Skip to content

TDAH y problemas con el tiempo

noviembre 26, 2012

Los alumnos con TDAH tienen problemas para manejarse con el tiempo. Es algo que nos señalaba Mikel hace poco en su entrada herramientas de gestión del tiempo. Esto es algo que da lugar a todo tipo de preguntas, como:

  • ¿Se trata de una dificultad con intervalos muy breves (menos de un segundo), breves (segundos o minutos), largos (horas) o muy largos (días y semanas)?
  • ¿Es una dificultad para percibir el paso del tiempo, para medirlo o para tenerlo presente?
  • ¿Cómo evolucionan estos problemas?
  • ¿Se ha investigado algún tipo de intervención o estrategia para paliarlos o para solucionarlos?

Salvatore Vuono “Old Clock”. Gracias a freedigitalphotos.net

Aspectos de la gestión del tiempo evaluados por la investigación

Estimar el tiempo que se tarda en realizar una tarea compleja (Prevat, Proctor, Baker, Garrett y Yeland 2011)
La tarea consistía en agrupar cuatro tipos de publicaciones por fecha y orden alfabético. Jóvenes universitarios con TDAH pensaron que iban a tardar más tiempo que el que estimaron sus compañeros sin TDAH (tanto unos como otros tardaron en realizar la tarea menos de lo que habían pensado).

Estimar el tiempo que se ha tardado en realizar una tarea compleja (McGee, Brodeur, Symons, Andrade y Fahie 2004; Prevat et al. 2011)
En la investigación del párrafo anterior los alumnos con TDAH pensaron que habían tardado más de lo que realmente habían tardado, mientras que los alumnos sin TDAH pensaron que habían tardado menos. También se ha pedido a niños con TDAH que calculen cuanto han tardado realizar el test CPT (14 minutos), y han sobrestimado la duración de la prueba, y han dado respuestas mucho más variables que niños sin TDAH. Como media, el grupo con TDAH consideraba que la prueba había durado 10 minutos más de lo que realmente había durado.

Reproducir un intervalo de tiempo (Barkley, Edwards, Laneri, Fletcher y Metevia 2001; Bauermeister, Barkley, Martínez, Cumbar, Ramírez, Reina, Matos y Salas 2005; Mullins, Bellgrove, Gill y Robertson 2005; Rommelse, Oosterlan, Buitelaar, Faraone y Sergeant, 2007; Hwang, Gau, Hsu y Wu 2012)
En este tipo de estudios se pide a jóvenes y adolescentes que observen el tiempo que permanece una figura proyectada en una pantalla y, que después mantengan la figura en la pantalla presionando una tecla, que escuhen un sonido y lo reproduzcan con la misma duración, que mantengan una linterna encendida durante el mismo tiempo que la ha tenido un investigador, o que manejen un reloj imaginario. En todas estas investigaciones los niños, jóvenes y adolescentes con TDAH se han mostrado menos precisos que los grupos sin TDAH. Las diferencias aumentan notablemente cuando el tiempo de proyección es mayor. Son pequeñas en intervalos entre 2 y 10 segundos, y aumentan conforme los tiempos que se tienen que reproducir se hacen más largos. Hay una investigación en la que los alumnos con TDAH de tipo combinado han rendido peor en este tipo de tareas que los de tipo predominantemente inatento, y otra en la que no se han observado diferencias significativas entre ambos grupos.

Reproducir un intervalo de tiempo mientras se atiende a otra tarea (Hwang et al. 2012)
Se realizó la tarea anterior pidiendo a los alumnos que contaran cuántas cifras o cuántas cifras impares aparecían en la pantalla. En ese caso los jóvenes y adolescentes con TDAH fueron menos preciosos que sus compañeros al reproducir tanto los intervalos de 5 segundos como los de 12 y 17.

Juzgar cuándo ha transcurrido un intervalo de tiempo (McGee et al. 2004)
Se pidió a los niños que dijeran cuando habían pasado 3o segundos, y también se les pidió que lo hiciesen mientras realizaban una tarea de encajes. En ninguna de las dos tareas se apreciaron diferencias significativas entre niños con TDAH, niños con dislexia y niños de control con otros trastornos infantiles.

Estimar la duración de un suceso (Barkley et al. 2001; Bauermeister et al. 2005)
Un investigador encendía y apagaba una linterna o ponía en marcha y paraba un reloj imaginario, y los parcticipantes debían calcular cuánto tiempo había estado en funcionamiento. No se observaron diferencias entre niños o adolescentes con y sin TDAH en los intervalos evaluados (entre 2 y 60 segundos).

Comparar intervalos de tiempo (corto – largo) muy breves (Walg, Oepen, Prior, 2012)
Los niños y adolescentes con TDAH tendieron a sobrestimar la duración de intervalos entre 1,3 y 8,1 segundos. También obtuvieron peores resultados con intervalos menores que un segundo, pero parecen ser debidos a dificultades para adaptarse los cambios de criterio en la tarea que tenían que realizar.

Tarea piagetiana sobre la conservación del tiempo (Quartier, Zimmermann, Nashat 2010)
La puntuación de los niños y adolescentes con TDAH no fue significativamente diferente de la de sus compañeros sin TDAH en las tareas de conservación de intervalos temporales y reconstrucción de sucesos temporales, pero sí que hicieron peor la tarea de orden de sucesos.

Respuesta a un cuestionario sobre conceptos temporales (Quartier et al. 2010)
Los alumnos con TDAH mostraron mayor dificultad que sus compañeros para utilizar adecuadamente o definir conceptos temporales, especialmente en la orientación temporal.

Cuestionario a la familia sobre percepción y organización del tiempo (Quartier et al. 2010)
Se observó una gran diferencia entre los alumnos con y sin TDAH en áreas relacionadas con los síntomas del TDAH como aguantar los retrasos o pensar antes de actuar. No se observaron diferencias significativas en las referencias al pasado o al futuro que hacían los hijos en sus conversaciones habituales.

Sin un modelo general

No he encontrado ninguna publicación que trate de sintetizar los resultados de la investigación sobre la percepción y el control del tiempo en el TDAH estableciendo un modelo que integre los hallazgos de los distintos estudios. Si algo queda claro es la abrumadora presencia de resultados en los que los niños, adolescentes y jóvenes con TDAH muestran dificultades para la gestión del tiempo. No obstante, no parecen tener problemas en todas las facetas del manejo del tiempo. Por ejemplo, se puede ver en algunos de los estudios comentados cómo no muestran especiales dificultades para estimar la duración de sucesos, aunque sí lo muestran en habilidades más complejas como reproducir o predecir esa duración.

El estudio de Rommelse et al. (2007) proporciona un dato muy interesante. Los niños y adolescentes con TDAH son menos precisos que los niños y adolescentes sin TDAH al reproducir la duración de sucesos, pero, curiosamente, los hermanos sin TDAH de niños y adolescentes con TDAH son menos precisos en la reproducción que otros niños y adolescentes sin TDAH pero que no tengan hermanos con TDAH. Además, las habilidades de reproducción de intervalos temporales de los hermanos tendían ha ser similares. Los autores del estudio insisten varias veces en que esos datos no implican necesariamente que la percepción del tiempo sea hereditaria.

¿Y cómo mejorar?

Lo más socorrido cuando un alumno con TDAH tiene dificultades con el manejo del tiempo es utilizar ayudas externas como indicarle que ya es hora de empezar, avisarle del tiempo que tiene disponible, o utilizar con él agendas, horarios o calendarios, o enseñar técnicas para priorizar tareas. Haciendo este pequeño rastreo no he encontrado ninguna investigación en la que se realice alguna intervención para mejorar la gestión del tiempo en niños o adolescentes con TDAH. En alguna de las investigaciones que he resumido se sugería el uso de la fragmentación de los trabajos en partes pequeñas, algo que se ha mostrado útil, pero que parecía no tener mucha relación con la investigación que se había realizado (hay revistas científicas que tienen por norma incluir una sección de aplicación clínica o pedagógica de los resultados obtenidos, y, a veces es difícil buscar una).

El tipo de habilidades en las que las investigaciones que se han comentado indican que tienen problemas las personas con TDAH nos sugiere algunas posibles actividades de mejora aunque debe quedar claro que no tenemos ninguna evidencia de que estas actividades sean útiles:

  1. Entrenar la habilidad de estimación temporal para sucesos pasados y futuros: ¿cuánto te parece que has tardado en…?, ¿cuánto crees que tardarás en…?
  2. Familiarizarse con las medidas de tiempo: usar el reloj o el calendario para actividades en las que tenga interés, aprender la fecha de su cumpleaños (estos días estoy comprobando que hay bastantes niños de 6 años que no saben cuándo es su cumple), de las vacaciones, saber a qué hora se levantan, se acuestan, comen, mirar el menú de la semana si se quedan al comedor escolar, jugar a juegos en los que hay tiempo limitado para hacer las cosas, practicar deportes cronometrados.
  3. Reforzar los conceptos temporales en clase de matemáticas: lectura de la hora, cálculo del tiempo transcurrido entre dos momentos, equivalencias temporales (cuántos días tiene un año, cuántos minutos tienen una hora, etc.)
Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Anónimo permalink
    agosto 20, 2014 1:02 pm

    Noreika, V., Falter, C. M. y Rubia, K. (2013). Timing déficits in attention-deficit/hyperactivity disorder (ADHD):Evidence from neurocognitive and neuroimaging studies. Neuropsychologia, 51: 235–266.

    • agosto 20, 2014 1:48 pm

      Muchas gracias por la actualización. A ver si consigo encontrar el artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: