Intervención con evidencias limitadas

Autosupervisión

La autosupervisión consiste en registrar de forma sistemática la actividad o el comportamiento propios con el objetivo de mejorarlos. Areej Alsalamah, de la universidad estatal de Washington publicó el año pasado una revisión sistemática sobre el uso de estrategias de autosupervisión en el TDAH.

En esta revisión localizó 9 estudios de caso único en los que habían participado 24 alumnos con TDAH o en riesgo de TDAH que cursaban educación primaria, secundaria o bachillerato.

La autosupervisión fue utilizada con diferentes propósitos:

  • Mejora del rendimiento: hubo un estudio en el que no se apreciaron esas mejoras y otros tres en los que se encontraron en escritura y biología.
  • Atención a las explicaciones y al trabajo: se encontraron mejoras en siete estudios. Dos de ellos indican que el uso de refuerzos como complemento de la autosupervisión aumenta su efecto.
  • Comportamiento disruptivo: un estudio no encontró mejoras en ese ámbito.

La mayor parte de los estudios emplearon listas de control (checklists) en las que el alumno realiza una señal cada vez que alcanza un objetivo, por ejemplo, por cada actividad realizada. En una investigación se emplearon tarjetas, en otra se empleó un dispositivo llamado MotivAider y otras dos utilizaron aplicaciones informáticas: I-Connect y ScoreIt.