Estudio·Guías

Guía para el alumnado con TDAH

Existen bastantes guías sobre TDAH para profesores y también las hay para padres, pero no es frecuente encontrar guías para el propio alumnado con TDAH.

La fundación Instituto Gallego del TDAH y Trastornos Asociados (INGADA) ha publicado una guía de este tipo, titulada Guía de apoyo al estudio. Sus autoras son Ana Espinosa, Carla Mata, Catarina Mojón y Raquel Rivera, con ilustraciones de Encarnación Díaz. Esta guía trata temas como la organización, ordenar la mochila, la agenda y técnicas de estudio.

Presentación de la guía. Foto de Fundación Ingada.

 

 

Adolescentes·Estudio

Hábitos y técnicas de estudio en adolescentes con TDAH

Comento una publicación de María Teresa Iglesias, Noelia Gutiérrez, Stephen Loew y Celestino Rodríguez. Esta publicación se titula Hábitos y técnicas de estudio en adolescentes con trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad.

Básicamente, describe un estudio en el que se evaluaron, con un cuestionario, los hábitos y técnicas de estudio de 26 alumnos de la ESO, 6 de ellos con TDAH. Los alumnos con TDAH realizaron un programa para mejorar las habilidades de estudio y se volvió a evaluar, solo a los alumnos con TDAH, con el cuestionario inicial.

El programa

Como se verá, los resultados fueron poco concluyentes, pero es interesante y puede ser muy útil conocer cómo fue el programa de refuerzo de las técnicas de estudio ya que no hay disponibles muchas propuestas de este tipo. Por otra parte, hace poco tiempo he estado intentando crear interés por este tipo de técnicas, que pueden ser útiles para la mejora del rendimiento escolar, y me ha alegrado ver un artículo en la misma línea.

El programa de técnicas de estudio tuvo cuatro sesiones de una hora y media de duración. Estuvo acompañado por un blog, titulado Aprende a aprender, en el que se describen los contenidos y las actividades de las sesiones. Las sesiones trataron estos temas:

  1. Conciciones ambientales, personales y físicas.
  2. La planificación del estudio.
  3. La utilización de materiales.
  4. La asimilación de contenidos.

Los resultados

Los resultados de los 6 alumnos con TDAH fueron menores que los de los alumnos sin TDAH en las escalas de condiciones ambientales, planificación del estudio y asimilación de contenidos del cuestionario de estudio. En la escala de empleo de materiales, los resultados fueron prácticamente iguales, ligeramente superiores en los alumnos con TDAH.

Tras la aplicación del programa los resultados de los alumnos con TDAH fueron mejores en todas las escalas menos en la de empleo de materiales. Las diferencias no fueron, en ningún caso, estadísticamente significativas.

Comentario

Este estudio tiene varios problemas: uno es que los autores lo consideran cuasi-experimental, cuando, en realidad, no se comparan los resultados del grupo que recibe la intervención con los del grupo de control. Hubiera sido interesante saber cómo cambiaban las puntuaciones en el cuestionario del grupo sin TDAH que no recibía la intervención. Otros problemas son la pequeña muestra de alumnos con TDAH, no saber si se utilizan análisis estadísticos paramétricos o no paramétricos. Pero, como suele suceder en este tipo de investigaciones, el mayor problema es que no sabemos si los cambios que se producen en las respuestas en el cuestionario sobre técnicas de estudio reflejan cambios reales en los hábitos y habilidades de estudio, simplemente, un mejor conocimiento sobre qué respuestas son adecuadas.

A mi juicio, la propuesta de intervención cae en un error clásico: enseñar técnicas o habilidades de estudio desvinculadas del material real que los alumnos deben estudiar. Por ejemplo John Hattie, en su libro Visible Learning ya señala cómo las investigaciones en las que se han empleado programas de técnicas de estudio desvincualadas del estudio real de los alumnos producen resultados más superficiales y efectos menores que los programas en los que las técnicas se aprenden a partir de los contenidos reales que los alumnos deben estudiar.

Sin embargo, hay contenidos que me han resultado especialmente interesantes. Me refiero a las actividades dinámicas que se emplean en las sesiones: trabajo por parejas, puzle, actividades de “juego de pistas” o “la telaraña” para exponer procedimientos complejos, globos con información clave dentro de ellos… Son recursos que pueden ser útiles para llamar la atención de los alumnos y fomentar su participación en las actividades.

 

 

Intervención con evidencias limitadas·Organización·Resultados escolares

Un intervención útil para universitarios con TDAH

Mindy Scheithauer

Próximamente se publicará en Journal of Attention Disorders un artículo de Mindy Scheithauer y Mary Kelley que describe un valora una intervención basada en el autorregistro y con la que se obtuvieron resultados positivos en alumnado con TDAH. El artículo está basado en la tesis doctoral de Scheithauer, titulada Academic Self-Monitoring in College Students. Se trata de un documento importante ya que valora una intervención educativa. Además lo hace con alumnado universitario con TDAH, que es una población en la que se ha hecho poca investigación. Y otra cosa que también es muy importante es que se trata de un estudio con grupo de control aleatorio, lo que aumenta su rigor.

Los participantes

En este estudio comenzaron 53 alumnos universitarios que habían recibido un diagnóstico previo de TDAH y que seguían un tratamiento médico por ese problema. De ellos, 12 fueron descartados por no acudir a alguna de las sesiones de trabajo, de modo que el grupo experimental tuvo 22 participantes y el de control 19.

La intervención

Todos los participantes recibieron una sesión de formación sobre técnicas de estudio en la que se les explicó:

  1. La técnica de estudio SQ4R, que consiste en echar un vistazo al texto que se va a estudiar, escribir algunas preguntas sobre el tema, leer el texto y responder a a las preguntas, recitar las resupuestas, reflexionar sobre las relaciones o conexiones entre las ideas del texto y repasar (anticipándome a la jugada ya expliqué esta técnica en el libro Estudiar y Hacer la Tarea)
  2. Estrategias generales de estudio: organización, estudio sin distracciones y auto-evaluación.

Además, a los participantes del grupo experimental se les explicó un procedimiento de autorregistro. El registro se hacía en una tabla excel compartida mediante dropbox. Todos los participantes registraban su asistencia a clase y el uso del tratamiento médico. Además para cada uno había items individualizados, preparados a partir de sus problemas concretos. Algunos ejemplos concretos que dan los autores son:

  • He dedicado 30 minutos a realizar tareas de Matemáticas o a estudiarlas.
  • He repasado los apuntes de las clases de hoy.
  • He introducido las nuevas fechas de exámenes y trabajos en el calendario de mi teléfono.
  • Me fui a la cama hacia las 11:30.

La respuesta a los items era de sí o no, y la propia tabla incluía un gráfico en el que los participantes podían ver sus progresos. Si no enviaban diariamente el registro se les recordaba por correo electrónico.

Resultados y comentario

Los participantes que recibieron la intervención de autorregistro obtuvieron mejoras significativas en los síntomas del TDAH (valorados por ellos mismos), en hábitos académicos adecuados, logro de metas personales y calificación media.

Una de las cuestiones interesantes de este estudio es si las mejoras se debieron al uso del sistema de autorregistro o a la interacción entre el autorregistro y el tratamiento farmacológico que seguían los alumnos, es decir, si esas mejoras se podrían atribuir a una mayor continuidad y consistencia en el uso de la medicación. Al parecer, los alumnos que utilizaron el autorregistro no mejoraron en el seguimiento del tratamiento médico, aunque los autores reconocen que la herramienta utilizada para evaluar ese seguimiento es poco fiable.

Encuentros·Estudio

Ayudando a estudiar: segunda parte del módulo de formación de entrenadores cognitivos

A poca distancia de aquí, se celebraba un congreso de innovación educativa con ponentes de prestigio internacional como Roger Johnson, David Johnson o Robert Schwartz. Aprendizaje cooperativo, inteligencias múltiples, TIC… A pesar de eso, un nutrido grupo prefirió acudir a este módulo de formación.

Dos semanas antes, Mikel había contado cómo organizarse, aprovechar el tiempo y comerse el mundo, y esta vez me tocó a mí hablar de estrategias para ayudar a los adolescentes con el estudio y la tarea.

Aprendizaje1

La mejor forma que se me ha ocurrido para resumir el contenido del módulo es poner una foto de cómo estaba la pizarra antes de empezar y cómo quedó al terminar.

El esquema representa las diferentes formas de aprendizaje, que dependerían de dos factores (depende de más cosas, pero es un modelo, y reduce la realidad). Estos factores serían:

  1. A la izquierda, en vertical: “LO QUE SÉ”. Puedo saber mucho o poco sobre el tema.
  2. Abajo, en horizontal: “LO QUE HAGO”. Puedo hacer poco o mucho, y eso que hago puede ser superficial o profundo.

Si se tienen en cuenta estos dos ejes, en el plano del aprendizaje se pueden distinguir cuatro regiones:

  1. Aprendizaje significativo: sé mucho sobre el tema, y hago mucho (y con profundidad) para aprender los nuevos contenidos.
  2. Aprendizaje encapsulado: sé poco sobre el tema, pero me esfuerzo en aprender los nuevos contenidos.
  3. Aprendizaje asimilado: sé mucho sobre el tema y apenas hago nada por integrar los nuevos conocimientos.
  4. Aprendizaje fragmentario: sé poco sobre el tema y no me esfuerzo por integrar nuevos conocimientos.

El aprendizaje significativo es duradero porque se integra en lo que ya conocemos. Creo que se ha cometido muchas veces el error de decir que el aprendizaje significativo consiste en relacionar lo que aprendemos con lo que ya sabemos. No es que esa afirmación sea incorrecta, pero es que habría que matizar un par de cosas. La primera es que, para que se pueda establecer esa relación, tenemos que saber cosas sobre el tema del que estamos aprendiendo. No vale cualquier conocimiento. Hay cosas que no se podrán entender si no se cuenta con unos conocimientos previos específicos. La segunda cosas que hay que tener en cuenta es que establecer esa relación no es una cuestión de decir “esto se relaciona así”, sino que hay que procesar la información, como dice el esquema: mucho y de forma profunda, es decir hay que hacer algo, hay que operar con esos conocimientos que se vana a aprender.

Aunque nunca hayamos oído hablar del aprendizaje encapsulado, seguro  que todos sabemos lo que es. Se trata, sencillamente, de aquellas cosas que aprendes y te olvidas de ellas al poco tiempo de entregar el examen. Es una memorización extensa y ordenada, pero que no pasa a formar parte de nuestro fondo de armario de conocimientos.

El aprendizaje asimilado también es fácil de entender. Se trata de que sigues sabiendo más o menos lo mismo que sabías antes y, además, es posible que nadie note que no has aprendido nada, porque ya sabes mucho sobre el tema. Sólo se notará algo si los nuevos conocimentos contradicen lo que ya sabes, porque, en ese caso, se te pasara desapercibida la discrepancia.

Por último el aprendizaje fragmentario es el recuerdo de algunas informaciones o detalles, de forma poco estructurada e incompleta.

Lo que hago

No es fácil cambiar lo que el alumno sabe. Sabe lo que ya ha aprendido, y trataremos de que aprenda nuevas cosas, pero ya hemos visto que eso rara vez va a ser instantáneo. Donde podemos intervenir es en qué hace el alumno. Hacer cosas no conduce necesariamente al aprendizaje significativo. Espero que esto haya quedado claro. Se producirá aprendizaje significativo si, previamente, el alumno sabe mucho sobre el tema. Si no, se producirá un aprendizaje encapsulado. El consuelo que tenemos es que el aprendizaje encapsulado es mejor que el aprendizaje fragmentario que se produciría si no hiciésemos nada.

A lo largo de cuatro horas expuse varias estrategias para favorecer el aprendizaje, empenzando por las más superficiales, y terminando con otras más complejas. Estas estrategias fueron las de tipo mnemotécnico (técnicas de acrónimo, alfabéticas, de loci, asociativas, de perchas y de números y letras), toma de notas o apuntes, análisis de características semánticas, estrategias para resumir y estrategias para favorecer la expresión.

Finalmente, la pizarra quedó así, reflejando el viaje que hace el alumno que aprende de forma fragmentaria hasta el aprendizaje significativo, que no creo que sea directo, sino que da un rodeo para cruzar toda la región del aprendizaje encapsulado.

Aprendizaje2

Dificultades de aprendizaje·Expresión escrita·Guías·Intervención con evidencias limitadas·Materiales

Mi nuevo libro “Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, incluso con TDAH”

Y por fin, con el nuevo curso, comienza a distribuirse por las librerías mi último libro “Estudiar y Hacer la Tarea. Alumnos de la ESO, incluso con TDAH“, publicado por la editorial CEPE. Si es bueno o malo lo tendrán que decir los lectores, yo cuento lo que he hecho:

  1. Una revisión sistemática de la investigación acerca de las estrategias, recursos, herramientas o actividades que se han utilizado para conseguir que los adolescentes con TDAH trabajen con más independencia, aprovechen el tiempo fuera del colegio, o sean más eficices en el estudio y el trabajo personal.
  2. La selección, adaptación y, a veces, creación de algunas herramientas para utilizar en la tarea y el estudio.
  3. La redacción de un texto agradable intentando que la información científica sea accesible a los destinatarios (padres y profesores) que no tienen por qué tener conocimientos sobre estadística o métodos de investigación.

Estudiar y hacer la tareaResumiendo lo que explico al principio del libro, los investigadores nos proponen cosas interesantísimas, pero suelen escribir para otros investigadores y se preocupan más por explicar cómo seleccionaron la muestra o cómo analizaron los resultados que de contar qué hicieron. Los padres y profesores no tenemos costumbre de leer trabajos de investigación (no es extraño, visto lo anterior), El caso es que en los últimos años más de 315 adolescentes con TDAH han participado en investigaciones sobre estrategias para mejorar sus habilidades para estudiar o realizar tareas escolares, y ese conocimiento no se está aprovechando.

¿Qué hago yo entonces? Pues con todas mis limitaciones, averiguo qué han hecho esos investigadores con esos alumnos, averiguo todo lo que pueda sobre cómo lo han hecho y, en los casos en los que no encuentro información suficiente, cuento cómo lo haría yo.

Creo que el principal logro es aportar nueva información. Quien esté acostumbrado a leer libros sobre técnicas de estudio o guías sobre TDAH habrá percibido con qué facilidad se repiten las ideas, hasta el punto de que hay algunas obras que parece que se han escrito copiando partes de las anteriores. Ya he dejado claro que yo también copio (además señalo de dónde he sacado cada idea que he tomado de otros con unas referencias entre paréntesis que ponen nerviosos a algunos lectores). Pero considero que se introducen algunas ideas nuevas a tener en cuenta, no porque sean nuevas, sino porque alguien se ha molestado en comprobar su eficacia.

Mientras lo escribía pensaba en un libro para alumnos con TDAH que pudiera servir a cualquier alumno con dificultades relacionadas con el estudio y la tarea. Curiosamente, el editor lo vio al revés: un libro de técnicas de estudio que podría ser útil para el alumnado con TDAH.

Guías·Intervención con evidencias limitadas·Materiales

Pruebas de imprenta

He acabado de corregir las primeras pruebas de imprenta de mi próximo libro sobre intervención en TDAH, que trata sobre cómo ayudar al alumno de ESO-Bachillerato con TDAH a estudiar y hacer la tarea: hacer un plan de trabajo, auto-motivación, qué hacer cuando no funciona la auto-motivación, organización, estrategias autorreguladas, procesamiento y comprensión, expresión escrita, y estudio orientado al resultado.

IMGP3297
Pruebas de imprenta

El contenido está basado en más de 40 investigaciones sobre métodos de intervención educativa para adolescentes con TDAH así que, como poco, está bastante fundamentado. Posiblemente estará disponible en septiembre.

 

Materiales

Flashcards para las tablas de multiplicar y los meses

La técnica de estudio de las flashcards la encontramos en el programa Challenging Horizons. Y hemos comenzado a utilizarla en el colegio. De momento, el uso principal que le estamos dando es preparar juegos de tarjetas con la que algunos alumnos pueden repasar conceptos como definiciones, partes de…, o procedimientos sencillos como ordenar alfabéticamente o clasificar.

Las preparamos de la siguiente forma:

  1. Revisamos la unidad que se va a estudiar para ver cuáles son los contenidos más importantes.
  2. Seleccionamos los contenidos que se puedan trabajar mediante flashcards (hay muchas cosas que es imposible aprender con tarjetillas que, en el fondo, solo sirven para memorizar contenidos).
  3. Preparamos las tarjetas y las entregamos, según el caso, a los alumnos o a sus profesores.

No creemos que tenga mucho interés poner aquí unas tarjetas que están vinculadas a un determinado libro de texto, pero también estamos utilizando otras que pueden tener un uso más general.

Flashcards con las tablas de multiplicar

Mikel ha preparado estas tarjetas para trabajar las tablas.

Flashcards con los meses

Yo he preparado estas otras tarjetas con la idea de que los meses se pueden aprender por encadenamiento: si a un alumno le dices cualquier mes y es capaz de decir cuál es el siguiente también será capaz de recitar los doce meses seguidos, ya que cuando dice uno es capaz de decir el siguiente y así sucesivamente.

Tenemos la fortuna de trabajar junto a Pamplona, así que muchos alumnos solo tienen que aprender agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre, por aquello de la cancioncilla de uno de enero, dos de febrero, tres de marzo…

Uso

Por si alguien no la ha leído, en el primer enlace de esta entrada se puede ver otra que explica qué son las flash-cards, y sugiere algunas formas de utilizarlas. El material que aparece aquí basta con imprimirlo a doble cara y recortarlo (hay alumnos que lo hacen muy bien). Hemos cuidado los tamaños y los márgenes para que las tarjetas coincidan por ambos lados de la hoja, pero puede ser que al pasarlo a scribd, bajarlo, o utilizar una impresora diferente no ajusten bien. En ese caso pedimos disculpas.

Igual después de leer esto, alquien piensa que es una tontería y que cualquiera puede hacer unas tarjetillas como estas, o bastante mejores, para las tablas de multiplicar, para los meses o para distinguir los sustantivos individuales de los sustantivos colectivos. No solo tiene razón sino que habremos conseguido el primer objetivo de esta entrada. Si además prepara sus propias tarjetas para dar más variedad al estudio ha bremos conseguido el segundo objetivo.