Saltar al contenido

Entrenamiento de padres: efectos a corto y largo plazo

julio 7, 2020

Los programas de entrenamiento de padres proporcionan a estos habilidades de comunicación, control del comportamiento y gestión de las propias emociones. Han sido uno de los temas más tratados en el blog. Como esa información se ha quedado muy dispersa, hago aquí una lista de entradas dedicadas exclusivamente al entrenamiento de padres:

Marie Louise Rimestad. Foto enlazada de su página en ResearchGate.Continúo con el tema para comentar un meta-análisis publicado por un equipo de investigación de Dinamarca: Marie Louise Rimestad, Rikke Lambek, Helene Zacher Christiansen y Esben Hougaard, de la Universidad de Aarhus.

Estos autores realizaron una revisión para encontrar investigaciones experimentales (estudios con un grupo de control formado al azar) realizadas con niños de dos años y media a seis años, con síntomas de TDAH. Otro requisito era que el grupo de control no tuviera intervención, o tuviera una intervención mínima, con los recursos habituales en el entorno. No se descartaron estudios en los que había participantes que seguían tratamientos farmacológicos, pero sí los que tenían como objetivo comparar el entrenamiento de padres con un tratamiento farmacológico.

Resultados

En total, localizaron 16 investigaciones, en las que habían participado 1003 alumnos. Los resultados obtenidos fueron los siguientes:

Valoraciones realizadas por los padres al concluir la intervención:

  • Síntomas de TDAH: la síntesis de los resultados de 15 investigaciones indicaba una mejora significativa con un tamaño del efecto moderado (0,51).
  • Problemas de conducta: con los datos de 13 investigaciones se encontró una mejora significativa, con un tamaño moderado (0,44).
  • Estilo educativo: los datos de 8 investigaciones proporcionaron un resultado combinado significativo, con el tamaño del efecto mayor de los recogidos en este meta-análisis (0,63).

Valoraciones realizadas por observadores independientes al concluir la intervención:

  • Síntomas de TDAH: los datos de 9 investigaciones ofrecen un resultado no significativo y con un efecto de 0,13.
  • Problemas de conducta: se encontraron datos en 5 investigaciones, que proporcionaban un resultado general no significativo, con un tamaño del efecto pequeño (0,31).
  • Estilo educativo: con los datos de 9 investigaciones se encontró un resultado combinado significativo y con un tamaño del efecto pequeño (0,33).

Las evaluaciones de seguimiento fueron realizadas entre 3 y 12 meses después de concluir los programas de entrenamiento. En este caso, solo se encontraron datos suficientes para ofrecer resultados combinados de las valoraciones realizadas por los padres de los participantes:

  • Síntomas de TDAH: a partir de los datos de 8 investigaciones se encontró un tamaño del efecto  casi nulo (0,07) y que no llegó a ser significativo.
  • Problemas de conducta: los resultados son muy similares a los anteriores ya que con los datos de 8 investigaciones se encontró un efecto muy pequeño (0,07) y no significativo.
  • Estilo educativo: con los datos de 5 investigaciones se encontró un efecto muy pequeño (0,12) y no significativo.

No se encontraron diferencias relacionadas con el tipo de programa o su aplicación individual o grupal.

Los resultados son positivos, pero indican una eficacia limitada. Parece producirse un cambio en el estilo educativo de la familia, pero aunque los padres aprecian una mejora temporal sobre los síntomas de TDAH o problemas de conducta, estos resultados apenas son percibidos por observadores independientes o por los propios padres unos meses después. Los autores del meta-análisis consideran que estos resultados dan un soporte parcial al entrenamiento de padres como intervención para el TDAH.

Ideas para reforzar la enseñanza de la lectura a alumnado con TDAH 2: mediación de iguales

junio 23, 2020

Continúo con la serie de propuestas de Roberts, Miller, Watts, Malala, Amidon y Strain para reforzar la lectura del alumnado con TDAH. Esta segunda parte la voy a dedicar a las intervenciones de interacción entre compañeros. Estas intervenciones se concretan en cosas bastante conocidas en educación, como la tutoría entre iguales o el aprendizaje colaborativo. Los autores del artículo también aportan el ejemplo de una intervención protocolizada que quizá nos resulte menos conocida al no haber sido traducida al español. Se trata del programa ClassWide Peer Tutoring (CWPT).

Para quien decida utilizar alguno de estos recursos, nos dan una lista de recomendaciones para su implantación, que son:

Preparación

  • Decidir quién va a formar a los alumnos tutores o mediadores (¿el orientador, un profesor de apoyo, otro profesor, un voluntario externo?)
  • Determinar dónde se va a realizar esta formación, con espacio suficiente y sin interferencias por ruido o distracciones.
  • Preparar y organizar las sesiones de formación: tener listos los materiales, recordatorios, registros…

Enseñanza e implantación

  • Para introducir esta forma de trabajo se explica el sentido que tiene, sus objetivos y las expectativas. Es importante trabajar el reconocimiento y la valoración de las semejanzas y las diferencias entre el alumnado.
  • Modelado: es importante dar un modelo del procedimiento y la forma de trabajo entre compañeros. Lo más práctico es que el propio profesor o el formador asuma el rol de compañero y muestre cómo trabaja con otro alumno.
  • Práctica guiada: se dan oportunidades para que los alumnos practiquen el procedimiento con supervisión y evaluación, esto ya se puede hacer con los materiales de enseñanza reales.
  • Más práctica guiada: además del procedimiento, se practica la forma de reforzar al compañero con elogios, refuerzo no verbal y cómo redirigirle o centrarle en la actividad, por ejemplo, señalando con el dedo el lugar donde debe leer.
  • Práctica independiente: los alumnos realizan los distintos roles del modelo. Se valora el progreso y se utilizan recordatorios, sugerencias y valoraciones.

Refuerzo

  • Se refuerza positivamente a los alumnos que utilizan los procedimientos y habilidades empleados, de forma individual o grupal.

Revisión

  • Repaso de los objetivos y las habilidades enseñadas.
  • Identificación de los problemas y dificultades y acciones de mejora.

En el trabajo de lectura un compañero del alumno con TDAH puede ayudarle reforzándole por realizar la actividad, escuchando su lectura y valorando si es correcta, animándole a mirar la parte del texto que contiene información para responder a la pregunta que está trabajando, o reconduciendo su atención si se distrae durante la lectura, señalando el lugar donde debe continuar.

Además del CWPT, los autores mencionan el programa Peer Assisted Learning Strategies (PALS) y en español disponemos del programa Leemos en Pareja. En mi colegio muchos alumnos con TDAH han utilizado un programa de creación propia llamado LEO-PAR-D.

Dos cursos sobre TDAH

junio 16, 2020

Curiosamente, casi se me han juntado dos formaciones a distancia sobre intervención educativa en TDAH. Las fechas son cercanas y el contenido casi idéntico, pero los horarios son bastante distintos: uno organizado por una asociación española y el otro por una entidad boliviana.

Como cosa curiosa, la asociación Tajibo tiene como objetivo principal el desarrollo de la atención temprana en Bolivia.

Este curso se realiza el 27 de junio, de 10:00 a 14:30 (hora española), con media hora de descanso. La lista de contenidos y la forma de inscripción se detallan en este enlace.

El curso de Bolivia lo organiza INCE-La Paz.

En este caso, toda la información necesaria está en el cartel.

Importancia de la higiene del sueño en el TDAH. Ahora con algo más de fundamento

junio 9, 2020

A comienzos de este año publiqué una entrada titulada A dormir, en la que presentaba tres investigaciones sobre cómo mejorar el sueño podía mejorar los resultados en valoraciones de la función ejecutiva o disminuir los síntomas del TDAH.

Alguien más se había dado cuenta de la existencia de varios estudios sobre el tema y ya tenemos una revisión sistemática de la investigación sobre la eficacia de la higiene del sueño en niños con TDAH. Esta revisión está realizada por un grupo de 8 investigadores de universidades de Australia, Brasil, Canadá y Nueva Zelanda, liderados por Jane Nikles.

Encontraron 16 publicaciones sobre investigaciones en las que habían participado 1469 niños con TDAH de 6 países diferentes. El objetivo de la revisión es valorar si la higiene del sueño de niños y adolescentes con TDAH, sin llegar considerar si eso mejora sus síntomas de inatención, hiperactividad o impulsividad.

¿Qué es la higiene del sueño?

La higiene del sueño es un conjunto de medidas cognitivas, de comportamiento y de modificación del entorno, que tienen como objetivo mejorar el sueño. Estas medidas suelen incluir:

  • Modificaciones en el horario de sueño.
  • Modificaciones en las rutinas para acostarse.
  • Restricción del uso de aparatos electrónicos.
  • Restricción del uso de cafeína.
  • Exposición a la luz natural en la mañana.
  • Modificación de los horarios de realización de actividad o ejercicio físico.
  • Modificaciones en el lugar donde se duerme.

¿Qué se encontró?

Entre los 16 trabajos localizados había 4 estudios experimentales, 3 estudios de casos y controles, 2 estudios transversales y 7 investigaciones con evaluaciones antes y después de la intervención. En 9 de ellos se investigó el efecto de intervenciones conductuales, 3 se centraron en modificaciones en el momento de acostarse, 3 en el uso de aparatos electrónicos y uno en una terapia de luz brillante. Entre las medidas que se tomaron en estos estudios tenemos cosas como:

  • Estrategias de relajación.
  • Apagado de aparatos electrónicos al menos dos horas antes de acostarse.
  • Habitación libre de aparatos electrónicos.
  • Terapia de luz brillante (el niño se expone a una caja que emite una luz fluorescente de alta intensidad en torno a la hora en que se despierta espontáneamente).
  • Establecimiento de una hora fija para acostarse.
  • Revisar los hechos más significativos del día en la cama.
  • Programas de fichas recompensando cada noche en que se hayan seguido las reglas.
  • Ignorar las demandas del niño durante la noche.

Debido a diferencias en las estrategias de información, participantes y forma de evaluar los resultados no se pudo realizar un meta-análisis. Sin embargo, 15 de lo 16 estudios revisados dieron resultados positivos en alguna de las pruebas de evaluación, con efectos pequeños. El único estudio que no proporcionó ningún resultados positivo utilizó una formación a los padres en buenas prácticas y el uso de una agenda de sueño.

Los autores de la revisión consideran que las intervenciones de higiene del sueño son recomendables para niños con TDAH y problemas relacionados con el sueño. Sería recomendable que las intervenciones fueran personalizadas, de acuerdo con el problema y las circunstancias de cada uno y que hubiera seguimiento, más que consistir en dar pautas.

También hacen notar que se trata de un conjunto de estudios muy heterogéneo y con una calidad variable, con escasez de investigaciones de alta calidad.

Ideas para reforzar la enseñanza de la lectura a alumnado con TDAH 1: autorregulación

junio 2, 2020

Los problemas de aprendizaje de la lectura son bastante comunes en el TDAH. A la cuenta de la vieja podríamos considerar que un tercio del alumnado con TDAH cumple los requisitos para considerar que tiene dislexia y un tercio de los que tienen dislexia los de TDAH. Por eso nos puede ser útil disponer de recursos e ideas para reforzar la lectura.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Denver ha publicado una lista de prácticas para mejorar la enseñanza de la lectura al alumnado con TDAH y la colaboración con sus familias. Son prácticas más o menos respaldadas por le investigación. Para no hacer una entrada excesivamente larga, me ha parecido oportuno exponerlas en varias partes. Esta primera está dedicada a la autorregulación

Fases de la autorregulación

La autorregulación es un ciclo de establecimiento, seguimiento y evaluación de objetivos. Nos parece difícil de creer que nuestros alumnos o hijos con TDAH van a hacer todo eso, pero las intervenciones de lectura que incorporan estrategias de autorregulación parecen haber dado resultados positivos. Estas intervenciones se desarrollan en los tres pasos que aparecen al comienzo del párrafo:

  1. Establecer los objetivos: los objetivos tienen que ser observable y medibles. Por ejemplo, “leer con atención” o “usar estrategias de comprensión” son objetivos muy vagos. No está mal hacer eso, pero pueden funcionar mejor como metas. En cambio “anotar preguntas sobre el texto en el margen” o “subrayar palabras clave en cada parte del texto” son mucho más concretos. Una vez que el alumno y el profesor determinan cuáles van a ser los objetivos, se proporcionan ejemplos de qué es alcanzar el objetivo y se pide al alumno que explique cuáles son sus objetivos para comprobar que los ha comprendido. Si un objetivo es nuevo para un alumno puede ser necesario que requiera una explicación y un entrenamiento: no se puede pretender que el alumno alcance objetivos que no sabe hacer.
  2. Autoseguimiento: el propio alumno registra en qué medida está consiguiendo su objetivo. Para eso se suelen utilizar plantillas que muestran, de forma visual, cómo está siendo el progreso. A veces es necesario establecer momentos de comprobación (cada 10 minutos, al acabar una actividad) para que el alumno, por sí mismo o con ayuda, compruebe en qué situación está. La evaluación puede ser de sí o no, pero también se pueden emplear valoraciones intermedias (0, 1, 2, pegatinas de colores, cara feliz, seria, triste). En ocasiones es necesario ayudar al alumno a hacer valoraciones precisas. Una forma es darle puntos extra cuando sus valoraciones coinciden con las del profesor.
  3. Autoevaluación: también se enseña a los alumnos a reflexionar sobre cómo han alcanzado sus metas y a proponerse nuevos objetivos. Hay que tener en cuenta que los objetivos no tienen por qué ser de largo recorrido, sino que se suelen establecer para una actividad concreta. Algunas preguntas como “¿qué ha funcionado bien?” o “¿qué puedo cambiar para la próxima vez?” pueden ayudar a la reflexión.

Una plantilla

Los autores proponen un modelo de plantilla para la autorregulación que sería más o menos así:

Dejo un enlace al fichero, por si a alguien le interesa editarlo.

Tarjeta para la autorregulación de la lectura

Mejorar la relación de adolescentes con TDAH con sus compañeros: ¿misión imposible?

mayo 26, 2020

Con lo que me gusta encontrar y señalar propuestas de mejora, esta vez me voy a quedar con las ganas. Las intervenciones psicológicas o educativas para mejorar las relaciones con iguales de adolescentes con TDAH apenas se han estudiado. Además, las que se han investigado no han mostrado tener un especial éxito.

Hace unos años ya escribí sobre las relaciones sociales de niños con TDAH, viendo que, aunque hay varias propuestas de intervención, ninguna ha dado especiales pruebas de ser eficaz. Algunos estudios sí que han obtenido resultados positivos en el desarrollo de las habilidades pragmáticas de niños con TDAH, pero no es fácil encontrar en ellos algo que podamos reproducir. Algunas cosas concretas como las menciones positivas entre compañeros o o el banco de os colegas, no han documentado mucho su eficacia.

Volviendo al tema de los adolescentes, cinco investigadores de la Universidad Deakin de Australia han publicado un meta-análisis sobre la eficacia de intervenciones para mejorar la relación con iguales de adolescentes con TDAH.

Encontraron 11 investigaciones sobre el tema, de las cuales, ocho cumplían los requisitos para ser incluidas en el meta-análisis. Cuatro de ellas eran estudios experimentales y, en conjunto, produjeron un resultado nulo, tanto cuando los efectos eran valorados por los padres como cuando los valoraban los profesores.

En el caso de los estudios en los que los grupos de control no se habían formado al azar, el resultado conjunto indicaba una mejora en el funcionamiento social cuando la valoración la hacían los padres, pero no cuando la hacían los profesores o los propios adolescentes.

En seis de los 11 estudios localizados se utilizó el programa Challenging Horizons, de modo que el meta-análisis es casi una revisión sobre el impacto de este programa en las relaciones sociales con compañeros. Los otros estudios emplearon musicoterapia, un programa intensivo de verano, una combinación de mindfulness y artes marciales y el programa PEERS para la mejora de la amistad en adolescentes con TDAH.

Hay que tener en cuenta que el objetivo principal de estas intervenciones no siempre es el mismo. PEERS o la intervención de musicoterapia tenían como objetivo mejorar las habilidades sociales y las relaciones de amistad. El programa de mindulness y artes marciales pretendía reducir problemas de comportamiento y mejorar habilidades sociales, mientras que los programas Challenging Horizons y el intensivo de verano, que representan 8 de los 11 estudios revisados, tienen múltiples objetivos, incluyendo los de mejora del rendimiento escolar.

