Adaptaciones y acomodaciones·Expresión escrita

¿Preguntas de tipo test, de respuesta corta o de recuerdo? Un pequeño estudio

La revista de educación Pulso acaba de publicar un artículo que recoge una pequeña investigación que realizamos en el Colegio Santa María la Real, en la que comparamos cómo algunos alumnos con TDAH respondían a preguntas de elección múltiple, de respuesta corta o en la que se les invitaba a recordar todo lo que supieran sobre textos que habían estudiado previamente.

El artículo se titula Rendimiento de alumnado con TDAH ante preguntas de recuerdo global, de respuesta corta o de elección múltiple, y los autores somos Juan Cruz Ripoll, Sara Lebrero y Mikel Yoldi.

En el estudio participaron seis alumnos con TDAH que tenían que estudiar un texto breve y posteriormente responder a tres tipos de preguntas:

  1. Recuerdo global: se les invitaba a escribir todo lo que recordasen sobre el texto.
  2. Respuesta corta: 18 preguntas concretas sobre información del texto y que se respondían con una o unas pocas palabras.
  3. Elección múltiple: las mismas preguntas que en las de respuesta corta pero con cuatro alternativas de respuesta.

Las preguntas cortas cubrían de forma extensa las ideas que aparecían en los textos. Se trabajó con seis textos que trataban temas distintos: los tuareg, la balalaika, el ave lira, la nutria, el baobab y la anémona. Pero los seis textos eran similares en número de oraciones, palabras y estructura.

Los alumnos trabajaron un texto por sesión y el orden en el que fueron presentados los textos y las preguntas fueron balanceados. La respuesta a la pregunta de recuerdo global se corrigió de dos formas: dando un punto por cada idea del texto recogida y dando un punto por cada idea de las que se consideraban en las preguntas de respuesta corta o elección múltiple recogida. También se corrigieron de dos formas las respuestas de elección múltiple: sin penalización por errores y con penalización por errores.

Resultados

En la imagen que se encuentra a continuación se comparan los resultados obtenidos por los alumnos en cada tipo de pregunta

Resultados

Podríamos ordenar los distintos tipos de prueba según la puntuación que obtienen los alumnos, de menor a mayor y obtenemos esta secuencia:

Recuerdo (preguntas) < preguntas cortas < elección múltiple con descuento < elección múltiple sin descuento

Otro resultado interesante es que los alumnos contestaron a más preguntas de elección múltiple (97%) que de respuesta corta (72%) con una proporción de respuestas correctas mayor en las preguntas de elección múltiple (75%) contestadas que en las de respuesta corta (52%). En la prueba de recuerdo, los alumnos solo redactaron el 30% de las ideas incluidas en las preguntas.

Como los alumnos realizaban tres pruebas (recuerdo, preguntas cortas y elección múltiple) que cambiaban de orden en cada texto, también comparamos el resultado obtenido en cada uno de los momentos (primera, segunda y tercera prueba), sin encontrar diferencias, de modo que podemos pensar que la fatiga no hizo que los alumnos rindieran mejor al principio que al final, quizá porque la evaluación era corta (no más de 20 minutos).

Por otra parte, es evidente que que el orden de las pruebas puede influir, especialmente en la prueba de recuerdo. No es lo mismo escribir lo que se recuerda del texto, que escribir lo que se recuerda después de contestar a una batería de preguntas sobre el texto. Curiosamente, no se encontraron diferencias significativas entre la puntuación en la prueba de recuerdo de las ideas del texto cuando se realizaba en primer, segundo o tercer lugar.

Comentario

Los resultados de este estudio deberían tomarse con mucha precaución: la muestra es muy pequeña y no es representativa y la situación que se planteó no es equivalente a la de un examen escolar: los textos a estudiar eran breves, la prueba se realizaba en la misma sesión, después de una tarea distractora, y la propia evaluación era más corta que lo que suele ser un examen.

Por otra parte, al no haber un grupo de alumnos sin TDAH, corremos el riesgo de considerar como algo propio de este trastorno cosas que quizá sean comunes entre los alumnos de esa edad. Desafortunadamente, no hemos encontrado estudios de este tipo realizados con alumnado de primaria para comparar.

