los psicoestimulantes tengan un efecto negativo en la creatividad de las personas con TDAH, habiendo un único estudio en el que se encuentra ese efecto.

Curiosidades

El futuro de la intervención educativa para el TDAH. Recomendaciones de George duPaul y Steven Evans

Las intervenciones conductuales en aula, el entrenamiento conductual de padres, las intervenciones conductuales mediadas por compañeros o los programas de mejora de la organización han mostrado producir efectos positivos en el tratamiento del TDAH. Sin embargo no siempre hay correspondencia entre lo que ha mostrado ser útil en la investigación y las medidas que se implantan en los centros escolares.

Dos grandes expertos en TDAH: George duPaul y Steve Evans, nombrados bastantes veces en este blog, junto con Jennifer Mautone, Julie Sarno Owens y Thomas Power, han publicado una serie de propuestas para la investigación de las intervenciones educativas para el TDAH, buscando el paso de esa situación a una atención global, integrada y multisistémica del TDAH.

Estas recomendaciones las han publicado en un artículo del Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology, y son estas seis

1 Identificar y fortalecer los mecanismos de cambio

Un mecanismo de cambio es la variable que explica por qué funciona un tratamiento: esta relacionada causalmente con el TDAH y es modificable. Por ejemplo, en cuanto a las intervenciones conductuales, el mecanismo de cambio sería el condicionamiento operante. El TDAH no suele ser un problema de falta de habilidades, sino de ejecución; por eso el uso de estos sistemas es más eficaz que el de otras alternativas educativas ya que sirven para aumentar la cantidad de conductas adecuadas y disminuir las inadecuadas. Además, se ha identificado en el TDAH una especial sensibilidad a la recompensa, lo que sería clave a la hora de orientar las intervenciones conductuales.

2 Examinar el impacto del desarrollo infantil en el funcionamiento de las intervenciones y en sus resultados

Los mecanismos de cambio no son estáticos y puede que determinadas intervenciones solo sean útiles en ciertos momentos del desarrollo, o que su eficacia sea distinta en distintos grupos de edad. Por ejemplo, la eficacia de las intervenciones conductuales disminuye conforme se entra en la adolescencia, quizá porque es más fácil tener control sobre las consecuencias (refuerzos o castigos) que puede tener un niños pequeño por su comportamiento que sobre las que puede tener un adolescente, que actúa en más ámbitos y con menor supervisión.

Imagen enlazada de medium.com

3 Diseñar la investigación sobre la intervención teniendo en cuenta un modelo del curso de la vida

La intervención en TDAH ha estado muy enfocada a la reducción de sus síntomas a corto plazo. El modelo de curso de la vida, en cambio, da prioridad a ayudar a los niños con TDAH a mejorar sus habilidades y desarrollarse como adultos independientes, sanos y que alcanzan logros laborales, personales y sociales.

El modelo de curso de la vida incluye cuatro niveles de atención que son:

  1. Estrategias fundamentales para establecer una estructura adecuada en casa y la escuela, como la comunicación entre padres y profesores.
  2. Intervenciones psicosociales para mejorar las habilidades y solucionar dificultades en el funcionamiento académico, comportamental y social, por ejemplo, programas para la mejora de la organización.
  3. Tratamiento médico.
  4. Acomodaciones o adaptaciones del entorno para paliar las dificultades que ocasiona el TDAH, por ejemplo, las adaptaciones metodológicas escolares, como reducir la cantidad de actividades o proporcionar más tiempo para realizar pruebas de evaluación.

Además, esto niveles se presentan en mismo orden en que debería ser aplicados y combinados. Además, el modelo de curso de la vida tiene siete principios para los servicios de intervención:

  1. Comprender los factores contextuales y culturales.
  2. Promover el compromiso de las familias y los niños y adolescentes en el tratamiento.
  3. Adaptar las intervenciones al nivel de desarrollo de los atenidos.
  4. Diseñar intervenciones que den respuesta a necesidades individuales de los niños y sus familias.
  5. Facilitar alianzas dentro de cada sistema de atención y entre distintos sistemas.
  6. Ofrecer ayudas para la implantación a quienes proporcionan las intervenciones.
  7. Poner en marcha un seguimiento de los progresos para evaluar la respuesta a la intervención.

4 Investigar estrategias para garantizar el acceso a tratamientos basados en evidencias

La sugerencia que dan los autores del artículo para que se pueda conseguir esto es mediante el uso de la tecnología. Algunas de sus propuestas para esto son incluir recordatorios sobre las acciones adecuadas a tomar en los registros electrónicos de salud, facilitar la comunicación entre los distintos sistemas que atienden al alumnado con TDAH (servicios de salud, educación, familia, servicios sociales) y el uso de la tecnología para la formación del profesorado en intervenciones basadas en evidencias.

5 Cuidar la fidelidad en la aplicación de las intervenciones

Las intervenciones eficaces pueden ser poco útiles si no se aplican adecuadamente. Para promover un uso adecuado de las intervenciones, los autores proponen la identificación de personas clave, por ejemplo en los colegios, que puedan tener liderazgo e influencia sobre sus compañeros para impulsar la implantación adecuada de las intervenciones.

El asesoramiento directo en la puesta en marcha de estas intervenciones, los recordatorios o el aprendizaje basado en problemas podrían ser formas de favorecer ese uso correcto de las intervenciones. Otra forma de hacerlo sería la rendición de cuentas y la valoración de resultados, incluso que haya recursos económicos condicionados al logro de mejoras en los niños y adolescentes con TDAH.

6 Tener en cuenta el coste y la relación entre coste y efecto de las intervenciones

Este último punto no necesita mayores explicaciones. Es evidente que sería muy beneficioso contar con este tipo de información.

 

Curiosidades·Salud

También los dientes: TDAH y salud dental

A veces, al hablar de las consecuencias del TDAH resumo diciendo que las personas con TDAH tienen mayores probabilidades de que les suceda casi cualquier cosa mala que se nos ocurra. Puede parecer una afirmación exagerada, pero en el blog ya hemos visto que, como grupo, las personas con TDAH tienen mayor riesgo de sufrir accidentes o intoxicaciones, muerte prematura, de ser encarceladas, de abandono escolar, despido, comportamientos sexuales de riesgo y, si nos pusiéramos a buscar estoy casi seguro de que también tienen mayor riesgo de rupturas de pareja o de multas y sanciones.

Por si lo anterior fuera poco, podemos añadir otro riesgo a la lista: el de problemas dentales. Una revisión sistemática realizada en la Universidad de Hong-Kong nos advierte de que los menores de edad con TDAH tienen más piezas dentales dañadas por caries, mayor presencia de placa dental y mayor cantidad de daños dentales por traumatismo que los menores sin TDAH.

Foto de Certo Xornal. En Wikimedia Commons

Estas conclusiones se obtuvieron con el análisis de 27 investigaciones. Los resultados nos indican que:

  • Por cada participante sin TDAH con caries había 1,61 participantes con TDAH y caries. La probabilidad mayor de tener caries se encontró en los dientes de leche y en la dentición definitiva.
  • La extensión de la caries era mayor en los participantes con TDAH, con un tamaño del efecto de 0,31. Dos estudios indicaban una asociación entre la cantidad de caries y la existencia de problemas conductuales.
  • Por cada participante sin TDAH con daños dentales por trauma había 1,5 participante con daños por trauma.
  • La cantidad de placa detectada en los participantes con TDAH fue mayor, con un tamaño del efecto de 0,76.
  • No se encontraron diferencias significativas en problemas periodontales.
  • Dos estudios indicaban que la erosión dental era mayor en el TDAH.

Visto esto está claro que habría que hacer un especial hincapié en la creación de buenos hábitos de higiene dental en los niños con TDAH y, también, prevenir en la medida de los posible, los daños por golpes o caídas.

 

 

Adolescentes·Curiosidades·Problemas de comportamiento

TDAH y responsabilidad penal

Aunque suelo evitarlo, a veces me meto en temas  que están fuera de mi competencia, como la medicación. Esto suelo hacerlo cuando hay una relación con la educación o con el rendimiento escolar. En esta entrada entro en otro tema que no estoy capacitado para tratar: la responsabilidad penal en el TDAH. Sin embargo, creo que merece la pena sacarlo a la luz, ya que es un aspecto del TDAH muy poco tratado.

Alguna vez he visto, en el programa de jornadas organizadas por asociaciones de TDAH, que se incluía alguna sesión sobre este tema y al tratar de documentarme un poco más he encontrado que también hay algún libro y existen algunas publicaciones. Al final, me ha parecido interesante agruparlas y hacer un breve resumen de su contenido y que sirva como orientación o punto de partida para quien quiera profundizar más.

