Entrenamiento de padres·Intervención con evidencias sólidas

Entrenamiento de padres. ¿Qué pasa si los padres tienen TDAH?

Uno de los mejores recursos educativos para la intervención en TDAH son los programas de entrenamiento de padres (y madres). En estos programas se enseñan a los padres TDAH habilidades de manejo de la conducta y de comunicación para interactuar con sus hijos con TDAH. Se trata de una forma de intervención con bastante respaldo científico especialmente cuando se dirige a familias de niños de corta edad.

En el blog, estos programas han sido un tema bastante tratado, como puede verse en las siguientes entradas.



La mayor parte de estos programas tienen unas sesiones de asesoramiento, en las que las familias, de forma individual o en grupo reciben formación sobre los componentes del programa. Entre sesión y sesión se espera que apliquen los recursos que se les han enseñado, o que realicen ciertas actividades que se les encargan.

Sabemos que el TDAH tiene una tasa de heredabilidad alta, de modo que no es extraño que bastantes de los padres que participan en estos programas tengan, ellos mismos, TDAH. Esto podría influir en distintos aspectos: la regularidad de su participación, la atención que presten en las sesiones formativas o la consistencia con que realicen las actividades propuestas entre sesiones.

Cuatro investigadoras del departamento de psiquiatría de la Universidad de Californa, liderados por Lauren Friedman, han publicado algunos datos sobre seguimiento de un entrenamiento de padres destinado a 148 alumnos de 7 a 11 años con TDAH. Su objetivo era valorar el impacto del TDAH en los padres en esa intervención de entrenamiento de padres.

Las investigadoras recogieron y analizaron datos sobre:

  • Realización de las actividades entre sesiones.
  • Participación en las sesiones.
  • Comprensión de las habilidades explicadas.
  • Actitud y compromiso con la intervención.
  • Asistencia a las sesiones.

Estos aspectos fueron valorados por las investigadoras y por los propios padres participantes. Además recogieron información sobre los síntomas de TDAH en los padres participantes, problemas de ansiedad y depresión y características sociodemográficas.

Foto de Needpix.com

Los síntomas de TDAH en los padres tuvieron una correlación significativa con:

  • La realización de las actividades entre sesiones, valorada tanto por los padres (-0,38) como por las investigadoras (-0,20).
  • La existencia de ansiedad o depresión en los padres (0,61).
  • Los síntomas de TDAH en los hijos (0,27).

La menor tendencia a aplicar en casa los contenidos aprendidos en las sesiones de orientación familiar se mantuvo incluso después de controlar estadísticamente el efecto de posibles problemas de ansiedad y depresión, condiciones socioeconómicas desfavorables o intensidad de los síntomas de TDAH en los hijos.

Como conclusión, tenemos un dato que nos indica que en este programa de entrenamiento de padres, los padres con mayores síntomas de TDAH no tuvieron un menor asistencia, participación, comprensión o interés por las habilidades parentales que se les explicaban, pero sí que las utilizaron menos que los padres sin síntomas de TDAH.

 

Entrenamiento de padres·Intervención con evidencias limitadas·Problemas de comportamiento

Programas de entrenamiento de padres adaptados al español

Al finalizar el curso 2017-2018 me tocó estar en varios tribunales de trabajos de fin de máster, encontrando algunas cosas realmente interesantes. Una de ellas fue el trabajo Revisión de programas de entrenamiento de padres para la mejora de la conducta infantil, basados en evidencia y adaptados al español.

El título es prometedor y me sorprendió que, siendo un tema por el que me había preocupado anteriormente, en el trabajo encontré menciones a programas que no conocía.

Priscila Oneto, la alumna autora de este trabajo, realiza una revisión sobre los programas para la mejora del comportamiento infantil que recibieron  la máxima calificación (buen respaldo de evidencia científica) de la  California Evidence-based Clearinghouse for Child Welfare. Pero lo que busca en esta revisión son programas adaptados al español. Estas adaptaciones pueden ser de distinta profundidad, uso de terapeutas bilingüés, traducción de los materiales o modificaciones en los materiales para ajustarlos a la cultura y valores de los destinatarios.

Estos programas, respaldados por la investigación y adaptados para su uso en hablantes de español son:

  • Generation PMTO: 1 estudio (Parra-Cardona et al. 2017).
  • Parent child interaction therapy: 5 estudios ((Borrego, et al., 2006; Matos et al., 2006; Matos, Bauermeister y Bernal, 2009; McCabe y Yeh, 2009; McCabe et al., 2012).
  • The incredible years: 3 estudios (Reid, Webster-Stratton y Beauchaine, 2001; Barrera et al., 2002; De Paul et al.,
    2015).
  • Triple P: 1 estudio (Mejía, Calam y Sanders, 2015b).

Los cuatro programas produjeron una disminución de la cantidad o intensidad de los problemas de conducta infantiles según la información proporcionada por sus padres en cuestionarios.

Referencias

Barrera, M., Biglan, A., Taylor, T., Gunn, B., Smolkowski, K., Black, C. & Fowler, R. C. (2002). Early elementary school intervention to reduce conduct problems: A randomized trial with Hispanic and non-Hispanic children. Prevention Science, 3(2), 83-94.

Borrego, J., Anhalt, K., Terao, S., Vargas, E. & Urquiza, A. (2006). Parent-child interaction therapy with a Spanish-speaking family. Cognitive and Behavioral Practice, 13(2), 121-133.

De Paul, J., Arruabarrena, I. & Indias, S. (2015). Implantación piloto de dos programas basados en la evidencia (SafeCare e Incredible Years) en los Servicios de Protección Infantil de Gipuzkoa (España). Psychosocial Intervention, 24(2), 105-120.