Lo que sí que podemos afirmar es que, en el grupo evaluado, los alumnos obtenían mayor puntuación en el cuestionario de elección múltiple (incluso cuando se descontaba puntuación por respuestas erróneas) que en la batería de preguntas de respuesta corta. También obtenían mayor puntuación en las preguntas de respuesta corta que en la prueba de recuerdo.

Estos alumnos eran muy poco eficaces escribiendo lo que recordaban sobre el texto (30%) de las ideas, pero sí que eran capaces de responder a preguntas sobre ideas que no habían transcrito, especialmente si podían reconocer la respuesta.

 

Dificultades de aprendizaje·Escritura·Expresión escrita·Ortografía

Los problemas de escritura de los alumnos con TDAH

El pasado mes de mayo ya indiqué que las dificultades de escritura en el TDAH son un problema poco conocido. Pero eso no quiere decir que sea un problema infrecuente o leve. Al contrario, se acaba de publicar un meta-análisis que indica que los alumnos con TDAH, como grupo, tienen un rendimiento bajo en escritura, que sus dificultades afectan a distintas partes del proceso de escritura y que la diferencia con los compañeros sin TDAH es moderada.

El meta-análisis

El gran experto en escritura Steve Graham, Evan Fishman, Robert Reid y Michael Herbert localizaron 46 investigaciones en las que se comparaban aspectos de la escritura de alumnos de primaria, secundaria o bachillerato con TDAH con compañeros de la misma edad sin TDAH. Solo se seleccionaron estudios en los que la lengua de trabajo era el inglés.

En todos los aspectos de la escritura que se medían en esas investigaciones los alumnos con TDAH obtuvieron un rendimiento más bajo que sus compañeros sin TDAH. A continuación menciono cuáles son esas diferencias, medidas como tamaño del efecto. Hay que tener en cuenta que un tamaño del efecto entre 0,50 y 0,80 se considera mediano o moderado. Como referencia, John Hattie considera que la enseñanza que habitualmente dan los profesores en un curso escolar produce una mejora que estaría entre 0,20 y 0,40.

  • Valoración global: -0,78.
  • Extensión de los escritos: -0,64.
  • Presencia de elementos clave (personajes, escenario…): -0,69.
  • Vocabulario: -0,76.
  • Corrección de las oraciones: -0,71.
  • Caligrafía: -0,62.
  • Transcripción y ortografía: -0,80.
  • Legibilidad: -0,79.
  • Fluidez en la escritura: -0,60.

Los autores concluyen que para los alumnos con TDAH, como colectivo, la escritura es una actividad más difícil que para sus compañeros.

 

 

Dificultades de aprendizaje·Expresión escrita

Dificultades de escritura en el TDAH: un problema poco conocido

¿Cuál es el problema escolar más frecuente entre los alumnos con TDAH? ¿Las dificultades de lectura?, ¿los problemas de comportamiento?, ¿los errores en el cálculo?, ¿las faltas de ortografía? Por ejemplo, una investigación de Dickerson y Calhoun (2006) indica que el 63% de los niños con la forma combinada de TDAH podrían tener dificultades de aprendizaje de la expresión escrita, frente al 33% con dificultades de lectura o al 26% con dificultades de aprendizaje de las matemáticas.

Resulta que la expresión escrita es una actividad muy compleja que requiere organización, concentración y persistencia. Hay que seguir una serie de procesos (generar ideas, organizarlas, redactarlas y revisar la redacción) y, además, el acto mismo de redactar requiere estar pendiente, casi al mismo tiempo de:

  • La idea que estás transmitiendo y la forma (palabras, estructura) con la que la vas a redactar.
  • Lo que has escrito anteriormente (para mantener la concordacia).
  • El plan del texto (para no divagar), si es que has pensado un plan de lo que vas a escribir.
  • La transcripción de la palabra que se escribe, incluyendo su ortografía.
  • Hacer buena letra y cuidar la presentación (líneas, márgenes).

También hay actividades del proceso de expresión escrita, como hacer un borrador, escribir textos largos o reescribir el texto, que resultan muy poco atracticas para los alumnos con TDAH.

La existencia de estos problemas puede quedar oscurecida por distintos motivos. Uno podría ser que se trata de dificultades que también experimentan muchos alumnos sin TDAH y otro que resulta muy difícil hacer valoraciones de la expresión escrita que sean comparables entre sí.

La lección de escritura. Albert Anker, 1865

Una revisión

Varios autores de la Universidad de Oviedo han publicado una revisión titulada ADHD and writing learning disabilities: overlapping disorderas and educational implications. En esta revisión se localizaron 19 investigaciones sobre el tema aunque, en realidad, sólo dos se centraban exclusivamente en la escritura de los alumnos con TDAH, mientras que las demás trataban la escritura junto con otros problemas, como los de lectura o cálculo.

Sólo tres de las investigaciones trataban sobre intervenciones para mejorar la escritura de los alumnos con TDAH, dos desde la perspectiva de la auto-regulación y otra desde la auto-supervisión.

En general, los autores de la revisión encuentran que en la literatura científica sobre TDAH y escritura hay varios problemas:

  • Existe poca investigación sobre el tema.
  • En la investigación realizada pocas veces se considera la complejidad de la expresión escrita. Es habitual que la producción escrita de los alumnos se valore superficialmente (número de palabras escritas, número de errores…).
  • Las muestras empleadas en estas investigaciones suelen ser pequeñas y, los autores de la revisión, consideran en algunos casos es dudos que los alumnos realmente tengan TDAH, recomendando que, en lugar de las valoraciones del profesorado se empleen pruebas de rendimiento (personalmente, no considero que ninguna de esas dos formas de determinar qué alumnos tienen TDAH sea suficiente).
Dificultades de aprendizaje·Expresión escrita·Intervención sin evidencias·Ortografía

Escribir por reconocimiento de voz y también en inglés

La expresión escrita es una de las destrezas escolares en la que muchos alumnos con TDAH y con dificultades de aprendizaje tienen problemas. Redactar un texto es un trabajo muy complejo en el que intervienen gran cantidad de conocimientos, procesos y habilidades como tener ideas, organizarlas, escribir oraciones sintácticamente correctas, mantener la coherencia entre unas oraciones y otras, escribir las palabras con ortografía correcta, hacer buena letra, si se escribe a mano, utilizar recursos literarios para interesar al lector…

Es difícil redactar un buen texto al primer intento. Incluso los escritores profesionales deben revisar varias veces sus producciones para mejorarlas. Pero los niños y de forma especial los niños con TDAH pueden ser muy reticentes a realizar estas revisiones, especialmente si el texto se ha escrito a mano y hacer cambios importantes obliga a repetirlo.

Por eso, hay que tener claros los objetivos cuando se encargan tareas de redacción y toda ayuda para alcanzarlos será bienvenida. Sin duda, las herramientas tecnológicas pueden facilitar la escritura, haciendo que el alumno no tenga que estar pendiente de cuestiones de caligrafía (letra, tamaño, líneas rectas), ayudando con la ortografía y haciendo más sencillas las revisiones y correcciones.

La falta de habilidad para el manejo del teclado puede hacer que la escritura por ordenador sea poco eficiente y, en el caso de las dificultades de aprendizaje, incluso disponiendo de esta habilidad se cometerán muchos errores. Afortunadamente, bastantes de esos fallos serán detectados por el corrector ortográfico.

Otra alternativa, menos frecuente, pero que puede tener su interés es el uso de programas de reconocimiento de voz. Hace años, estos programas eran caros y requerían un largo proceso de entrenamiento para obtener buenos resultados con ellos. En la actualidad es bastante más sencillo utilizarlos. Presento algunas alternativas

Reconocimiento de voz en Google Drive

Este me parece muy interesante porque al funcionar online se puede utilizar con cualquier sistema operativo e incluso con teléfonos o tabletas. Eso sí, hay una restricción y es que sólo funcionará si se accede a Google Drive con el navegador Chrome.

Utilizarlo es tan sencillo como abrir un nuevo documento y, en el menú de “herramientas”, seleccionar “escritura por voz”, activar el icono con un micrófono que aparece en la izquierda de la pantalla y empezar a dictar. Los resultados mejorarán si se trabaja en un ambiente silencioso y si se utiliza un micrófono con buena calidad.

Para añadir signos de puntuación hay que decir “punto”, “coma”, “signo de exclamación”, “signo de interrogación”, “línea nueva” o “nuevo párrafo”. Otros signos de puntuación se deben introducir mediante el teclado.

