Intervención con evidencias limitadas·Organización

Ideas para organización en Premier

Voy a hacer publicidad gratuita de una empresa de material escolar, School Specialty, más concretamente de una de sus divisiones, Premier, dedicada a la edición de material para mejorar la organización como agendas, calendarios, carpetas,…

No hago esta recomendación con la intención de que la gente compre a Premier. El material que venden está en inglés lo que le resta utilidad para nosotros, y tampoco me parece que se diferencie mucho de otros materiales similares.

La principal razón por la que escribo esta entrada es que Premier difunde, aprovecha y promueve la investigación sobre organización, gestión del tiempo y planificación para escolares. Este programa está desarrollado por Howard Abikoff, Richard Gallagher y Jennifer Rosenblatt. Desconozco cuál es exactamente su relación con Premier. Abikoff es el director del instituto para trastornos por déficit de atención, hiperactividad y de conducta, donde también trabajan Gallagher y Rosenblatt, y existe una alianza entre el instituto y Premier.

En la web de Premier merece la pena ir a la sección de education ressources y más concretamente a la de articles, donde hay varios escritos sobre organización escolar y sobre un programa para mejorar la organización, gestión del tiempo y planificación, nombrado por sus siglas en inglés OTMP.

Resumen de OTMP (de Premier.us)

Cómo no ayudar a tu hijo a ser organizado

Para quien no tenga ganas o tiempo de curiosear recomiendo el artículo How not to help kids to get organized, que describe cinco errores frecuentes de los padres a la hora de enseñar a sus hijos a ser organizados. Lo resumo; los cinco errores son:

  1. No involucrarse:  si las cosas van bien se pueden dejar como están, pero algunos niños necesitan que alguien les enseñe habilidades de organización.
  2. Atribuir la desorganización a la vagancia: las habilidades de organización se aprenden. Algunos niños las adquieren por mera observación pero otros necesitan una ayuda extra.
  3. Centrarse en lo negativo: echar la bronca por no encontrar las cosas o decir que si no cambias vas a ser un desastre no suelen ser medidas eficaces. Si lo fueran solucionarían la mayoría de los problemas de organización.
  4. Tratar de cambiar todo a la vez: aprender a ser organizado requiere la práctica de muchas habilidades.
  5. Esperar a que mejoren las notas para elogiar o premiar a tu hijo: si no se felicita al niño por cualquier mejora, aunque sea pequeña difícilmente podrá mantener el esfuerzo que supone aprender nuevas habilidades de organización.

En otra entrada contaré más sobre el programa OTMP.

Intervención sin evidencias·Organización

TDAH y problemas con el tiempo

Los alumnos con TDAH tienen problemas para manejarse con el tiempo. Es algo que nos señalaba Mikel hace poco en su entrada herramientas de gestión del tiempo. Esto es algo que da lugar a todo tipo de preguntas, como:

  • ¿Se trata de una dificultad con intervalos muy breves (menos de un segundo), breves (segundos o minutos), largos (horas) o muy largos (días y semanas)?
  • ¿Es una dificultad para percibir el paso del tiempo, para medirlo o para tenerlo presente?
  • ¿Cómo evolucionan estos problemas?
  • ¿Se ha investigado algún tipo de intervención o estrategia para paliarlos o para solucionarlos?
Salvatore Vuono “Old Clock”. Gracias a freedigitalphotos.net

Aspectos de la gestión del tiempo evaluados por la investigación

Estimar el tiempo que se tarda en realizar una tarea compleja (Prevat, Proctor, Baker, Garrett y Yeland 2011)
La tarea consistía en agrupar cuatro tipos de publicaciones por fecha y orden alfabético. Jóvenes universitarios con TDAH pensaron que iban a tardar más tiempo que el que estimaron sus compañeros sin TDAH (tanto unos como otros tardaron en realizar la tarea menos de lo que habían pensado).

Estimar el tiempo que se ha tardado en realizar una tarea compleja (McGee, Brodeur, Symons, Andrade y Fahie 2004; Prevat et al. 2011)
En la investigación del párrafo anterior los alumnos con TDAH pensaron que habían tardado más de lo que realmente habían tardado, mientras que los alumnos sin TDAH pensaron que habían tardado menos. También se ha pedido a niños con TDAH que calculen cuanto han tardado realizar el test CPT (14 minutos), y han sobrestimado la duración de la prueba, y han dado respuestas mucho más variables que niños sin TDAH. Como media, el grupo con TDAH consideraba que la prueba había durado 10 minutos más de lo que realmente había durado.