La responsabilidad penal

Tienen responsabilidad penal las personas a la que se les puede atribuir la culpabilidad de un delito o, dicho de otra forma, las personas con responsabilidad penal tienen el deber jurídico de responder de acciones ilícitas.

En España se distinguen cuatro tramos de edad con respecto a la responsabilidad penal: hasta los 14 años no se considera que exista esta responsabilidad. Entre los 14 y los 16 y entre los 16 y los 18 existe responsabilidad penal, pero las consecuencias de los delitos se establecen con criterios distintos a los que se emplean en mayores de edad. En cuarto lugar, los mayores de 18 años tienen una responsabilidad penal plena.

Existen algunos motivos de que pueden eximir de la responsabilidad penal, como la defensa. Tampoco tiene responsabilidad penal el que no comprenden que la infracción es ilícita, a causa de cualquier anomalía o alteración psíquica, por intoxicación plena, o por alteraciones en la percepción.

Foto de Concepción Amat Orta

Documentación sobre TDAH y responsabilidad penal

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Aspectos jurídico-penales, psicológicos y criminológicos

Se trata de un libro de Marta María Aguilar que dedica su último capítulo a la responsabilidad penal en personas diagnosticadas de TDAH. No me ha sido posible consultar el texto.

El tratamiento jurídico del TDAH en Inglaterra y Gales

Este artículo de Alberto Pintado, publicado en 2019, es el más reciente de los que he incluido aquí. El autor analiza 75 casos juzgados en la Court of Appeal (Criminal Division) a partir de 2000. En 41 de estos casos el acusado era mayor de edad, siendo las edades más representadas 18, 19 y 20 años, con 9, 7 y 6 casos, respectivamente. En los 25 casos analizados en los que participaron menores, estos tenía entre 10 y 17 años, siendo el grupo más numeroso (11 casos) el de 17 años. Los delitos más frecuentes fueron contra la propiedad (26) y de lesiones (23).

En 50 de los casos juzgados la pena estuvo entre 1 y 7 años. En el resto, las penas se extendieron hasta los 19 años, con dos casos de cadena perpetua.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad y su repercusión en la responsabilidad penal

Es otro libro, de Jaime M. Peris, publicado en 2017, y del que se pueden ver algunos extractos. El autor destaca el escaso conocimiento del TDAH en el ámbito jurídico, siendo pocas y dispares las resoluciones que valoran el hecho de que el acusado estuviera diagnosticado de TDAH.

Estudio empírico sobre responsabilidad penal y TDAH en Italia

Este artículo, de Alberto Pintado, analiza 15 sentencias sobre delitos cometidos o sufridos por personas con TDAH. El delito más repetido es el de maltrato familiar (5 casos), seguido por delitos contra la libertad sexual (4 casos) y asociación criminal (2 casos). En 8 de las sentencias se mencionan circunstancias que mencionan la responsabilidad penal, siendo más frecuentes los atenuantes (63%) que los agravantes (37%). Sin embargo, al no aclarar si las personas con TDAH fueron víctimas o cometieron los delitos que se juzgaban, este dato no parece especialmente útil. Solo en un caso se produce una reducción de la condena por una disminución en la capacidad de entender y comprender la acción cometida causada por una enfermedad concreta (no se especifica si con eso se refiere al TDAH).

Imputabilidad de adultos con TDAH: una revisión de la jurisprudencia española

Se trata de un texto muy breve, de Carlos López-Pinar y Enrique Carbonell, presentado como comunicación en el Congreso de psicología jurídica y forense de 2016. Los autores encontraron 74 sentencias relevantes, por considerarse el TDAH de alguno de los imputados. Una era de la Audiencia Nacional, 5 del Tribunal Supremo y las restantes de audiencias provinciales .Casi un tercio de los 74 delitos juzgados eran contra la integridad física o psíquica, en su mayor parte, delitos de lesiones. Casi una cuarta parte eran delitos contra la salud pública, principalmente tráfico de estupefacientes.

En la mitad, exactamente, de estas sentencias se atenúa la responsabilidad penal. En la mitad de estos casos, se considera como atenuante la alteración psíquica, según el artículo 21 del Código Penal.

En las otras 37 sentencias no se apreciaron atenuantes o eximentes, porque el tribunal sentenciador entendió que no quedó suficientemente probado que el trastorno presentaban los acusados afectaran a la capacidad volitiva o cognoscitiva en el momento de cometerse los hechos que se juzgaban. No hay diferencias estadísticamente significativas en cuanto a la aplicación de atenuantes a personas con TDAH o con TDAH y algún otro trastorno asociado.

¿Sería comprensible la inclusión del TDAH dentro de las denominadas “anomalías mentales permanentes” descritas por la doctrina penal tras el análisis de la cuestión de imputabilidad-inimputabilidad?

Artículo de Marta María Aguilar que describe cómo la exención o atenuación de la responsabilidad por un delito depende de tres elementos:

  1. La legislación, que en el caso del Código Penal da una indicación muy abierta (anomalía o alteración psíquica).
  2. La doctrina penal, que concreta ciertas anomalías mentales permanentes: psicosis, neurosis, oligofrenias y psicopatías y los trastornos mentales transitorios.
  3. La decisión adoptada en el tribunal que juzga el delito: la presencia de un diagnóstico no se deriva necesariamente en inimputabilidad, sino que se debe valorar si en ese caso concreto afectó a la capacidad para comprender que la acción era ilegal o a la capacidad de controlar la propia conducta.

Esta situación es problemática por la falta de correspondencia entre las anomalías mentales que se han considerado tradicionalmente en la doctrina penal y los sistemas actuales de clasificación. Tras un extenso y detallado análisis de las relaciones del TDAH con psicosis, neurosis, oligofrenias y psicopatías, la autora concluye que “precisamente el TDAH no destaca por su presencia en cuanto a la duda sobre la posible exigencia de responsabilidad criminal, ya que el único determinante que en mayor medida podría quedar vinculado con la rebaja penal sobre el juicio de culpabilidad lo sería la sintomatología externalizante, concretamente la impulsividad. Pese a ello, de ordinario su manifestación se aparta de la severidad exigible por los tribunales españoles para apreciar la inimputabilidad o semi-imputabilidad, llegando a dicha consideración, así como a la disminución de la pena (atenuante analógica), cuando se presenta de manera co-ocurrente con otras alteraciones o cuadros clínicos que, por su gravedad y afectación en diversas áreas de la vida del sujeto, con frecuencia sí son valorados a efectos de la cuestión de imputabilidad/inimputabilidad (como sería el caso de la psicosis) por las consecuencias cognitivo-volitivas que producen.”

Valoración del grado de imputabilidad de las personas con trastorno por déficit de atención e hiperactividad

Este es un artículo de David Lorenzo Morillas, publicado en 2018. El autor parte de dos cuestiones previas que son:

  1. El TDAH constituye uno de los grandes desconocidos para los profesionales del Derecho, tanto teóricos como prácticos, pese a que cada vez aparecen más casos y mejores resoluciones judiciales que abordan de una forma correcta su verdadera simbiosis. No obstante, aún sigue habiendo un gran desconocimiento al respecto.
  2. La mera presencia o diagnóstico del TDAH no conlleva una hipotética afectación a la esfera cognitiva y/o volitiva de la persona sino que, como cualquier trastorno, debe presentar una incidencia directa en el comportamiento criminal.

El tratamiento jurídico al TDAH ya sido dispar, sin que existan referencias o reflexiones de peso en la doctrina jurídica. El autor propone que el TDAH no produce una afectación cognitiva, por tanto las personas con TDAH no tienen especiales dificultades para comprender si sus acciones son legales o no. En cambio, si que plantea dudas acerca de la volición, es decir, las personas con TDAH podrían tener dificultades para controlar su propia conducta. Estas dificultades resultan más visibles en las personas en las que el TDAH se manifiesta con problema de impulsividad e hiperactividad. No obstante, la inatención también puede influir en la comisión de un delito.

No obstante, Morillas considera que las dificultades para controlar el propio comportamiento en el TDAH son leves, pudiendo ser moderadas en algunos casos por la presencia de otros trastornos. Aunque el tratamiento del TDAH en la jurisprudencia ha sido bastante diverso, el autor identifica que en 2018 se produce un cambio de tendencia, aumentando los casos en que se analizan las consecuencias del TDAH en la conducta criminal.