El idioma se cambia seleccionando “idioma” en el menú “archivo”. Es importante saber que entre los idiomas admitidos están el español, español latino, catalán, euskera y gallego. También funciona con bastantes lenguas extranjeras como alemán, francés, inglés (dos formas: Reino Unido y EEUU).

Dejo aquí una entrada de Meritxell Viñas sobre cómo escribir por voz un texto con Google Docs. Demos al césar lo que es del césar: no soy ningún gurú tecnológico. La idea de esto me vino al leer esa entrada. Mi única aportación fue pensar en la utilidad que podría tener para personas con problemas de escritura.

Otras alternativas

Ahora comento otras posibilidades más restringidas. En este caso me fío de la información que encuentro en internet, porque no las he podido probar ya que no utilizo estos programas o sistemas.

  • Reconocimiento de voz de Windows: a partir de la versión 7, el sistema operativo Windows incorpora un sistema de reconocimiento de voz, aunque no está disponible en todas las distribuciones. Funciona en alemán,chino,  español, francés e inglés. Enlazo aquí la ayuda de Microsoft sobre el reconocimiento de voz en Windows 8 y 10.
  • Dictado: es el programa de reconocimiento de voz de OS X (ordenadores Mac). Este enlace permite ver cómo utilizar Dictado.
  • Dragon Dictation: se trata de una aplicación para IOS (iphone o ipad) que permite transcribir textos en varios idiomas.

 

 

Dificultades de aprendizaje·Expresión escrita·Intervención sin evidencias·Materiales

Tarjetas para ayudar a escribir

Las dificultades en la expresión escrita podrían ser uno de los problemas más frecuentes en el alumnado con TDAH y, también, uno de los menos tenidos en cuenta. Existe una estrategia de mejora que está problando ser eficaz para mejorar las composiciones escritas de este alumnado, que es el desarrollo de estrategias autorreguladas (DEAR).

El problema que tiene el DEAR es que se trata de un entrenamiento largo, con numerosas sesiones, y no todo el mundo tiene el tiempo, la formación o los materiales necesarios para aplicar un programa de este tipo. La idea que se me ocurrió cuando escribía Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, incluso con TDAH fue seleccionar algunas estrategias concretas de estos progrAmas que se pudieran emplear de forma aislada.

Una que me gusta mucho es la de las tarjetas con palabras: se trata de facilitar al alumno un repertorio de palabras para conectar ideas y que, además, esté organizado según el texto o la parte del texto que se esté escribiendo. Cuando preparaba el módulo de formación para entrenadores cognitivos de la asociación TDAH Sarasate mejoré la propuesta que hacía en el libro y me salió esta lista, que pongo aquí a disposición de quien la quiera utilizar.

Encuentros·Estudio·Expresión escrita

Formación para entrenadores cognitivos de TDAH Sarasate

La asociación TDAH Sarasate lanza una nueva edición de sus cursos de formación para entrenadores cognitivos. En este caso, se trata de 5 módulos de cuatro horas, que son:

  1. Adentrándonos en el TDAH (sábado 18 de octubre), por Jessica Zubillaga, psicóloga de la asociación.
  2. Me organizo, aprovecho el tiempo y ¡me como el mundo! (sábado 25 de octubre), por Mikel Yoldi, compañero de trabajo y de blog.
  3. Estrategias para ayudar a los adolescentes con el estudio y la tarea (sábado 8 de noviembre), por Juan Cruz Ripoll, yo mismo.
  4. Vínculo y relación afectiva como motor de motivación en el niño con TDAH (15 de noviembre), por Pilar Muro, pedagoga y psicomotricista.
  5. Técnicas de coaching educativo en el TDAH (22 de noviembre), por Amalia Sánchez, psicopedagoga.

Éste es el tríptico explicativo del curso y aquí se puede encontrar la hoja de inscripción. Es posible hacerlo completo o apuntarse sólo a alguno de los módulos. Cada uno de ellos cuesta 10 euros y se hacen los sábados, por la mañana (10:00 a 14:00), en el centro Civican de Pamplona.

En el módulo 3, que me ha correspondido, hablaré de algunas estrategias que pueden ayudar a alumnado de los últimos cursos de Primaria, ESO y Bachillerato con el estudio y las tares: revisaremos algunas estrategias para memorizar listados de información, veremos la utilidad y la forma de aprender a tomar apuntes, algunas formas sencillas de practicar el resumen, ayudar para la redacción de textos o composiciones escritas, algunas ayudas para organizar esos ratos de trabajo y (espero que haya tiempo para todo), finalizaremos con algunas indicaciones para profesores sobre cómo facilitar el trabajo del entrenador.

Dificultades de aprendizaje·Expresión escrita·Guías·Intervención con evidencias limitadas·Materiales

Mi nuevo libro “Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, incluso con TDAH”

Y por fin, con el nuevo curso, comienza a distribuirse por las librerías mi último libro “Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, incluso con TDAH“, publicado por la editorial CEPE. Si es bueno o malo lo tendrán que decir los lectores, yo cuento lo que he hecho:

  1. Una revisión sistemática de la investigación acerca de las estrategias, recursos, herramientas o actividades que se han utilizado para conseguir que los adolescentes con TDAH trabajen con más independencia, aprovechen el tiempo fuera del colegio, o sean más eficices en el estudio y el trabajo personal.
  2. La selección, adaptación y, a veces, creación de algunas herramientas para utilizar en la tarea y el estudio.
  3. La redacción de un texto agradable intentando que la información científica sea accesible a los destinatarios (padres y profesores) que no tienen por qué tener conocimientos sobre estadística o métodos de investigación.

Estudiar y hacer la tareaResumiendo lo que explico al principio del libro, los investigadores nos proponen cosas interesantísimas, pero suelen escribir para otros investigadores y se preocupan más por explicar cómo seleccionaron la muestra o cómo analizaron los resultados que de contar qué hicieron. Los padres y profesores no tenemos costumbre de leer trabajos de investigación (no es extraño, visto lo anterior), El caso es que en los últimos años más de 315 adolescentes con TDAH han participado en investigaciones sobre estrategias para mejorar sus habilidades para estudiar o realizar tareas escolares, y ese conocimiento no se está aprovechando.

¿Qué hago yo entonces? Pues con todas mis limitaciones, averiguo qué han hecho esos investigadores con esos alumnos, averiguo todo lo que pueda sobre cómo lo han hecho y, en los casos en los que no encuentro información suficiente, cuento cómo lo haría yo.

Creo que el principal logro es aportar nueva información. Quien esté acostumbrado a leer libros sobre técnicas de estudio o guías sobre TDAH habrá percibido con qué facilidad se repiten las ideas, hasta el punto de que hay algunas obras que parece que se han escrito copiando partes de las anteriores. Ya he dejado claro que yo también copio (además señalo de dónde he sacado cada idea que he tomado de otros con unas referencias entre paréntesis que ponen nerviosos a algunos lectores). Pero considero que se introducen algunas ideas nuevas a tener en cuenta, no porque sean nuevas, sino porque alguien se ha molestado en comprobar su eficacia.

Mientras lo escribía pensaba en un libro para alumnos con TDAH que pudiera servir a cualquier alumno con dificultades relacionadas con el estudio y la tarea. Curiosamente, el editor lo vio al revés: un libro de técnicas de estudio que podría ser útil para el alumnado con TDAH.

Expresión escrita·Materiales

Un programa para mejorar la expresión escrita

Bueno, esto no se hizo (sólo) con alumnos con TDAH. Se preparó para trabajar la expresión escrita con un grupo de refuerzo de alumnos con TDAH y dificultades de aprendizaje, pero se nos fue de las manos y se acabó haciendo con toda la clase, y también con la clase de al lado.

Se trata de un programa al que hemos llamado POR+ÁREA basado en desarrollo de estrategias autorreguladas para enseñar a los alumnos a redactar textos argumentativos, en los que dan una opinión, o se muestran partidarios de una postura y aportan razones para justificarlo.

La experiencia, con algunos de sus materiales, y sus resultados se ha publicado en la revista de educación Pulso, en la que se tiene acceso libre al contenido completo.

La verdad es que POR+ÁREA ha producido cierto interés. Mi compañero Javier lo presentó en el último congreso internacional de la asociación de jóvenes lingüistas, y fue invitado a participar en un seminario sobre innovación docente en el aula de Lengua Española en la Universidad de Navarra.

Expresión escrita

Dificultades con la expresión escrita en alumnos con TDAH

No creo que nadie se sorprenda si digo que, como grupo, los alumnos con TDAH redactan peor que los alumnos sin TDAH. No es sólo una cuestión de mala letra o de faltas de ortografía, sino que sus textos son más cortos, tienen más errores sintácticos, están menos estructurados y utilizan menos variedad de palabras.

Ana Miranda (fragmento de foto publicada en www.redaccionmedica.com)
Ana Miranda (fragmento de foto publicada en http://www.redaccionmedica.com)

En mayo, Ana Miranda, Manuel Soriano e Inmaculada Baixauli, de la Universidad de Valencia (los dos primeros) y Universidad Católica San Vicente Mártir (la tercera), publicaron un estudio sobre la expresión escrita de alumnos con TDAH en el que se tratan de superar algunos problemas de método que tenían los estudios que se habían publicado anteriormente (muestras pequeñas, evaluaciones parciales, o formas poco rigurosas de constatar que los alumnos participantes tenían TDAH). El artículo publicado se titula Written composition performance of students with attention-deficit/hyperactivity disorder.

A grandes rasgos, en este estudio se compararon las narraciones escritas de 50 alumnos con TDAH y 50 alumnos sin TDAH, similares en edad (entre 9 y 14 años) y cociente intelectual. Los alumnos con TDAH fueron diagnosticados por el servicio de neurología del Hospital la Fe de Valencia, aplicando los criterios del DSM-IV para el subtipo combinado (síntomas de inatención y de hiperactividad e impulsividad). Como dato curioso, el 48% de los alumnos con TDAH seguía un tratamiento con psicoestimulantes, que fue interrumpido 72 horas antes de hacer su redacción. A los 100 participantes se les pidió que escribieran una redacción sobre algún viaje que hubieran hecho, dándoles el tiempo necesario para realizarla. Después se les pedía que, igual que haría un profesor, corrigieran el texto que habían escrito con un boli rojo, e introdujeran los cambios que creyeran necesarios para mejorar el texto.

Resultados

Los textos se valoraban según 16 indicadores relacionados con la planificación del texto, su redacción y la revisión. y los análisis mostraron que los alumnos con TDAH obtenían peores resultados en:

  • Estructura del texto.
  • Secuencia temporal correcta.
  • Disgresiones (información sin relación con el tema del escrito).
  • Uso de palabras y expresiones para conectar ideas.
  • Extensión (número de palabras y de oraciones).
  • Complejidad sintáctica.
  • Errores formales.
  • Errores de contenido corregidos tras la revisión.

No se encontraron diferencias significativas entre alumnos con y sin TDAH en los siguientes indicadores:

  • Referencias ambiguas o incorrectas.
  • Longitud media de las oraciones.
  • Diversidad léxica (variedad de vocabulario empleado. Se puede observar que este resultado contradice lo que escribí en el primer párrafo).
  • Revisiones formales.
  • Revisiones de contenido.
  • Errores formales corregidos tras la revisión.

Más allá de este estudio

Según estos datos se puede afirmar que los alumnos con TDAH escriben peor que los alumnos sin TDAH, algo que, como decía al principio de la entrada, no creo que suponga una gran sorpresa.  Ahora el asunto es: si va quedando claro que las cosas son así, habría que dar una serie de pasos.

El primer paso sería incluir la valoración de la expresión escrita en la evaluación del alumnado con TDAH, sobre todo tras concluir el primer ciclo de Primaria, cuando ya comienza a ser necesario escribir textos con más peso que una simple nota. No es algo fácil, porque a la hora de evaluar una redacción se tienen en cuenta muchos factores (en este estudio son 16, pero podrían haber incluido más), y no existe, por ahora una forma sencilla de hacerlo.

El segundo paso sería ofrecer programas de intervención para la mejora de la expresión escrita. Miranda, Soriano y Baixauli nos proponen los basados en el desarrollo de estrategias autorreguladas. A mí también me parece que habría que tenerlos en cuenta, y ya dediqué alguna entrada a este tipo de programas. Más adelante, espero poder ofrecer algunos materiales para su desarrollo.

Evidentemente, el tercer paso sería el seguimiento, porque está claro que no tiene sentido hacer un esfuerzo especial si con él no se obtienen resultados positivos. Nuevamente nos encontramos con el problema del primer paso: mientras no tengamos una forma precisa y eficiente de valorar la expresión escrita difícilmente podremos saber si un alumno está mejorando o no, salvo que el cambio sea espectacular.