El ejercicio físico momentáneo como ayuda para el tratamiento del TDAH

mayo 19, 2020

Un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo ha publicado una revisión sistemática sobre el efecto de la actividad física aguda o momentánea como ayuda para el tratamiento de jóvenes con TDAH. Este tema de los efectos de la actividad física en el TDAH es uno de los que más se ha tratado en este blog. Lo podemos ver en esta entrada acerca de los efectos del ejercicio físico sobre la función ejecutiva que recoge otras anteriores.

Foto de Kaspar Kallip, en Wikimedia Commons.

Volviendo a la revisión, se buscaron estudios en los que participantes diagnosticados clínicamente con TDAH y menores de 18 años realizaran una sesión de ejercicio físico intenso y se comparasen con un grupo de control. Se encontraron 11 artículos que cumplían esas características.

No fue posible sintetizar un resultado general de todos ellos, ya que había mucha variedad en el tipo de medidas y pruebas para valorar los efectos de la actividad física: tareas de función ejecutiva, electroencefalograma, tasa cardíaca o análisis de sangre. En general, se apreciaron efectos positivos de la actividad física. El análisis de las características metodológicas de estas investigaciones indicó que es un conjunto con riesgo bajo o moderado de sesgo.

Seis de los 11 estudios revisados evaluaban el impacto de la actividad en funciones ejecutivas o en la atención. A partir de sus resultados, los autores de la revisión exponen que 10 o 15 minutos de ejercicio aeróbico incrementan el rendimiento en funciones ejecutivas, especialmente en atención y control inhibitorio. Poco sabemos sobre la permanencia de esos efectos.

Investigación sobre intervenciones educativas para el TDAH: qué hay y qué falta

mayo 12, 2020

Un equipo de 11 investigadores, liderados por Nicole Schatz, de la Universidad Internacional de Florida ha publicado una revisión sistemática con mapas de evidencias y carencias sobre la intervención educativa en TDAH. En realidad, el título de la revisión habla de intervenciones psicosociales, pero a mí me gusta más traducirlo de esa forma.

Nicole Schatz. Foto enlazada del directorio de la Universidad Internacional de Florida.

El equipo de investigación localizó 185 estudios, publicados en inglés, que proporcionaban 3817 resultados. Los mapas de evidencias y carencias son una forma visual de presentar la información y merece la pena echarles un vistazo, pero tendría que comprar los derechos para poder ofrecerlos en esta entrada y, por una parte, el presupuesto del blog es cero y, por otra, me revienta tener que pagar a una multinacional que supongo que no comparte sus beneficios con los autores del artículo ni con los revisores que lo valoraron. Así que omito lo más vistoso y cuento algo sobre los resultados.

Situación de la investigación sobre intervención educativa

En 70 estudios (912 resultados) se valoraba una única intervención, comparándola con un grupo de control. En este grupo:

  • El entrenamiento conductual de padres contaba con 30 estudios y 342 resultados.
  • El entrenamiento cognitivo contaba con 12 estudios y 217 resultados.
  • Del entrenamiento en habilidades de organización solo había un estudio con 15 resultados.
  • De las acomodaciones escolares también había un único estudio con 15 resultados.
  • De la resolución conductual de problemas familiares (no tengo claro qué es eso) había un estudio con 12 resultados.

No se localizaron estudios sobre modificaciones escolares (no se en qué se diferencian de las acomodaciones) o mindfulness. Resulta llamativo cómo las intervenciones no farmacológicas más utilizadas (acomodaciones y modificaciones escolares) tienen muy poco soporte empírico.

Respecto a las intervenciones que combinan varias estrategias educativas se encontraron 100 estudios que ofrecían 1747 resultados. En esos estudios se identificaron hasta 87 combinaciones diferentes de tratamientos.

  • Las intervenciones que combinaban medidas conductuales y de entrenamiento en algún tipo de habilidad fueron las más frecuentes, con 37 estudios y 707 resultados.
  • Las intervenciones que combinaban distintas estrategias conductuales estaban representadas en 20 estudios, con 310 resultados.
  • Las intervenciones que combinaban medidas conductuales con otros tipos de estategias se investigaron en 11 estudios con 209 resultados.

Como se puede intuir, en la mayoría de las intervenciones combinadas había un componente conductual. Encontrar un componente de tipo académico era más infrecuente: 18 estudios y 218 resultados.

Comparaciones entre las intervenciones

Es muy habitual que, en este tipo de investigaciones, la intervención o combinación de intervenciones que se emplea con el grupo experimental se compare con la ausencia de intervención o con la que habitualmente ofrecen los servicios del lugar donde se realiza el estudio. En algunos casos unas intervenciones se comparan con otras. En 56 de los estudios localizados se realizaron este tipo de comparaciones, en las que se contrastó la eficacia de 21 intervenciones o combinaciones de intervenciones. La comparación más frecuente fue entre el entrenamiento conductual de padres y la combinación de tratamiento conductual con entrenamiento. Solo 7 estudios y 288 resultados (esto me parece un poco desproporcionado) realizaron esa comparación. La mayor parte de las comparaciones 40 comparaciones entre distintas intervenciones o combinaciones de intervenciones está sustentada por un único estudio.

El entrenamiento de padres ha sido la intervención que más frecuentemente se ha comparado con otras, al compararse con 9 intervenciones distintas, en 18 estudios con 475 resultados. La combinación de intervención conductual y entrenamiento ha sido la intervención compleja que más frecuentemente se ha comparado con otras. Se ha comparado con 8 intervenciones distintas, en 17 estudios con 479 resultados.

En conclusión

Esta revisión sistemática nos indica que hay tratamientos educativos que aún están poco estudiados, siendo necesario, por ejemplo, tener más datos sobre la eficacia de las adaptaciones escolares o de la enseñanza de habilidades de organización. Es muy importante la investigación de estos tratamientos individuales ya que los tratamientos combinados deberían mostrar tener una eficacia mayor que la de cada uno de los elementos que los forman. Eso no es posible si no hemos estudiado el efecto de esos elementos.

 

 

 

Terapia cognitivo-conductual en grupo para adolescentes con TDAH

mayo 5, 2020

La investigación que voy a comentar en esta entrada se publicó en 2015. En aquel momento me pareció interesante, pero no me fue posible conseguir el texto completo del artículo. Revisando algunos proyectos antiguos me he vuelto a encontrar con él y, esta vez, sí que he podido consultar el texto completo.

El artículo se titula Group therapy for adolescents with attention-deficit/hyperactivity disorder: A randomized controlled trial y está firmado por nueve autores, vinculados al Hospital Vall d’Hebron y al Hospital Clínico de Barcelona. En el estudio que relata participaron 59 adolescentes con TDAH que recibieron el tratamiento y 60 que actuaron como grupo de control de lista de espera. La asignación a uno u otro grupo se realizó al azar y las evaluaciones fueron ciegas, es decir, los evaluadores no sabían si estos adolescentes habían recibido tratamiento o no. Todos los participantes seguían un tratamiento con fármacos, pero, a pesar de ello aún tenían dificultades relacionadas con el TDAH.

Instituto de investigación del Hospital Vall d’Hebron. Imagen enlazada de Wikipedia.

La intervención

El tratamiento que se realizó fue de tipo cognitivo-conductual y se aplicó en grupos, en 12 sesiones. Se realizó siguiendo el Manual de tratamiento cognitivo conductual para adolescentes con TDAH y consumo de cannabis, de Raquel Vidal, Miguel Casas y Josep Antoni Ramos-Quiroga, quienes figuran entre los nueve autores de la investigación.

Esta intervención comienza con una sesión de psicoeducación en la que se explica qué es el TDAH, sus síntomas y mitos relacionados. A continuación se realiza un módulo de impulsividad y motivación, con sesiones sobre:

  1. Control de la impulsividad: análisis funcional y autocontrol.
  2. Habilidades cognitivas: autoinstrucciones:
  3. Gestión de la ira: identificar los desencadenantes de la ira y sus signos de alarma.
  4. Frustración y motivación: equilibrio en las decisiones, pensamiento a largo plazo y autorrefuerzo positivo.
  5. Habilidades interpersonales: asertividad y manejo de las críticas.

Finalmente, se realiza un módulo sobre estrategias de planificación y atención con sesiones sobre:

  1. Estrategias de planificación.
  2. Resolución de problemas y decisiones.
  3. Manejo de la procrastinación.
  4. Distracciones externas.
  5. Pensamientos distractores: posponer las distracciones y redirigir la atención.
  6. Mantenimiento de las mejoras.

Los resultados

Según las correcciones publicadas en 2017 de algunos datos erróneos, el grupo experimental mejoró sus resultados con respecto al grupo de control en:

  • Autoevaluación de síntomas de TDAH (ADHD-RS): d = 7,5
  • Evaluación de los síntomas de TDAH por los padres (ADHD-RS): d =8,38
  • Autoevaluación de los síntomas de TDAH (CGI): d = 3,71
  • Valoración clínica de los síntomas de TDAH (CGI): d = 7,71
  • Valoración clínica global de funcionamiento: d = 7,51
  • Evaluación de los padres con la escala funcional de Weiss: d = 2,29.

En cambio, no fueron estadísticamente significativas las diferencias apreciadas en la autoevaluación con la escala funcional de Weiss, el inventario de depresión de Beck, el cuestionario de ansiedad STAI y el cuestionario de expresión de la ira STAXI-2.

Desde luego, resulta sorprendente la gran magnitud de las mejoras obtenidas en los síntomas de TDAH y su repercusión.

 

 

 

TDAH en población encarcelada

abril 28, 2020

Un grupo de 13 investigadores, casi todos ellos de la Universidad de Ginebra, ha publicado una revisión sistemática sobre la prevalencia del TDAH entre la población encarcelada. En esta revisión analizaron los datos de 102 investigaciones, en las que habían participado 69997 personas.

Por tener una referencia, la combinación de 179 estudios sobre la prevalencia del TDAH en la población general, dio un resultado de un 7,2%. Probablemente, la prevalencia del TDAH adulto sea inferior, con lo que esperaríamos que en una muestra grande encontraríamos menos de un 7,2% de adultos con TDAH.

Los datos de esta revisión de Ginebra nos dicen que entre los reclusos se pueden identificar las características del TDAH en un 26,2%. Los autores consideran que ese dato multiplica por 5 lo que se podría esperar. Uno de los diagramas nos muestra cómo los resultados de los estudios analizados son realmente muy dispersos. Cada círculo de la imagen representa el resultado de un estudio. Están ordenados según el año en que se publicaron y el tamaño del círculo representa el error estándar (creo recordar que ese error es mayor si la muestra es pequeña o la variabilidad de los resultados es grande).

Imagen de Baggio S, Fructuoso A, Guimaraes M, Fois E, Golay D, Heller P, Perroud N, Aubry C, Young S, Delessert D, Gétaz L, Tran NT and Wolff H (2018) Prevalence of Attention Deficit Hyperactivity Disorder in Detention Settings: A Systematic Review and Meta-Analysis. Front. Psychiatry 9:331. doi: 10.3389/fpsyt.2018.00331

Supongo que la línea roja es la recta de regresión, algo así como la tendencia central. Podemos observar fácilmente que hay un par de estudios que se sitúan prácticamente en el 0 y que hay uno en el 100, aunque está relativamente aislado. Hay que tener en cuenta que en la revisión se tenían en cuenta lo que conocemos como cárceles, pero también centros penales psiquiátricos.

También se puede observar en el gráfico que la tendencia a lo largo del tiempo es ligeramente decreciente, lo que podría tener distintas interpretaciones, por ejemplo, que los estudios son cada vez más fiables o que el tratamiento al TDAH ha mejorado.

Había estudios que se remitían a diagnósticos o exploraciones realizadas en la infancia. Si la valoración se hacía en adultos, la proporción era muy similar tanto si se empleaba una entrevista clínica como si se empleaban cuestionarios de detección.

Foto de David19victory, en Wikimedia Commons

Finalmente, ya que me he dedicado a destacar esta información, quiero prevenir una mala interpretación que ocurre a veces y que  podría alarmar excesivamente a algunas personas. Unas malas “matemáticas” nos podrían llevar a creer que más del 25% de las personas con TDAH van a pasar por la cárcel, pero eso no es así ya que estamos hablando del 25% de la población reclusa.

Supongamos que podemos aplicar directamente en España las prevalencias que he presentado. En mayo de 2018 había 46660000 habitantes. 59513 estaban encarcelados. Esto es el 0,13% de la población española. Si tiene TDAH el 26,2% de los reclusos estamos hablando de 15592 personas con TDAH en las cárceles, de las 3266200 personas con TDAH que habría en el país. Esto es, aproximadamente, el 0,5%. de las personas con TDAH.