Reproducir un intervalo de tiempo (Barkley, Edwards, Laneri, Fletcher y Metevia 2001; Bauermeister, Barkley, Martínez, Cumbar, Ramírez, Reina, Matos y Salas 2005; Mullins, Bellgrove, Gill y Robertson 2005; Rommelse, Oosterlan, Buitelaar, Faraone y Sergeant, 2007; Hwang, Gau, Hsu y Wu 2012)
En este tipo de estudios se pide a jóvenes y adolescentes que observen el tiempo que permanece una figura proyectada en una pantalla y, que después mantengan la figura en la pantalla presionando una tecla, que escuhen un sonido y lo reproduzcan con la misma duración, que mantengan una linterna encendida durante el mismo tiempo que la ha tenido un investigador, o que manejen un reloj imaginario. En todas estas investigaciones los niños, jóvenes y adolescentes con TDAH se han mostrado menos precisos que los grupos sin TDAH. Las diferencias aumentan notablemente cuando el tiempo de proyección es mayor. Son pequeñas en intervalos entre 2 y 10 segundos, y aumentan conforme los tiempos que se tienen que reproducir se hacen más largos. Hay una investigación en la que los alumnos con TDAH de tipo combinado han rendido peor en este tipo de tareas que los de tipo predominantemente inatento, y otra en la que no se han observado diferencias significativas entre ambos grupos.

Reproducir un intervalo de tiempo mientras se atiende a otra tarea (Hwang et al. 2012)
Se realizó la tarea anterior pidiendo a los alumnos que contaran cuántas cifras o cuántas cifras impares aparecían en la pantalla. En ese caso los jóvenes y adolescentes con TDAH fueron menos preciosos que sus compañeros al reproducir tanto los intervalos de 5 segundos como los de 12 y 17.

Juzgar cuándo ha transcurrido un intervalo de tiempo (McGee et al. 2004)
Se pidió a los niños que dijeran cuando habían pasado 3o segundos, y también se les pidió que lo hiciesen mientras realizaban una tarea de encajes. En ninguna de las dos tareas se apreciaron diferencias significativas entre niños con TDAH, niños con dislexia y niños de control con otros trastornos infantiles.

Estimar la duración de un suceso (Barkley et al. 2001; Bauermeister et al. 2005)
Un investigador encendía y apagaba una linterna o ponía en marcha y paraba un reloj imaginario, y los parcticipantes debían calcular cuánto tiempo había estado en funcionamiento. No se observaron diferencias entre niños o adolescentes con y sin TDAH en los intervalos evaluados (entre 2 y 60 segundos).

Comparar intervalos de tiempo (corto – largo) muy breves (Walg, Oepen, Prior, 2012)
Los niños y adolescentes con TDAH tendieron a sobrestimar la duración de intervalos entre 1,3 y 8,1 segundos. También obtuvieron peores resultados con intervalos menores que un segundo, pero parecen ser debidos a dificultades para adaptarse los cambios de criterio en la tarea que tenían que realizar.

Tarea piagetiana sobre la conservación del tiempo (Quartier, Zimmermann, Nashat 2010)
La puntuación de los niños y adolescentes con TDAH no fue significativamente diferente de la de sus compañeros sin TDAH en las tareas de conservación de intervalos temporales y reconstrucción de sucesos temporales, pero sí que hicieron peor la tarea de orden de sucesos.

Respuesta a un cuestionario sobre conceptos temporales (Quartier et al. 2010)
Los alumnos con TDAH mostraron mayor dificultad que sus compañeros para utilizar adecuadamente o definir conceptos temporales, especialmente en la orientación temporal.

Cuestionario a la familia sobre percepción y organización del tiempo (Quartier et al. 2010)
Se observó una gran diferencia entre los alumnos con y sin TDAH en áreas relacionadas con los síntomas del TDAH como aguantar los retrasos o pensar antes de actuar. No se observaron diferencias significativas en las referencias al pasado o al futuro que hacían los hijos en sus conversaciones habituales.