Matos, M., Bauermeister, J. & Bernal, G. (2009). Parent–child interaction therapy for Puerto Rican preschool children with ADHD and behavior problems: A pilot efficacy study. Family Process, 48, 232–252.

Matos, M., Torres, R., Santiago, R., Jurado, M. & Rodríguez, I. (2006). Adaptation of parent–child interaction therapy for Puerto Rican families: A preliminary study. Family Process, 45, 205–222.

McCabe, K. & Yeh, M. (2009). Parent–child interaction therapy for Mexican Americans: A randomized clinical trial. Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology, 38(5), 753-759.

McCabe, K., Yeh, M., Lau, A. & Argote, C. (2012). Parent-child interaction therapy for Mexican Americans: Results of a pilot randomized clinical trial at follow-up. Behavior Therapy, 43(3), 606-618.

Mejia, A., Calam, R. & Sanders, M. (2015b). A pilot randomized controlled trial of a brief parenting intervention in low-resource settings in Panama. Prevention Science, 16(5), 707-717.

Parra-Cardona, J., Bybee, D., Sullivan, C., Domenech-Rodríguez, M., Tams, L. & Bernal, G. (2017). Examining the impact of differential cultural adaptation with Latina/o immigrants exposed to adapted parent training interventions. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 85(1), 58.

Reid, M., Webster-Stratton, C. & Beauchaine, T. (2001). Parent training in Head Start: A comparison of program response among African American, Asian American, Caucasian, and Hispanic mothers. Prevention Science, 2(4), 209-227.

 

 

Entrenamiento de padres·Intervención con evidencias limitadas·Problemas de comportamiento

El programa para padres New Forest

Los programas de entrenamiento para padres parecen ser una buena opción de tratamiento en el caso de niños menores de 6 años con problemas de comportamiento o en los que hay sospechas de TDAH. En este grupo de edad, los programas para padres parecen una alternativa más eficaz que las intervenciones farmacológicas.

La Dra. Thompson

El problema está cuando uno se pone manos a la obra y quiere poner en marcha un programa para padres. ¿Qué hace, se lo inventa?, ¿lo compra en una librería?, ¿lo descarga de internet? Normalmente lo que pasa es que descubre que apenas tiene recursos que se puedan aplicar fácilmente porque, aunque hay varios programas publicados con sus manuales y sus materiales, o se ofrezca formación para aprender a aplicar algunos de estos programas, estamos hablando de materiales en inglés y de cursos que, normalmente se hacen en Estados Unidos.

Cathy Laver-Bradbury
La Dra. Laver-Bradbury

Moraleja, no suele quedar más remedio que traducir y adaptar programas (yo ya tuve que hacerlo hace años). Lo que sería una pena es que no se tuviesen referencias de programas eficaces que poder tomar como modelo. Por eso dedico esta entrada al programa New Forest, también conocido como NFPP (New Forest Parenting Program).

Me costó bastante averiguar quiénes son los autores del programa, pero tras un buen rato de búsqueda pude saber que detrás hay un equipo formado por dos enfermeras: Cathy Laver-Bradbury y Margaret Thompson además de Edmund Sonuga-Barke y David Daley, todos ellos vinculados a las universidades de Southampton y Bangor.

El programa New Forest

Se trata de un programa de ocho semanas de duración destinado a los padres de niños de entre tres y once años con síntomas de TDAH (los niños). La persona que aplica el programa, normalmente formada en psicología, acude semanalmente al domicilio de la familia para desarrollar el programa, en el que los padres aprenden distintas estrategias para manejar el comportamiento y los problemas de atención de su hijo. Las ocho sesiones se distribuyen de la siguiente forma:

Primera semana

Se expone qué es el TDAH y se introducen estrategias sencillas como el uso del contacto ocular y los elogios para influir en el comportamiento y la atención del niño.

Segunda semana

Se revisa el diario de la semana anterior, se habla acerca del comportamiento del niño y se enseña a los padres cómo desarrollar hábitos, comunicarse con mensajes claros, establecer límites y evitar los enfrentamientos.

Tercera semana (padres e hijo)

Cómo manejar las rabietas y el mal comportamiento a través del establecimiento de límites y estrategias de distracción.

Cuarta semana (padres e hijo)

Uso eficaz del tiempo fuera y del tiempo tranquilo.

Quinta semana

Valoración de la eficacia de las estrategias aprendidas hasta el momento

Sexta y séptima semanas (padres e hijo)

Se realizan observaciones de 15 minutos y se evalúa con los padres la calidad de la interacción.

Octava semana

Repaso de la información clave del programa y estrategias para gestionar problemas que todavía puedan ser difíciles.

El programa pretende conseguir mejoras en cuatro áreas:

  1. Mejorar el “estilo parental”, haciendo que los padres: conozcan el TDAH y sean constructivos, positivos y organizados.
  2. Ayudar a los padres a comunicarse, desarrollando su habilidad para escuchar y haciendo que sean firmes, claros y consistentes.
  3. Mejorar el manejo del mal comportamiento, haciendo que los padres aprendan los principios básicos de la conducta, el manejo de contingencias y estrategias preventivas.
  4. Mejorar el autocontrol mediante la interacicón y el juego, trabajando el juego conjunto, los turnos, el desarrollo de habilidades y la autorregulación del niño.

Efectividad

El departamento de educación del Reino Unido ha calificado al programa New Forest con tres estrellas (de cuatro posibles), considerando que es una práctica prometedora. Según las indicaciones que dan, un programa para padres debería tener, al menos, dos estrellas y la mayoría de los programas con éxito tienen tres o cuatro (¿alguien se imagina al ministerio de educación haciendo algo parecido?).

Se han publicado tres estudios que son los que respaldan la eficacia del programa. Se trata de: