Intervención con evidencias limitadas·Problemas de comportamiento·Resultados escolares·Uncategorized

Intervenciones educativas para menores de 6 años con TDAH

En menores de 6 años con TDAH se recomienda que la intervención inicial sea educativa (a veces se le llama psicológica o psicosocial) al menos eso indica Guía de Práctica Clínica sobre el TDAH en Niños y Adolescentes.

El artículo que comento aquí se titula Análisis de factores moduladores de la intervención psicosocial en preescolares con trastorno por déficit de atención/hiperactividad. Acaba de ser publicado en Revista de Neurología, y sus autoras son Rebeca Siegenthaler, María Jesús Presentación, Carla Colomer y Ana Miranda, de las universidades Jaume I y de Valencia.

La publicación trata de analizar la eficacia de intervenciones psicosociales para niños de Educación Infantil. Estas intervenciones psicosociales las dividen en cognitivoconductuales y socioconstructuvistas.

Intervenciones cognitivo conductuales

Su objetivo es proporcionar a padres y profesores pautas de actuación, y a los niños estrategias y habilidades para regular su propia conducta. Entre estas intervenciones se sitúan los programas de intervención con los padres, entre los que destacan el Triple P Positive Parenting Programme, y el Incredible Years Parent Training Programme.

Imagen de http://www.demartina.com

Respecto a las intervenciones en el contexto escolar, las autoras señalan el escaso número de programas para trabajar con alumnado de Infantil, y cómo la investigación muestra su eficacia para reducir los problemas de conducta y los síntomas del TDAH, sin que quede clara su utilidad para mejorar el aprendizaje de los contenidos escolares.

Un tercer tipo de intervenciones es el que se hace con los propios niños. En este apartado, las autoras mencionan el entrenamiento en autoinstrucciones, y el programa Incredible Years Dinosaur Training.

Intervenciones socio-constructivistas

Las intervenciones socio-constructivistas se basan en los principios del aprendizaje social, según los que el desarrollo se produce por diferentes procesos mediados por la calidad de las interacciones del niño con los adultos dentro de la zona de desarrollo próximo (al menos, eso dice el artículo). Hay dos programas estructurados en esta línea que han obtenido resultados positivos sobre el comportamiento, los síntomas del TDAH y el rendimiento académico de niños en edad de Educación Infantil. Los dos programas son New Forest Parenting Package y Tools of the Mind Curriculum Programme.

Conclusiones del artículo

Las autoras llegan a las siguientes conclusiones:

  1. Las intervenciones con padres, solas o junto con programas en la escuela se han mostrado eficaces para reducir, a corto plazo, los síntomas del TDAH y los problemas académicos y socioemocionales en la etapa de Educación Infantil.
  2. Existe escasa investigación sobre los factores que afectan a los resultados de las intervenciones.
  3. El éxito de los programas de padres está modulado por su participación en el programa y la comunicación y colaboración entre padres, terapeuta y maestras.
  4. Los programas dirigidos a padres parecen ser más eficaces cuando son implementados por especialistas .

Comentario

Cuando comencé a escribir esta entrada había puesto un título parecido al del artículo, algo así como “factores que influyen en la eficacia del tratamiento educativo del TDAH en Educación Infantil”. Más adelante lo cambié ya que me pareció que el núcleo del texto no estaba en esos factores que influyen en el tratamiento, sino en la descripción de distintos programas de intervención y sus resultados. En realidad, en el artículo no se realizan análisis para determinar cuáles son esos factores moduladores.

¿Por qué me ha parecido interesante? Porque nombra programas de intervención que desconocía. Advierto de que parte de estos programas no está disponible para su uso en español, pero es conveniente saber que existen y que su eficacia ha sido investigada.

Por último, me ha sorprendido la promoción que se hace en el artículo del programa “Piensa en Voz Alta”. En el artículo se dice “entre las intervenciones cognitivoconductuales que se han centrado en ayudar a preescolares con TDAH habilidades que les ayuden a autorregularse destaca el programa ‘Piensa en voz alta’“. Además, el programa se recomienda en las conclusiones. ¿Qué me llama la atención? Que se citan dos investigaciones (en las que participan tres de las autoras) sobre una intervención en la que se emplea ese programa, junto con una intervención formativa para padres y otra para profesores. Los participantes de esta investigación eran niños de entres 7 y 10 años de edad, es decir, alumnos de Primaria, no de Educación Infantil.

El artículo está publicado en un suplemento de Revista de Neurología, que recoge ponencias realizadas en un curso internacional de actualización en neuropsicología y neuropediatría infantil. Me imagino que eso hace que los controles previos a la publicación sean menos rigurosos.

Intervención con evidencias sólidas·Problemas de comportamiento

Eficacia del entrenamiento de padres de niños de Infantil

En un ejercicio del MIEP sobre métodos basados en evidencias, un grupo de alumnas citó un informe de 366 páginas para apoyar una propuesta, y claro, para corregir el ejercicio no tuve más remedio que mirar el informe. Afortunadamente, una consulta al índice me ayudó a encontrar la información relevante para corregirlo, pero, lo cierte es que encontré otra cosa interesante: se trataba de un informe sobre la eficacia de los tratamientos para alumnos de educación infantil (kínder, en otros países) en riesgo (yo diría sospechosos) de padecer TDAH. Concretamente comparaba tratamientos psicosociales con tratamiento farmacológico.

Portada

La revisión está realizada por el centro de práctica basada en la evidencia de la Universidad McMaster de Canadá para la agencia para la investigación y la calidad en la salud del gobierno de Estados Unidos (AHRQ), y se titula Deficit de atención con hiperactividad: eficacia del tratamiento en alumnos de Infantil, eficacia a largo plazo en todas las edades, variabilidad en la prevalencia, el diagnóstico y el tratamiento. El documento enlazado está en inglés, y es un resumen, no el informe completo.

La nota de prensa que realizó la AHRQ cuando se publicó el informe dice sobre él:

El entrenamiento formal en estrategias parentales es un método con poco riesgo y eficaz para mejorar el comportamiento de los niños de Educación Infantil en riesgo de desarrollar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), mientras que hay menos evidencias que apoyen el uso de medicamentos en niños menores de 6 años.

Al hablar de “entrenamiento formal en estrategias parentales” se refieren a programas estructurados, que cuentan con un manual de protocolos, de modo que se pueden aplicar de forma similar con distintos grupos. Concretamente se están refiriendo a 4 programas que son:

  • Triple P (Positive Parenting for Preescholers Program ¿alguien más ve 4 palabras que empiezan por “P”?).
  • Incredible Years Parenting Program.
  • Parent Child Interaction Therapy.
  • New Forest Parenting Program.

Algo que tienen en común los cuatro programas es que tratan de construir una relación positiva entre los padres y el hijo haciéndo énfasis en las estrategias de disciplina basadas en recompensas más que en las basadas en castigos.

Más detalles

La revisión calificó como “de buena calidad” ocho estudios sobre el entrenamiento de padres y un de intervención con metilfenidato. El tamaño del efecto del entrenamiento de padres sobre los problemas de comportamiento era 0,68, y el del tratamiento médico 0,83. El nivel de evidencias que apoya al entrenamiento de padres fue calificado como mayor ya que el del uso de metilfenidato al existir un número de estudios claramente mayor y con resultados consistentes.

Los revisores advierte de que los estudios de entrenamiento de padres solo incluían los resultados de familias que habían realizado el entrenamiento completo, y de que eran estudios en que las personas que valoraban las mejoras sabían si la familia había participado en el grupo de entrenamiento o en el de control. Esos dos factores probablemente hacen que el efecto calculado sea mayor que el real.

Algunos estudios dan datos de seguimiento una vez concluido el entrenamiento, indicando que los efectos positivos se mantienen durante 8 meses o más. Además, los estudios realizados no muestran efectos adversos del entrenamiento de padres.