Sin un modelo general

No he encontrado ninguna publicación que trate de sintetizar los resultados de la investigación sobre la percepción y el control del tiempo en el TDAH estableciendo un modelo que integre los hallazgos de los distintos estudios. Si algo queda claro es la abrumadora presencia de resultados en los que los niños, adolescentes y jóvenes con TDAH muestran dificultades para la gestión del tiempo. No obstante, no parecen tener problemas en todas las facetas del manejo del tiempo. Por ejemplo, se puede ver en algunos de los estudios comentados cómo no muestran especiales dificultades para estimar la duración de sucesos, aunque sí lo muestran en habilidades más complejas como reproducir o predecir esa duración.

El estudio de Rommelse et al. (2007) proporciona un dato muy interesante. Los niños y adolescentes con TDAH son menos precisos que los niños y adolescentes sin TDAH al reproducir la duración de sucesos, pero, curiosamente, los hermanos sin TDAH de niños y adolescentes con TDAH son menos precisos en la reproducción que otros niños y adolescentes sin TDAH pero que no tengan hermanos con TDAH. Además, las habilidades de reproducción de intervalos temporales de los hermanos tendían ha ser similares. Los autores del estudio insisten varias veces en que esos datos no implican necesariamente que la percepción del tiempo sea hereditaria.

¿Y cómo mejorar?

Lo más socorrido cuando un alumno con TDAH tiene dificultades con el manejo del tiempo es utilizar ayudas externas como indicarle que ya es hora de empezar, avisarle del tiempo que tiene disponible, o utilizar con él agendas, horarios o calendarios, o enseñar técnicas para priorizar tareas. Haciendo este pequeño rastreo no he encontrado ninguna investigación en la que se realice alguna intervención para mejorar la gestión del tiempo en niños o adolescentes con TDAH. En alguna de las investigaciones que he resumido se sugería el uso de la fragmentación de los trabajos en partes pequeñas, algo que se ha mostrado útil, pero que parecía no tener mucha relación con la investigación que se había realizado (hay revistas científicas que tienen por norma incluir una sección de aplicación clínica o pedagógica de los resultados obtenidos, y, a veces es difícil buscar una).

El tipo de habilidades en las que las investigaciones que se han comentado indican que tienen problemas las personas con TDAH nos sugiere algunas posibles actividades de mejora aunque debe quedar claro que no tenemos ninguna evidencia de que estas actividades sean útiles:

  1. Entrenar la habilidad de estimación temporal para sucesos pasados y futuros: ¿cuánto te parece que has tardado en…?, ¿cuánto crees que tardarás en…?
  2. Familiarizarse con las medidas de tiempo: usar el reloj o el calendario para actividades en las que tenga interés, aprender la fecha de su cumpleaños (estos días estoy comprobando que hay bastantes niños de 6 años que no saben cuándo es su cumple), de las vacaciones, saber a qué hora se levantan, se acuestan, comen, mirar el menú de la semana si se quedan al comedor escolar, jugar a juegos en los que hay tiempo limitado para hacer las cosas, practicar deportes cronometrados.
  3. Reforzar los conceptos temporales en clase de matemáticas: lectura de la hora, cálculo del tiempo transcurrido entre dos momentos, equivalencias temporales (cuántos días tiene un año, cuántos minutos tienen una hora, etc.)
Organización

Herramientas de gestión del tiempo

 “¿Ya es la hora? ¡Si solo he podido hacer dos ejercicios! ¡No me ha dado tiempo!”

Estas expresiones, o muy parecidas, son escuchadas frecuentemente en un aula, sobre todo en época de exámenes.  Comprender la duración del tiempo como concepto abstracto  y saber gestionarlo (estimaciones o previsiones temporales) en la ejecución de actividades es una de las mayores dificultades con la que ha de enfrentarse una persona. Este problema de gestión o manejo del tiempo es muy frecuente en alumnado con TDAH.  La expresión con la que he iniciado esta entrada es familiar para el profesorado pero estoy seguro que muchas familias también estarán de acuerdo,  ¿os suena este diálogo?:

—¿Has terminado las tareas?

—No te preocupes, las haré luego.

—Hazlas ahora mismo. Dentro de una hora  iremos a visitar a los abuelos.

—Tranquila mamá, enseguida las termino.

Creo que  nos podemos imaginar el final de la historia: el tiempo se ha esfumado y las tareas sin hacer.  ¿Qué es lo que ha ocurrido? El niño “confía”  en todo momento  que tiene suficiente tiempo para terminar las cosas, hasta que llega el momento crucial en el que la cruda realidad le pone a uno en su sitio. Consecuencia: bronca para el niño, mal ambiente en casa  y  posterior “mal rollo” de los profesores por no hacer la tarea.

Esta situación es muy común en muchos hogares. Podemos añadir otras situaciones: no hacer un recado, incumplimiento de horarios de comida, el tiempo de la ducha, tiempo para vestirse…

¿Cómo pdemos evitarlo?

Existen diferentes opciones, entre ellas:

1º. Gestión del tiempo por parte del profesorado (o de la familia en casa) Estoy seguro que en la situación comentada  anteriormente el niño no se  olvidó de  visitar a los abuelos. El  control del tiempo lo llevaba la madre, sabía en todo momento cuando se iban a ir y cuanto tiempo quedaba, de ahí el aviso que le da al niño (“dentro de una hora…”) Lo mismo ocurriría en una situación de examen si el profesor estuviese constantemente supervisando la acción del alumno.  Sin embargo, esta opción lleva consigo una gran dificultad: ni el profesor puede en todo momento estar encima de un alumno en particular, ni los progenitores pueden estar toda la tarde encima del niño. A menor capacidad de control del tiempo por parte del alumno, mayor supervisión por parte del profesorado/progenitores para que realice las tares. Esto supone un mayor estrés en los supervisores, que la mayoría de las veces es transmitido a los niños.

2º. Gestión del tiempo por parte  del alumnado (o compartida) ayudado con herramientas de gestión del tiempo.     En esta opción la responsabilidad del alumno en el manejo del tiempo es mayor. A más autonomía menor supervisión y por tanto se mejora la autonomía del niño entrenando su capacidad de control del tiempo y el estrés de los supervisores disminuye. Tanto en esta opción como en la anterior el número actividades finalizadas es mayor (la calidad es otra historia) Para facilitar una mayor adquisición en la habilidad de controlar el tiempo podemos utilizar herramientas de gestión del tiempo.

Herramientas de gestión del tiempo utilizadas en mi aula

Herramientas de gestión del tiempo

a. Los relojes / temporizadores de cocina

Los temporizadores de cocina son una de las herramientas caseras más utilizadas (con los cronómetros o aplicaciones de cuenta atrás de relojes) como gestores de tiempo. Por su tamaño, están indicados para trabajo individual o en pequeño grupo. Se pueden adquirir en cualquier tienda dedicada al menaje del hogar.

  • Ventajas –> la mayoría de ellos pueden programar hasta una hora de trabajo marcando fracciones de tiempo de 1, 5, 10, 15… minutos. Hay una señal sonora que indica el final del tiempo. Permite programar  tiempos diferentes para cada actividad. El paso del tiempo  es visible y objetivo, ya que en todo momento se puede ver el tiempo real que falta por transcurrir. Por su tamaño es aconsejable para uso individual, parejas o grupos reducidos.
  • Desventajas –>   el engranaje suele hacer un  ruido parecido al de un reloj de cuerda, lo cual provoca a ciertos niños nerviosismo y ansiedad. El diseño de alguno de ellos no facilita la observación del paso del tiempo. Es recomendable los relojes de cocina con formato similar  a un reloj de aguja.

      

        Temporizador de cocina 1       Temporizador de cocina 2

b. Reloj de arena

El reloj de arena es un instrumento que nos permite medir un transcurso de tiempo determinado. En la actualidad podemos encontrarlos en juegos de mesa para medir turnos de respuesta. En la escuela se pueden utilizar para gestionar  actividades muy concretas (un ejercicio de comprensión, tiempo de espera en un “tiempo fuera”, tiempos de respuesta, tiempos de descanso…) y en casa nos pueden ayudar a marcar tiempos en hábitos como limpiarse los dientes, recoger el cuarto, tiempo para desayunar… Estos mecanismos son difíciles de encontrar ya que se usan como objetos de decoración.  Los que yo manejo en mi aula  los adquirí online en la tienda de Hoptoys.es

  • Ventajas –> en primer lugar su sencillez.  El discurrir del tiempo es muy claro.
  • Desventajas –>  La selección de tiempo está condicionada a la medida temporal asignada por defecto. El paso del tiempo no es objetivo, es la persona quien  estima si le queda “mucho” o “poco” tiempo según lo que ve. No hay una señal sonora que indique el final del tiempo. Las actividades se han de adaptar a la duración establecida en el reloj.

c. Time – Timer

El Time-Timer es un temporizador visual muy parecido a los “relojes de cocina”. A través de una banda roja programable se señala  la cantidad de tiempo que queremos seleccionar. Una vez puesto en marcha  la marca roja  del temporizador desaparece   poco a poco.

  • Ventajas –>  el paso del tiempo es muy visual y a su vez objetivo, ya que señala el tiempo exacto para finalizar. No hace ruido como los relojes de cocina por lo que evitamos distractores o ruidos estresantes. Se puede reprogramar fácilmente  si se acaba una actividad antes de tiempo. Señal sonora al final del tiempo. Existe de diferentes tamaños, por lo que podemos utilizarlo tanto individualmente, en grupo o con toda la clase. A su vez, se pueden comprar unas pegatinas que ayuden a marcar las tareas. Existe una versión-aplicación para usar en ordenadores, móviles y tabletas digitales. También existe un modelo de  pulsera.
  • Desventajas–> no conozco una tienda en el Estado que venda este producto pero se puede adquirir en la misma tienda online donde se ofertan  los relojes de arena  Hoptoys , o en la tienda online Robotoys (distribuidora principal para Europa)

Vídeo explicativo del Timer-Timer (en inglés)

Animación explicativa del Time-Timer  (en inglés)

d. Bling Clock Timer

Bling Clock Timer es una aplicación informática que nos muestra en pantalla  un simple reloj que señala  la hora y realiza cuenta atrás determinadas.  Lo más interesante son las diferentes configuraciones que podemos utilizar, entre ellas,  programar  fracciones de tiempo en  horas, minutos y segundos. Pero aún es más interesante  las diferentes configuraciones visuales que se pueden  adoptar: aumento de tamaño del reloj sin perder definición, formato pantalla completa o minimizar y sobre todo, progreso del tiempo en forma  numérica y gráfica (barras, sectores…)

  • Ventajas –>   aplicación  muy visual ya que para expresar el discurrir del tiempo combina la forma numérica con la gráfica. No hace ruido, excepto un pitido de alarma cuando llega al final. Se puede minimizar o usar en formato de pantalla completa. Se puede proyectar en una pizarra digital y usarlo para toda la clase. Facilidad de programación.
  • Desventajas–>  la primera de todas es que se necesita un ordenador. Para actividades en papel puede ser un engorro, ya que necesitamos un ordenador portátil que nos acompañe en la actividad. Es un producto de pago, aunque existen páginas tipo Softonic donde se puede descargar gratuitamente. Para uso individual se necesita un ordenador personal.

Vídeo explicativo del Bling Clock Timer (en inglés)

Complementos y otras  aplicaciones

Como hemos visto, estas herramientas las podemos utilizar como una ayuda en la organización temporal de las actividades. Esta ayuda se puede complementar con el uso de  otros recursos  como horarios, imágenes de actividad y fichas de control de tiempo.

A su vez, estas herramientas de gestión pueden ser utilizadas en otras actividades:

  • En un programa de motivación nos ayudan a  seleccionar un tiempo  para el cumplimiento de un objetivo de trabajo.
  • Dentro de  un plan  para trabajar “momentos de espera” en situaciones de impulsividad  (entrega de exámenes, entrega de ejercicios, levantarse para ir al patio…)
  • En un plan de mejora de autonomía personal y adquisición de hábitos (tiempo de cepillado, tiempo para vestirse, tiempo para desayunar etc.)

Estas son las diferentes herramientas de control de tiempo que diariamente manejo en mi aula. Personalmente estoy muy contento con su uso, me ayudan a organizar mejor las sesiones, los tiempos de trabajo individual  y  son una herramienta importante en actividades de  motivación.